Manual Msd

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Neumonía adquirida en el hospital

Por

Sanjay Sethi

, MD, University at Buffalo SUNY

Última revisión completa abr 2019
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Recursos de temas

La neumonía nosocomial (o intrahospitalaria) es una infección pulmonar que se desarrolla en personas hospitalizadas, por lo general, después de 2 o más días a partir del ingreso.

  • Son muchas las bacterias, los virus e incluso los hongos que pueden causar neumonía en personas hospitalizadas.

  • El síntoma más frecuente es la tos que produce esputo, pero también son síntomas frecuentes el dolor torácico, los escalofríos, la fiebre y el ahogo.

  • El diagnóstico se basa en los síntomas que presenta la persona afectada y en los resultados de las radiografías o la tomografía computarizada (TC) de tórax.

  • Se utilizan fármacos antibióticos, antivíricos o antifúngicos, según el microorganismo con mayor probabilidad de ser causante de la neumonía.

La neumonía adquirida en el hospital suele ser más grave que la neumonía adquirida en la comunidad debido a que los microorganismos infectantes tienden a ser más agresivos. También son menos propensos a responder a los antibióticos (lo que se denomina resistencia) y son, por lo tanto, más difícil de tratar. Además, las personas que se encuentran en hospitales tienden a estar más enfermos, incluso sin la neumonía, que quienes viven en la comunidad, y, por lo tanto, tienen menor capacidad para combatir la infección.

(Véase también Introducción a la neumonía.)

Factores de riesgo

Las personas que están hospitalizadas y gravemente enfermas, especialmente si sufren otra enfermedad que requiere tratamiento con una máquina de respiración asistida (ventilador mecánico), tienen un riesgo mayor de contraer neumonía. Otros factores de riesgo incluyen

  • Tratamiento antibiótico previo

  • Enfermedades coexistentes, como disfunción cardíaca, pulmonar, hepática o renal

  • Mayores de 70 años

  • Cirugía abdominal o torácica reciente

  • Posiblemente el uso de inhibidores de la bomba de protones (omeprazol, esomeprazol, lansoprazol o pantoprazol) para el tratamiento de la enfermedad por reflujo gastroesofágico

  • Debilitación

Los microorganismos que normalmente no causan neumonía en las personas sanas pueden causar neumonía en personas hospitalizadas o debilitadas porque muchas de ellas tienen un sistema inmunológico que es menos capaz de resistir frente a la infección. Los organismos más probables dependen de cuáles son prevalentes en el hospital y, a veces, de las otras enfermedades que la persona tenga.

Causas

La neumonía contraída en el hospital está causada mayoritariamente por las bacterias siguientes:

SARM, P. aeruginosa y otras bacterias intestinales gramnegativas a menudo son resistentes a ciertos antibióticos.

Síntomas

Los síntomas son generalmente los mismos que los de la neumonía adquirida en la comunidad:

  • Sensación general de debilidad (malestar)

  • Tos que produce esputo (moco espeso o coloreado)

  • Dificultad respiratoria

  • Fiebre

  • Escalofríos

  • Dolor torácico

Puede ser que la neumonía contraída en un hospital sea más difícil de reconocer para los médicos que la neumonía contraída en la comunidad. Por ejemplo, muchas personas hospitalizadas que desarrollan neumonía (como por ejemplo las personas mayores, quienes reciben respiración asistida mediante ventilación mecánica, las personas con demencia y las personas con una enfermedad en estado crítico) pueden ser incapaces de describir síntomas como el dolor torácico, el ahogo y la debilidad. En estos casos se sospecha la neumonía debido a la fiebre y al aumento en la frecuencia respiratoria y la frecuencia cardíaca.

Las personas mayores que sufren neumonía también pueden presentar confusión, pérdida de apetito, inquietud y agitación, caídas e incontinencia (pérdida involuntaria de orina).

¿Sabías que...?

  • La neumonía que se adquiere en el hospital tiende a ser mucho más grave que la neumonía adquirida en la comunidad.

Diagnóstico

  • Evaluación de los síntomas por un médico

  • Una radiografía de tórax o una tomografía computarizada (TC) torácica

  • A veces hemocultivos

  • A veces broncoscopia o toracentesis

El diagnóstico de neumonía contraída en el hospital se basa en los síntomas de la persona y en los resultados de una radiografía de tórax o una tomografía computarizada de tórax. Los médicos toman una muestra de sangre para intentar cultivar la bacteria en el laboratorio e identificarla.

Las personas afectadas por neumonía nosocomial (o intrahospitalaria) pueden estar muy enfermas, por lo que los médicos necesitan identificar el microorganismo que causa la neumonía para determinar el mejor tratamiento. Por estas razones, a veces se hace una broncoscopia para obtener muestras del propio interior del pulmón con el propósito de identificar el microorganismo causante. La broncoscopia consiste en la introducción de una sonda óptica flexible en la tráquea y los pulmones. Se recogen muestras de pus, secreciones o incluso tejido pulmonar para su análisis. Si no hay secreciones visibles, se lava una zona del pulmón con un fluido que luego es recuperado y analizado (dicho procedimiento se denomina lavado broncoalveolar). Si se ha acumulado líquido en el revestimiento del pulmón (llamado derrame pleural), los médicos pueden introducir una aguja en el tórax para recoger este líquido y cultivarlo (un procedimiento llamado toracentesis).

