Manual Msd

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Virus del Nilo occidental

Por

Thomas M. Yuill

, PhD,

  • University of Wisconsin-Madison

Última modificación del contenido mar. 2020
Información: para pacientes

El virus del Nilo occidental es un flavivirus que ahora es la causa principal de encefalitis por arbovirus en los Estados Unidos. La mayoría de los pacientes presentan síntomas leves o son asintomáticos. Aproximadamente 1 de cada 150 pacientes desarrolla una infección grave que afecta el sistema nervioso central. El diagnóstico se realiza mediante pruebas serológicas. El tratamiento es sintomático, con monitorización estrecha de la infección grave.

El virus del Nilo occidental se introdujo por primera vez en los Estados Unidos en 1999 en la ciudad de Nueva York. Ahora está presente en los 48 estados contiguos (no en Alaska), el sur de Canadá, México, América del Sur y las islas del Caribe. El virus del Nilo occidental también está ampliamente distribuido en África, Oriente Medio, el sur de Europa, la exUnión Soviética, India e Indonesia.

El virus del Nilo occidental está presente en muchas especies de aves. Muchas aves infectadas son asintomáticas, pero otras, en especial los cuervos y los cornejos, enferman y mueren y, por lo tanto, pueden ser un indicador de enfermedad en un área. Los caballos infectados por el virus del Nilo Occidental pueden enfermarse y morir. La aparición de casos equinos es una buena indicación de la transmisión del virus del Nilo Occidental en una localidad. Existe una vacuna equina contra esta infección. El virus se transmite entre las aves y los seres humanos principalmente por el mosquito culex, pero también puede transmitirse por transfusión de sangre, trasplante de órganos o, en ocasiones, por vía transplacentaria a un feto.

Signos y síntomas

La mayoría (4 de 5) de los pacientes con infección por el virus del Nilo Occidental no presentan síntomas. Aproximadamente 1 de cada 5 pacientes desarrolla fiebre junto con otros síntomas como cefalea, dolores corporales, dolor en las articulaciones, vómitos, diarrea o exantema. Aproximadamente 1 de cada 150 pacientes desarrolla compromiso grave del sistema nervioso central con encefalitis, meningitis, o parálisis flácida. Los síntomas de la infección del sistema nervioso central incluyen fiebre alta, cefalea, rigidez cervical, estupor, desorientación, coma, temblores, convulsiones, debilidad muscular, pérdida de visión, entumecimiento y parálisis. Las enfermedades graves pueden afectar a cualquier edad, pero aquellos > 60 años o con ciertas condiciones médicas crónicas (p. ej., diabetes, hipertensión) tienen mayor riesgo. Alrededor de 1 de cada 10 personas con compromiso grave del sistema nervioso central muere.

Puede producirse una parálisis flácida aguda que suele ser clínica y patológicamente idéntica a la de la poliomielitis, con daño de las células del asta anterior. La parálisis flácida aguda del virus del Nilo occidental puede ocurrir sin fiebre o prodromo viral aparente y a menudo se presenta como una paresia o parálisis aislada de los miembros y puede progresar a una parálisis respiratoria que requiere ventilación mecánica.

La mayoría de las personas con fiebre típica y mialgia se recuperan por completo, pero la fatiga y la debilidad pueden durar semanas o meses. Los pacientes que se recuperan de una encefalitis por virus del Nilo occidental o una parálisis flácida aguda a menudo tienen déficits neurológicos residuales.

Diagnóstico

  • Pruebas serológicas

La infección por el virus del Nilo occidental se diagnostica mediante el hallazgo de anticuerpos IgM específicos del virus del Nilo occidental en el suero o el líquido cefalorraquídeo (LCR). Estos anticuerpos suelen ser detectables 3 a 8 días después del inicio de la enfermedad y persisten durante 30 a 90 días, pero se ha documentado una mayor persistencia. Los resultados falsos positivos pueden deberse a anticuerpos que reacción e forma cruzada frente a la infección por otros flavivirus, la inmunización reciente con vacunas contra el flavivirus (fiebre amarilla o encefalitis japonesa), o a la reactividad inespecífica.

Se pueden realizar cultivos virales y pruebas para detectar RNA viral (p. ej., reacción en cadena de la polimerasa-transcriptasa inversa [RT-PCR]) en suero o LCR y confirmar la infección.

Tratamiento

  • Tratamiento de sostén

El tratamiento sintomático de la enfermedad grave por el virus del Nilo Occidental incluye

  • Estrecha monitorización de los pacientes con encefalitis para detectar el desarrollo de hipertensión intracraneana y convulsiones

  • Control estricto de los pacientes con encefalitis o parálisis flácida aguda por la incapacidad de proteger sus vías aéreas

  • Ventilación mecánica, si es necesario

La insuficiencia respiratoria aguda puede desarrollarse rápidamente y puede ser necesario soporte ventilatorio prolongado.

Prevención

  • Programas comunitarios de control de mosquitos

  • Medidas de protección personal para evitar las picaduras de mosquitos

No se autorizaron vacunas contra el virus del Nilo Occidental en seres humanos.

Medidas de protección personal para disminuir la exposición a los mosquitos infecciosos, como dietiltoluamida (DEET), mosquiteros y vestimenta protectora.

La sangre y algunos donantes de órganos se evalúan para detectar el virus del Nilo Occidental mediante pruebas basadas en ácidos nucleicos. Los profesionales de la salud deben permanecer atentos a la posible transmisión del virus del Nilo Occidental a través de transfusiones de sangre o trasplantes de órganos.

No hay evidencia de que los seres humanos adquieran la infección por el virus del Nilo Occidental a través de la manipulación de aves muertas o infectadas, pero los CDC aún recomiendan el uso de guantes cuando se manipulan aves muertas (o cualquier animal).

Conceptos clave

  • El virus del Nilo occidental se transmite entre las aves y a los seres humanos por la picadura de un mosquito infectado.

  • La mayoría de los pacientes tienen síntomas leves o son asintomáticos, pero algunos desarrollan una infección grave que compromete el sistema nervioso central.

  • El diagnóstico se realiza mediante pruebas serológicas para IgM específica del virus del Nilo Occidental.

  • Los pacientes que desarrollan una infección grave deben ser controlados estrechamente para detectar hipertensión intracraneal, incapacidad para proteger sus vías aéreas e insuficiencia respiratoria que requiere ventilación mecánica.

Más información

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

REDES SOCIALES

ARRIBA