Manual Msd

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Aneurismas de las ramas de la aorta

Por

Mark A. Farber

, MD, FACS, University of North Carolina;


Thaniyyah S. Ahmad

, MD, MPH, University of North Carolina

Última modificación del contenido may. 2019
Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.

Los aneurismas pueden localizarse en cualquier rama importante de la aorta y son mucho menos frecuentes que los de la aorta abdominal o la torácica. Los síntomas varían según la ubicación y la arteria afectada, pero pueden incluir dolor en las áreas donde el aneurisma comprime las estructuras cercanas. El diagnóstico se realiza por ecografía o angiotomografía. El tratamiento es la colocación de una prótesis intravascular o cirugía.

Los factores de riesgo para los aneurismas de las ramas de la arteria aorta son la aterosclerosis, la hipertensión arterial, el tabaquismo y la edad avanzada. La infección localizada puede conducir al desarrollo de aneurismas micóticos.

Los aneurismas en la arteria subclavia a veces se asocian con costillas cervicales o con síndrome del opérculo torácico.

Los aneurismas de las arterias de la circulación esplácnica son poco comunes. Alrededor del 60% de los aneurismas de este tipo se encuentran en la arteria esplénica, el 20% en la arteria hepática, el 5,5% en la arteria mesentérica superior.

Los aneurismas en la arteria esplénica son más frecuentes en las mujeres que en los hombres (4:1). Las causas incluyen displasia fibromuscular de la media, hipertensión portal, embarazos múltiples, traumatismos penetrantes o no penetrantes, pancreatitis e infección.

Los aneurismas de la arteria hepática ocurren en más hombres que en mujeres (2: 1). Pueden ser consecuencia de un traumatismo abdominal previo, uso ilícito de drogas intravenosas, degeneración medial de la pared arterial o inflamación periarterial.

Los aneurismas de la arteria renal pueden disecarse o romperse y provocar una oclusión aguda.

Los aneurismas de la arteria mesentérica superior se producen por igual en hombres y mujeres. Las causas incluyen displasia fibromuscular, necrosis medial quística y traumatismo.

Signos y síntomas

Muchos aneurismas de ramas de la aorta son asintomáticos. Los síntomas (cuando ocurren) varían según la localización y la arteria afectada.

Los aneurismas de la arteria subclavia pueden causar dolor localizado, sensación pulsátil, trombosis o edema venoso (debido a la compresión de las venas adyacentes), síntomas isquémicos distales, ataques isquémicos transitorios, accidente cerebrovascular, ronquera (debido a la compresión del nervio laríngeo recurrente) o compromiso de la función motora y sensitiva (debido a la compresión del plexo braquial).

Los aneurismas de la arteria esplénica pueden ocasionar dolor en el cuadrante superior izquierdo del abdomen. El aneurisma de la arteria hepática podría provocar dolor en el cuadrante superior derecho del abdomen e ictericia. Los aneurismas de la arteria mesentérica superior pueden causar dolor abdominal generalizado y colitis isquémica.

Independientemente de su localización, los aneurismas micóticos o inflamatorios pueden ocasionar dolor localizado y secuelas de la infección sistémica (p. ej., fiebre, malestar general, pérdida de peso).

Diagnóstico

  • Ecografía, tomografía computarizada u otro estudio axial de diagnóstico por imágenes

Con la disponibilidad rutinaria de estudios de diagnóstico por imágenes axiales, muchos aneurismas ahora se diagnostican antes de la rotura. Los aneurismas calcificados asintomáticos u ocultos pueden identificarse en las radiografías o en otros estudios de diagnóstico por imágenes indicados por otras razones. La ecografía o la TC se solicita típicamente para detectar o confirmar los aneurismas del arco aórtico. La angiografía generalmente se reserva para el tratamiento o para evaluar la perfusión de órganos distales.

Tratamiento

  • Reparación abierta o, en ocasiones, colocación de una prótesis intravascular

El tratamiento consiste en la extirpación quirúrgica y el reemplazo con un injerto. La reparación intravascular se considera una opción adecuada para algunos pacientes. La decisión de reparar un aneurisma asintomático depende del riesgo de rotura, la extensión y la localización del aneurisma y el riesgo perioperatorio.

En los aneurismas en la arteria subclavia, la cirugía puede consistir en la extirpación de una costilla cervical (en caso de detectarla) antes de la reparación y el reemplazo.

En los aneurismas esplácnicos, el riesgo de rotura y de muerte alcanza hasta 10% y es más alto en las mujeres en edad reproductiva y en los pacientes con aneurismas hepáticos (> 35%). Por lo tanto, la reparación electiva de los aneurismas esplácnicos está indicada para

  • Aneurismas > 2 cm de diámetro

  • Aneurismas en mujeres embarazadas o en edad fértil

  • Aneurismas sintomáticos en cualquier grupo de edad

  • Aneurismas hepáticos

La reparación de los aneurismas esplénicos puede consistir en la ligadura sin reconstrucción arterial o en la exclusión del aneurisma con reconstrucción vascular. En función de la localización del aneurisma, puede ser necesaria una esplenectomía.

El tratamiento de los aneurismas micóticos consiste en antibioticoterapia agresiva destinada al microorganismo patógeno específico. En general, estos aneurismas también deben repararse quirúrgicamente.

Conceptos clave

  • Los aneurismas de las ramas de la aorta son menos frecuentes que los de la aorta abdominal o la torácica.

  • Muchos se descubren incidentalmente y con frecuencia son asintomáticos.

  • Cuando aparecen síntomas, estos varían según la localización y la arteria afectada.

  • El diagnóstico se sospecha en primera instancia sobre la base de un hallazgo incidental en una radiografía, y se confirma por medio de ecografía y TC.

  • Se deben tratar con reparación quirúrgica electiva y antibióticos en presencia de aneurismas micóticos.

  • En general, las indicaciones de cirugía electiva se basan en el riesgo de rotura, la extensión y la localización del aneurisma y el riesgo perioperatorio. Las mujeres embarazadas o en edad fértil con aneurismas esplácnicos deben operarse de manera electiva debido al alto riesgo de rotura.

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.

También de interés

Videos

Ver todo
Introducción a la fibrilación ventricular
Video
Introducción a la fibrilación ventricular
Modelos 3D
Ver todo
Sistema de conducción cardíaco
Modelo 3D
Sistema de conducción cardíaco

REDES SOCIALES

ARRIBA