Manual Msd

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Infecciones por Acinetobacter

Por

Larry M. Bush

, MD, FACP,

  • Affiliate Professor of Clinical Biomedical Sciences
  • Charles E. Schmidt College of Medicine, Florida Atlantic University
  • Affiliate Associate Professor of Medicine
  • University of Miami-Miller School of Medicine
;


Maria T. Perez

, MD,

  • Wellington Regional Medical Center, West Palm Beach

Última modificación del contenido Jul. 2018
Información: para pacientes
Recursos de temas

Las especies del género Acinetobacter son microorganismos gramnegativos que pueden causar infecciones supurativas en cualquier sistema de órganos; a menudo, estas bacterias son patógenos oportunistas en los pacientes hospitalizados.

Los Acinetobacter son bacilos o cocobacilos aerobios gramnegativos que pertenecen a la familia Moraxellaceae. Son ubicuos, pueden sobrevivir en superficies secas durante hasta un mes y suelen ser portados en la piel por los trabajadores de la salud, lo que eleva las probabilidades de que los pacientes sean colonizados y de que se contaminen los equipos médicos. Hay muchas especies de Acinetobacter; todas pueden causar enfermedades en el ser humano, pero el A. baumannii (AB) es responsable del 80% de las infecciones.

Enfermedades causadas por Acinetobacter

Las manifestaciones más comunes de enfermedad por Acinetobacter son

  • Infecciones respiratorias

Por lo general, las infecciones por AB se producen en pacientes críticos internados. Las infecciones adquiridas en la comunidad (sobre todo neumonía) son más frecuentes en climas tropicales. Las tasas de mortalidad asociadas con la infección por AB oscila entre el 19 y el 54%.

Acinetobacter coloniza fácilmente los orificios de traqueostomía y puede causar bronquiolitis y traqueobronquitis extrahospitalarias en niños sanos, y traqueobronquitis en adultos inmunocomprometidos. Las neumonías intrahospitalarias por Acinetobacter suelen ser multilobulares y complicadas. La bacteriemia secundaria y el shock séptico se asocian con un mal pronóstico.

Las especies de Acinetobacter también pueden causar infecciones de heridas y supuradas (p. ej., abscesos) en muchos órganos y aparatos, como los pulmones, el tracto urinario, la piel y los tejidos blandos; puede producirse una bacteriemia.

En raras ocasiones, estos microorganismos causan meningitis (en especial después de procedimientos neuroquirúrgicos), celulitis o flebitis en pacientes con catéteres intravenosos; infecciones oculares; endocarditis en válvulas naturales o protésicas; osteomielitis; artritis séptica o abscesos pancreáticos y hepáticos.

Es difícil determinar la importancia del aislamiento de Acinetobacter en muestras clínicas, como las secreciones respiratorias de pacientes intubados o muestras de heridas abiertas, porque a menudo refleja una colonización.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo para la infección por Acinetobacter dependen del tipo de infección (intrahospitalaria, extrahospitalaria o resistente a múltiples fármacosvéase Tabla Factores de riesgo para la infección por Acinetobacter).

Tabla
icon

Factores de riesgo para la infección por Acinetobacter

Tipo de infección

Factores de riesgo

Intrahospitalaria

Colonización fecal por Acinetobacter

Permanencia en unidad de cuidados intensivos

Dispositivos implantados

Tiempo de permanencia en el hospital

Infección previa

Cirugía

Tratamiento con antibióticos de amplio espectro

Heridas

Extrahospitalaria

Enfermedad pulmonar crónica

Residencia en un país en desarrollo, en una región tropical

Resistente a múltiples fármacos

Exposición a pacientes colonizados o infectados

Procedimientos invasivos

Respiración asistida, en especial si es prolongada

Internación prolongada (especialmente en unidad de cuidados intensivos)

Transfusión de productos sanguíneos

Uso de antibióticos de amplio espectro (p. ej., cefalosporinas de tercera generación, carbapenémicos, fluoroquinolonas)

Resistencia a fármacos

Recientemente, han aparecido AB resistentes a múltiples fármacos, especialmente en unidad de cuidados intensivos, en pacientes inmunosuprimidos, pacientes con trastornos subyacentes graves y pacientes tratados con antibióticos de amplio espectro después de un procedimiento invasivo. Su diseminación en las unidad de cuidados intensivos se ha atribuido a la colonización de los trabajadores sanitarios, la contaminación de los equipos de uso común y la contaminación de las soluciones de nutrición parenteral. Además, el número de infecciones por AB resistentes a múltiples fármacos ha aumentado en los miembros del servicio que resultaron heridos y tratados en Irak, Kuwait y Afganistán.

Tratamiento

  • Generalmente, terapia empírica con varios medicamentos para las infecciones graves

En pacientes con celulitis o flebitis asociadas con un cuerpo extraño (p. ej., un catéter, una sutura), suele ser suficiente la extracción de este elemento más cuidados locales. La traqueobronquitis después de una intubación endotraqueal puede resolver con el lavado pulmonar solamente. Los pacientes con infecciones más extensas deben tratarse con antibióticos y desbridamiento de ser necesario.

El AB ha tenido desde siempre una resistencia intrínseca a muchos antimicrobianos. Las cepas multirresistentes se definen como aquellas resistentes a 3 clases o más de antibióticos; algunas cepas son resistentes a todos ellos. Antes de disponer de los resultados de las pruebas de susceptibilidad, las posibles opciones iniciales incluyen un carbapenem (p. ej., meropenem, imipenem, doripenem), colistina, o una fluoroquinolona más un aminoglucósido, rifampicina, o ambos. El sulbactam (un inhibidor de las beta-lactamasas) tiene actividad bactericida intrínseca contra muchas cepas de AB multirresistente. La tigeciclina, un antibiótico de la familia de glicilciclinas, también es eficaz; sin embargo, se han informado actividades muy bajas y la aparición de resistencia durante la terapia. La minociclina tiene actividad in vitro.

Las infecciones leves a moderadas pueden mejorar con una monoterapia. Las infecciones de heridas traumáticas pueden tratarse con minociclina.

Las infecciones graves por AB se tratan con terapia combinada, por lo general, carbapenémicos (imipenem o meropenem) o ampicilina/sulbactam más un aminoglucósido; cuando la resistencia al fármaco es extrema, la tigeciclina o la combinación de colistina más minociclina pueden ser las únicas opciones disponibles.

Para prevenir la diseminación, los trabajadores sanitarios deben respetar las medidas de precaución en el contacto (lavado de manos, precauciones de barrera) y mantener un cuidado adecuado de los respiradores y la higiene de los pacientes colonizados o infectados por AB multirresistentes.

Conceptos clave

  • Las infecciones por A. baumannii (AB) representan el 80% de las infecciones por Acinetobacter y tienden a producirse en pacientes críticos internados.

  • El sitio más común de infección es el sistema respiratorio, pero las especies de Acinetobacter también pueden causar infecciones supurativas en cualquier sistema de órganos.

  • El AB multirresistente se ha convertido en un problema; administrar un tratamiento con múltiples fármacos basándose en las pruebas de susceptibilidad.

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

REDES SOCIALES

ARRIBA