Manual Msd

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Gripe aviar

(Gripe aviar)

Por

Brenda L. Tesini

, MD, University of Rochester School of Medicine and Dentistry

Última modificación del contenido jul. 2020
Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.

La gripe aviar se debe a la infección por cepas del virus de la gripe A, que en condiciones normales sólo infectan a aves salvajes y de corral. Se han detectado infecciones en seres humanos producidas por algunas de estas cepas. La transmisión de persona a persona es limitada, la mayoría de los casos se contraen a partir de animales, habitualmente aves de corral.

(Véase también Gripe.)

La mayoría de los subtipos de gripe aviar que han causado infecciones en seres humanos son los virus H5, H7 y H9. La mayoría de los casos de gripe aviar en los seres humanos han sido causados por las cepas asiáticas H5N1 y H7N9, pero otros tipos también han causado algunas infecciones en los seres humanos. Las infecciones por gripe aviar suelen ser asintomáticas en las aves salvajes, pero pueden provocar una enfermedad grave y mortal en las aves de corral domésticas.

Se deben informar todos los casos de infección humana por un subtipo del virus influenza A que no sea H1 o H3.

Los primeros casos de infección por el virus H5N1 en seres humanos se descubrieron en Hong Kong en 1997; muchos pacientes tenían síntomas respiratorios graves y la tasa de mortalidad era elevada. La diseminación a los seres humanos se contuvo gracias al sacrificio de las poblaciones de aves domésticas. No obstante, en 2003 y 2004 reaparecieron casos en seres humanos y aún se informan casos aislados, sobre todo en Asia y Medio Oriente; varios casos se informaron en Egipto en 2017. Se confirmó una única infección en el ser humano en el año 2019 en Nepal. Se han confirmado más de 800 infecciones en seres humanos desde 2003.

Desde 2014 se han documentado 24 infecciones humanas por H5N6; todas ocurrieron en China continental. En 2019 se confirmó una única infección en el ser humano.

A principios de 2013, se produjo un extenso brote de gripe aviar H7N9 en humanos en varias provincias del sudeste de China. Aproximadamente un tercio de los casos terminó con la muerte, pero en general la enfermedad grave solo se produjo en personas de edad avanzada. No se produjo una transmisión sostenida de humano a humano, aunque hay evidencias de transmisión limitada entre personas. La infección humana pareció ser el resultado de la exposición directa a aves infectadas en mercados de aves vivas, donde las aves se compran para su consumo posterior en el hogar. El brote alcanzó su punto máximo a fines de la primavera de 2013, luego disminuyó (en parte debido a que los mercados se cerraron), pero luego volvió a aparecer a principios de otoño. Los brotes estacionales generalmente se corresponden con un mayor tráfico y manejo de aves de corral para las celebraciones del Año Nuevo Chino.

En China, la sexta oleada de gripe aviar H7N9 en seres humanos alcanzó su punto máximo en 2016-2017 con casi 800 casos; en todo el mundo, se han comunicado a la Organización Mundial de la Salud más de 1500 casos en seres humanos y al menos 615 muertes desde 2013 (1). Se han informado algunos casos de gripe aviar H7N9 asiática fuera de China continental, pero la mayoría ocurrieron en personas que habían viajado a China continental antes de enfermarse. En 2019 solo se confirmó 1 caso en China continental.

También se informó infección esporádica por otras cepas de la gripe aviar en seres humanos, como H7N3 en Canadá, H7N7 en los Países Bajos, H7N4 y H9N2 en China y, en enero de 2019, un primer caso de H9N2 en India.

Los mamíferos marinos también pueden infectarse con cepas de influenza aviar (p. ej., H10N7 en focas de puerto), con infecciones humanas subsiguientes.

China tiene campañas activas de vacunación de aves de corral contra los virus influenza H5 y H7 para ayudar a prevenir la propagación desde aves silvestres a domésticas, que tienen más probabilidades de entrar en contacto y propagar el virus a los seres humanos.

