Manual Msd

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Trastornos del aprendizaje

Por

Stephen Brian Sulkes

, MD, Golisano Children’s Hospital at Strong, University of Rochester School of Medicine and Dentistry

Última revisión completa may. 2020
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Datos clave
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Recursos de temas

Los trastornos del aprendizaje consisten en la falta de aptitud para adquirir, retener o usar ampliamente las habilidades específicas o la información, como consecuencia de deficiencias en la atención, la memoria o el razonamiento, y afectan a la actividad escolar.

  • Los niños afectados son lentos en el aprendizaje de los colores o las letras, en el desarrollo de la habilidad de contar o en la lectoescritura.

  • Los niños son evaluados por especialistas en aprendizaje, que les pasan una serie de pruebas académicas y de inteligencia, y los médicos pueden aplicar criterios establecidos para efectuar el diagnóstico.

  • El tratamiento consiste en un plan de aprendizaje adaptado a las habilidades del niño.

Los trastornos del aprendizaje son trastornos del neurodesarrollo.

Los trastornos del aprendizaje son bastante distintos de la discapacidad intelectual (anteriormente llamada retraso mental) y se dan en niños normales o incluso con alta funcionalidad intelectual. Los trastornos del aprendizaje afectan solo ciertas funciones, mientras que en un niño con discapacidad intelectual las dificultades afectan ampliamente las funciones cognitivas.

Existen tres tipos frecuentes de trastornos del aprendizaje

  • Trastornos de lectura

  • Trastornos de la expresión escrita

  • Trastornos relacionados con las matemáticas

Por lo tanto, los niños con trastornos del aprendizaje pueden presentar una dificultad significativa para comprender y aprender matemáticas, pero no presentarla para la lectura y la escritura, además de manejarse bien en otras materias. La dislexia es el más conocido de los trastornos del aprendizaje. Entre estos trastornos del aprendizaje no se incluyen los problemas del aprendizaje debidos principalmente a dificultades en la visión, la audición y la coordinación o a alteraciones emocionales, aunque estos problemas también se pueden presentar en niños con trastornos del aprendizaje.

Los niños pueden nacer con un trastorno de aprendizaje o desarrollar uno a medida que crecen. Aunque las causas de los trastornos del aprendizaje no se comprenden totalmente, incluyen anomalías en los procesos fundamentales del entendimiento o en el uso del lenguaje oral o escrito o en el razonamiento numérico y espacial. Las posibles causas incluyen enfermedad materna o consumo materno de sustancias tóxicas durante el embarazo, complicaciones durante el embarazo o el parto (por ejemplo preeclampsia o parto prolongado) y problemas en el recién nacido en el momento del parto (por ejemplo prematuridad, bajo peso al nacer, ictericia grave o posmadurez). Después del nacimiento, los posibles factores incluyen la exposición a toxinas ambientales, como el plomo, infecciones del sistema nervioso central, cánceres y sus tratamientos, desnutrición y aislamiento social grave o descuido emocional o maltrato.

Aunque se desconoce el número total de niños estadounidenses con trastornos del aprendizaje, durante el curso escolar 2017-2018, 7 millones de estudiantes (o el 14% de la totalidad de los alumnos de escuelas públicas) entre 3 y 21 años de edad recibieron servicios de educación especial amparados por la Ley de educación para personas con discapacidades (IDEA, por las siglas en inglés de Individuals with Disabilities Education Act). Entre los estudiantes que reciben estos servicios de educación especial, el 34% (o alrededor del 5% de todos los estudiantes) presentaban discapacidades específicas de aprendizaje. La incidencia de estos trastornos es mayor en los varones, en una proporción que puede ser de 5 varones por cada niña, aunque en las niñas estos trastornos frecuentemente no son reconocidos o diagnosticados.

Muchos niños, en especial los que presentan problemas de comportamiento, tienen un rendimiento en la escuela deficiente y son sometidos a pruebas por los pedagogos en busca de trastornos del aprendizaje. Sin embargo, algunos niños con ciertos tipos de trastornos del aprendizaje ocultan muy bien sus dificultades, evitando un diagnóstico y, por lo tanto, un tratamiento durante mucho tiempo.

¿Sabías que...?

  • Los trastornos del aprendizaje pueden darse en niños con una funcionalidad intelectual normal y alta.

