Manual Msd

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Encefalitis amebiana granulomatosa

Por

Richard D. Pearson

, MD, University of Virginia School of Medicine

Última modificación del contenido may. 2019
Información: para pacientes

La encefalitis amebiana granulomatosa es una infección subaguda del sistema nervioso central que suele ser mortal y se debe a la infección por subespecies de Acanthamoeba en huéspedes inmunodeficientes o debilitados o por Balamuthia mandrillaris.

Las especies de Acanthamoeba y la Balamuthia mandrillaris se encuentran en todo el mundo en el agua, el suelo y el polvo. La exposición de los seres humanos es frecuente, pero la infección es inusual. La infección del sistema nervioso central por Acanthamoeba aparece casi exclusivamente en pacientes debilitados, pero la B. mandrillaris también puede infectar a huéspedes sanos. Sappinia pedata estuvo implicado en un caso de encefalitis amebiana en Texas.

El ciclo de vida de Acanthamoeba implica solo 2 etapas: quistes y trofozoítos (la forma infecciosa). Los trofozoítos forman quistes de doble pared, que resisten la erradicación. Se considera que el sitio de entrada se encuentra en la piel o las vías respiratorias inferiores, con diseminación hematógena posterior al sistema nervioso central. En pacientes infectados, se pueden encontrar quistes y trofozoítos en los tejidos.

Síntomas

En los pacientes con encefalitis amebiana granulomatosa, el establecimiento es insidioso, a menudo con manifestaciones neurológicas localizadas. Los cambios en el estado mental, las convulsiones y la cefalea son habituales.

La especie de Acanthamoeba y B. mandrillaris también pueden causar lesiones en la piel; los pacientes pueden presentar lesiones ulcerosas en la piel y posteriormente desarrollar síntomas y signos neurológicos. En unos pocos pacientes con sida, la infección por Acanthamoeba diseminada afecta solo la piel.

La supervivencia es inusual en pacientes con enfermedad del sistema nervioso central o diseminada; la muerte se produce entre 7 y 120 días después del comienzo de la infección.

Diagnóstico

  • TC y/o RM de cabeza con contraste

  • Análisis de líquido cefalorraquídeo

  • Biopsia de las lesiones cutáneas

El diagnóstico de la encefalitis amebiana granulomatosa suele realizarse en la autopsia.

Diagnóstico de las infecciones por Acanthamoeba

En los pacientes con infección encefálicas por Acanthamoeba, la TC con contraste y la RM pueden mostrar lesiones ocupantes de espacio, únicas o múltiples, con realce de contraste anular, con mayor frecuencia en los lóbulos temporal y parietal. En el líquido cefalorraquídeo, el recuento de leucocitos (a predominio linfocítico) está aumentado, aunque rara vez se identifican trofozoítos. Estas pruebas ayudan a excluir otras causas posibles, pero generalmente no pueden confirmar el diagnóstico.

A menudo, las lesiones cutáneas visibles contienen amebas y deben biopsiarse; si se detectan amebas, puede realizarse un cultivo con antibiograma para determinar su sensibilidad a los fármacos. La biopsia cerebral a menudo es positiva y debe considerarse si se sospecha encefalitis amebiana granulomatosa.

Las pruebas basadas en la PCR (polymerase chain reaction) están disponibles en laboratorios de referencia especializados.

Diagnóstico de las infecciones por B. mandrillaris

En los pacientes con infección por B. mandrillaris, la TC y la RM, ambas con contraste, típicamente muestran múltiples lesiones nodulares con realce de contraste anular. La hemorragia intralesional es un importante indicio radiológico. En el líquido cefalorraquídeo, el recuento de leucocitos está elevado (a predominio linfocítico), la glucosa es normal o baja y las proteínas a menudo están elevadas en forma significativa. B. mandrillaris rara vez es identificado en el LCR. El examen microscópico más las técnicas basadas en PCR e inmunohistoquímica pueden identificar B. mandrillaris en biopsias de lesiones encefálicas o cutáneas.

Tratamiento

  • Una combinación de medicamentos, que incluye miltefosina

  • Interconsulta con los Centers for Disease Control and Prevention

El tratamiento óptimo para la encefalitis amebiana por Acanthamoeba no está claro. Para todos los casos, se recomienda la interconsulta inmediata con los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) (llame al Centro de Operaciones de Emergencia de CDC al 770-488-7100). Múltiples medicamentos (a menudo > 5) suelen usarse en combinación. Aunque el número de pacientes tratados con un régimen que contenga miltefosina es pequeño, este fármaco parece prolongar la supervivencia y se recomienda.

Otros fármacos que se han usado en combinación con mitefosina para tratar la encefalitis por Acanthamoeba incluyen pentamidina, sulfadiacina o trimetoprima/sulfametoxazol (TMP/SMX), flucitosina, un azol (fluconazol, itraconazol o voriconazol), rifampicina y anfotericina B.

Para la encefalitis por B. mandrillaris, miltefosina en combinación con otros medicamentos como flucitosina, pentamidina, fluconazol y/o sulfadiazina más azitromicina o claritromicina y resección quirúrgica.

Un caso de encefalitis por Sappinia pedata fue tratado con éxito con una combinación de azitromicina, pentamidina, itraconazol y flucitosina, más la resección quirúrgica de la lesión del sistema nervioso central. Debe considerarse el agregado de miltefosina a este régimen.

Las infecciones cutáneas causadas por especies de Acanthamoeba o por B. mandrillaris suelen tratarse con los mismos fármacos más desbridamiento quirúrgico.

Conceptos clave

  • La encefalitis amebiana granulomatosa es una infección del sistema nervioso central poco frecuente, en general letal.

  • La encefalitis por Acanthamoeba aparece casi exclusivamente en pacientes debilitados, pero la B. mandrillaris puede infectar a huéspedes sanos.

  • Se debe realizar una TC o una RM, ambas con contraste; también se deben indicar pruebas de líquido cefalorraquídeo para excluir otras causas; biopsia de toda las lesiones cutáneas, si existen, o a veces del encéfalo, para verificar la presencia de amebas.

  • Interconsulta con los CDC sobre la evaluación diagnóstica y el tratamiento óptimo.

  • Trate con miltefosina más otros medicamentos (p. ej., pentamidina, sulfadiazina, flucitosina, un azol).

Más información

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Cómo lavarse las manos
Video
Cómo lavarse las manos
Modelos 3D
Ver todo
SARS-CoV-2
Modelo 3D
SARS-CoV-2

REDES SOCIALES

ARRIBA