Es probable que los virus de la influenza aviar de cualquier especificidad antigénica puedan causar infección en los seres humanos, siempre que el virus adquiera mutaciones que le permitan unirse a sitios receptores específicos de los seres humanos en el tracto respiratorio. Como todos los virus de la influenza son capaces de experimentar cambios genéticos rápidos, hay una posibilidad de que las cepas de gripe aviar adquieran la capacidad de diseminarse más fácilmente de una persona a otra por mutación directa o por reordenamiento de las subunidades del genoma con cepas que infectan a los seres humanos durante la replicación en un huésped humano, animal o aviar. En la actualidad, a muchos especialistas les preocupa la posibilidad de que estas cepas adquieran la capacidad de diseminarse con eficiencia de una persona a otra, lo que puede desencadenar una pandemia de gripe aviar.

Los datos sobre vigilancia indican que muchas infecciones por el virus influenza aviar pueden causar síntomas respiratorios leves o incluso ser subclínicas. Sin embargo, se han informado casos de neumonía grave con tasas de mortalidad elevadas (25 a 69%) en los grupos infectados por los virus H5N1, H5N6 y H7N9.

Referencia general

  • 1. World Health Organization (Organización Mundial de la Salud): gripe en la interfase humana-animal: Resumen y Evaluación, 26 de noviembre de 2019 a 20 de enero de 2020. Accedido el 28/2/2020.

Signos y síntomas

Las manifestaciones de la gripe aviar son las mismas que las de la gripe estacional; sin embargo, la gravedad de la enfermedad y la tasa de mortalidad tienden a ser mayores, aunque con una amplia variabilidad dependiendo de la cepa viral.

Diagnóstico

  • Reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR)

Cuando se identifica un paciente que vive en un área con un brote documentado de gripe aviar que experimenta un síndrome clínico sospechoso y tiene antecedentes de exposición a una persona infectada o expuesta a aves, debe considerarse con intensidad la probabilidad de esta infección. El antecedente de un viaje reciente a regiones donde se documentó la transmisión del virus de aves de corral domésticas a seres humanos (p. ej., para H5N1, Egipto, Indonesia y Vietnam) y la exposición a aves o a personas infectadas deben urgir la indicación de una prueba para detectar gripe aviar con RT–PCR mediante hisopado nasal o del istmo de las fauces. A los pacientes con enfermedad de las vías respiratorias inferiores se les puede extraer muestras de esputo, aspirado endotraqueal o líquido de lavado broncoalveolar. No se debe intentar el cultivo del organismo porque se requieren precauciones especiales para estos virus altamente patógenos.

Los casos sospechosos y confirmados se comunican a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Tratamiento

  • Un inhibidor de la neuraminidasa

Debe indicarse tratamiento con oseltamivir o zanamivir (inhibidores de la neuraminidasa) en las dosis habituales.

Los virus H7N9 y H5N1 son resistentes a los primeros fármacos antivirales amantadina y rimantadina; también se comunicaron casos de resistencia o de menor susceptibilidad al oseltamivir.

El agente antiviral baloxavir también ha mostrado actividad in vitro contra varios virus de la gripe aviar, pero en la actualidad se carece de datos clínicos.

Conceptos clave

  • El virus influenza aviar afecta principalmente a las aves, pero varias cepas del virus han causado enfermedades respiratorias graves y la muerte en seres humanos.

  • En general, la infección humana se adquiere de las aves infectadas, aunque se ha producido la transmisión de persona a persona.

  • Como todos los virus de la influenza son capaces de experimentar cambios genéticos rápidos, es posible que las cepas de gripe aviar adquieran la capacidad de diseminarse más fácilmente de una persona a otra y causen una pandemia grave.

  • Estos virus no deben cultivarse porque son altamente patógenos y se requieren precauciones especiales.

  • Se debe tratar con oseltamivir o zanamivir en las dosis habituales.

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Generalidades sobre COVID-19
Video
Generalidades sobre COVID-19
Modelos 3D
Ver todo
SARS-CoV-2
Modelo 3D
SARS-CoV-2

REDES SOCIALES

ARRIBA