Síntomas

Los niños pequeños son lentos para aprender los nombres de los colores o de las letras, para asignar palabras a los objetos familiares, para contar y para progresar en las demás habilidades iniciales del aprendizaje. Muestran retraso en el aprendizaje de la lectura y de la escritura. Otros síntomas pueden ser un bajo nivel de atención, distracción (semejante al trastorno de déficit de atención/hiperactividad [TDAH]), problemas en el habla o el lenguaje, dificultad para comprender la información oral y memoria escasa. Los niños afectados pueden presentar dificultades en las actividades que requieren una coordinación motora fina, como la escritura y la copia; además, pueden tener una caligrafía muy desordenada o sostener un lápiz con torpeza. Los niños que presentan un trastorno del aprendizaje pueden tener problemas para organizar o comenzar tareas o para volver a contar una historia en orden secuencial; también pueden confundir símbolos matemáticos y leer mal los números.

Los niños con trastornos del aprendizaje tienen dificultades para comunicarse. Inicialmente, algunos niños se frustran y más tarde aparecen problemas de comportamiento, tales como distraerse fácilmente, ser hiperactivos, aislados, tímidos o agresivos. Los trastornos del aprendizaje y el trastorno de déficit de atención/hiperactividad a menudo ocurren conjuntamente.

Diagnóstico

  • Evaluaciones educativas, médicas y psicológicas

  • Criterios establecidos

Los niños que no leen o aprenden al nivel esperado para su edad deben evaluarse. Los médicos examinan a los niños en busca de cualquier trastorno físico que pueda afectar al aprendizaje, incluyendo pruebas de audición y visión. Los trastornos de la audición y la visión no deben confundirse con un trastorno del aprendizaje.

Se les somete a una serie de pruebas de inteligencia, verbales y no verbales, y pruebas académicas de lectura, escritura y habilidad matemática. A menudo, estas pruebas son realizadas por especialistas y en la propia escuela del niño a partir de la solicitud de los padres. En Estados Unidos y otras naciones, las escuelas están obligadas por ley a ofrecer pruebas y adaptaciones apropiadas.

Se realiza una evaluación psicológica para determinar si el niño tiene problemas emocionales, como ansiedad o depresión, o un trastorno del desarrollo, como el TDAH, porque estos trastornos a menudo coexisten con una discapacidad del aprendizaje y pueden empeorarla. Los psicólogos preguntan acerca de la actitud del niño hacia la escuela y las relaciones y valoran su autoestima y su seguridad en sí mismos.

Se evalúan las áreas siguientes, y estos criterios se utilizan para ayudar a determinar si un niño sufre un trastorno del aprendizaje:

  • Lectura

  • Comprensión del significado del material escrito

  • Ortografía

  • Escritura (por ejemplo, el uso correcto de la gramática y la puntuación, la expresión de las ideas con claridad)

  • Entender qué significan los números y su relación entre sí (en niños mayores, efectuar cálculos simples)

  • Razonamiento matemático (por ejemplo, usar conceptos matemáticos para resolver problemas)

Los niños que están significativamente por debajo del nivel esperado para su edad en una de estas áreas como mínimo durante 6 meses o más a pesar del tratamiento pueden tener un trastorno del aprendizaje. Los médicos también hacen pruebas para asegurarse de que las dificultades no son consecuencia de una discapacidad intelectual u otros trastornos del neurodesarrollo.

Tratamiento

  • Gestión educativa

  • Algunas veces, fármacos psicoestimulantes

La educación adaptada individualmente es el tratamiento más eficaz para los trastornos del aprendizaje.

El Acta Federal para la Educación de Personas con Discapacidades [Individuals with Disabilities Education Act (IDEA)] establece que los niños y adolescentes con trastornos del aprendizaje tienen derecho a una educación gratuita y apropiada impartida en las escuelas públicas. La educación debe impartirse de la forma menos restrictiva posible y en ambientes no excluyentes, es decir, donde los niños tienen la oportunidad de interaccionar con compañeros no discapacitados, con igual acceso a los recursos de la comunidad. El Americans with Disability Act (Ley para los estadounidenses con discapacidad) y la Section 504 of the Rehabilitation Act (Sección 504 de la Ley de Rehabilitación) también proporcionan alojamiento en escuelas y otros lugares públicos.

Ningún tratamiento farmacológico tiene un gran efecto sobre el rendimiento académico, la inteligencia y la capacidad general de aprendizaje, pero, dado que algunos niños con un trastorno del aprendizaje también sufren TDAH, ciertos fármacos psicoestimulantes, como el metilfenidato, pueden mejorar su atención y su concentración, aumentando su capacidad de aprendizaje.

Aunque no se ha demostrado su efectividad, a menudo se adoptan medidas tales como la eliminación de los aditivos alimentarios, el consumo de grandes dosis de vitaminas y el análisis de oligoelementos.

Más información

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Introducción al riñón de herradura
Video
Introducción al riñón de herradura
Modelos 3D
Ver todo
Cifosis
Modelo 3D
Cifosis

REDES SOCIALES

ARRIBA