Pronóstico

Aunque reciban un tratamiento excelente, un porcentaje elevado de las personas que desarrollan una neumonía nosocomial (o intrahospitalaria) mueren. Sin embargo, la muerte a menudo está relacionada con los problemas de salud subyacentes que permitieron que se desarrollara la neumonía (por ejemplo, cáncer generalizado).

Edad y salud: neumonía

La neumonía se produce con más frecuencia en personas mayores que en jóvenes y, además, tiende a ser más seria. En muchas personas de edad avanzada, la infección se propaga más allá de los pulmones.

Las personas mayores tienen las defensas debilitadas contra las infecciones. Los mecanismos que limpian de microorganismos las vías aéreas no son tan efectivos en las personas de edad como en las personas jóvenes. La debilidad puede hacer que la tos sea menos fuerte. El envejecimiento también debilita el sistema inmunitario. Las personas de edad avanzada con mayor riesgo de desarrollar neumonía son

  • Aquellas cuyos pulmones han sido dañados por el tabaco (fumar irrita el revestimiento de los pulmones y paraliza las células que normalmente barren y limpian las vías respiratorias) o por la enfermedad pulmonar obstructiva crónica

  • Aquellas cuyos pulmones han sido recientemente irritados por una infección leve, como un resfriado o, en especial, la gripe

  • Aquellas que tienen un reflejo de la tos pobre, por ejemplo como consecuencia de un accidente cerebrovascular previo, o que están demasiado débiles como para toser vigorosamente (con dolor postoperatorio o por un accidente)

  • Aquellas menos capacitadas para luchar contra las infecciones, como las personas con desnutrición

  • Aquellas que toman ciertos medicamentos, como corticoesteroides

  • Aquellas que sufren de ciertas enfermedades, como insuficiencia cardíaca o diabetes

  • Aquellas que sufren de cáncer en o cerca de las vías respiratorias de los pulmones (el cáncer puede bloquear las vías respiratorias y atrapar los microorganismos que han llegado a los sacos de aire)

  • Aquellas que sufren de alguna parálisis (por ejemplo, debido a una lesión en la columna o un derrame cerebral)

  • Aquellas que no están completamente conscientes (en parte, debido a que son incapaces de toser)

La infección debida a algunos de los microorganismos que causan neumonía se puede prevenir con vacunas. Por ello, los médicos recomiendan que las personas reciban la vacuna neumocócica a partir de 65 años de edad. Los sujetos menores de 65 años que tienen patologías que implican un mayor riesgo de desarrollar neumonía también deben recibir la vacuna. Los médicos también recomiendan, en particular, que las personas mayores reciban anualmente la vacuna de la gripe porque este puede también causar o contribuir a la neumonía.

La mayoría de personas mayores que adquieren neumonía se tratan en el hospital con antibióticos intravenosos. La neumonía puede provocar que las personas mayores enfermen gravemente en muy poco tiempo, y las personas de edad tienden a responder peor a los antibióticos orales.

Tratamiento

  • Antibióticos

El tratamiento de la neumonía nosocomial (o intrahospitalaria) consiste en antibióticos, que se escogen según cuáles sean los microorganismos con mayor probabilidad de ser la causa y según los factores de riesgo específicos de la persona. Quienes están gravemente enfermos se tratan en una unidad de cuidados intensivos y, a veces, son conectados a un ventilador mecánico. Los tratamientos incluyen antibióticos por vía intravenosa, oxígeno y líquidos intravenosos.

Se pueden utilizar diversos antibióticos, como los siguientes:

  • Aztreonam

  • Cefepima

  • Ceftazidima

  • Gemifloxacina

  • Gentamicina

  • Imipenem

  • Levofloxacino

  • Linezolida

  • Meropenem

  • Moxifloxacina

  • Piperacilina más tazobactam

  • Tobramicina

  • Vancomicina

Estos medicamentos se administran solos o en combinación.

Aspectos de la enfermedad terminal en la neumonía grave

Algunas personas con neumonía contraída en el hospital están muy enfermas. La neumonía se trata a menudo con antibióticos potentes y, si es necesario, con un ventilador mecánico. Las personas con una esperanza de vida corta puede que no deseen recibir un tratamiento tan agresivo. Cuando ingresan en el hospital, las personas con procesos graves o terminales deben hablar con sus médicos y familiares sobre sus deseos acerca del tratamiento de la neumonía o de otras complicaciones graves.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Silicosis
Video
Silicosis
Durante la respiración normal, el aire viaja a través de la nariz, desciende por la tráquea...
Modelos 3D
Ver todo
Dinámica respiratoria
Modelo 3D
Dinámica respiratoria

REDES SOCIALES

ARRIBA