Manual Msd

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Babesiosis

Por

Richard D. Pearson

, MD, University of Virginia School of Medicine

Última revisión completa oct. 2019
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Recursos de temas

La babesiosis es una infección de los glóbulos rojos (eritrocitos) causada por el parásito protozoico unicelular Babesia.

  • La babesiosis es transmitida por el mismo tipo de garrapatas del ciervo (Ixodidae) que transmite la enfermedad de Lyme.

  • La babesiosis puede causar fiebre, cefalea, dolor en todo el cuerpo y fatiga.

  • Para diagnosticar la babesiosis, los médicos examinan una muestra de sangre al microscopio y comprueban la presencia de los protozoos o bien realizan análisis de sangre.

  • La prevención de las picaduras de garrapatas ayuda a prevenir la babesiosis.

  • La mayoría de las personas sanas no necesitan tratamiento pero, si aparecen síntomas, se les suele administrar una combinación de medicamentos.

Las Babesia son protozoos que viven dentro de los glóbulos rojos (eritrocitos) y acaban destruyéndolos. La babesiosis es transmitida por el mismo tipo de garrapatas del ciervo (familia Ixodidae) que transmite la enfermedad de Lyme. Estas garrapatas pueden estar infectadas con los protozoos que causan la babesiosis y las bacterias que causan la enfermedad de Lyme o las que causan otras enfermedades transmitidas por garrapatas, como la anaplasmosis.

La babesiosis es frecuente en animales, pero relativamente poco común entre los seres humanos. En Estados Unidos, Babesia microti infecta a seres humanos en las islas del litoral o regiones costeras de Massachusetts, Rhode Island, Connecticut, Nueva York (incluyendo el este de Long Island y Shelter Island) y Nueva Jersey. También se producen casos en Wisconsin y Minnesota. Otras especies de Babesia infectan a seres humanos en Missouri, Washington, California y en otras zonas del planeta.

Síntomas

Algunas personas con babesiosis, especialmente personas sanas menores de 40 años, no presentan síntomas relevantes.

Los síntomas de la babesiosis suelen comenzar aproximadamente al cabo de 1 a 2 semanas después de la picadura. La persona afectada puede presentar fiebre, cefalea, dolores musculares y articulares y fatiga. La piel y la parte blanca de los ojos pueden tornarse amarillos (ictericia). La degradación de los glóbulos rojos (hemólisis) puede causar anemia (llamada anemia hemolítica). El hígado y el bazo suelen ensancharse.

El riesgo de enfermedad grave y muerte es mayor en personas cuyo bazo haya sido extirpado o que tomen fármacos o sufran enfermedades que debiliten el sistema inmunitario (especialmente el sida). En estas personas, los síntomas de la babesiosis se asemejan a los de la malaria (como fiebre elevada, anemia, orina turbia, ictericia y lesión renal).

Diagnóstico

  • Examen de una muestra de sangre

  • Análisis de sangre

Los médicos pueden sospechar babesiosis en personas que presentan síntomas característicos y anemia hemolítica y que viven o han viajado a una zona donde la infección es frecuente. A menudo, la persona afectada no recuerda una picadura de garrapata.

Para diagnosticar la babesiosis, el médico suele examinar una muestra de sangre al microscopio para detectar la presencia de Babesia. Para ayudar a identificar los protozoos, se puede analizar una muestra de sangre para buscar material genético (ADN) de Babesia o anticuerpos contra Babesia. (Los anticuerpos son proteínas producidas por el sistema inmunitario para ayudar al organismo a defenderse de un ataque en concreto, incluyendo los ataques realizados por parásitos).

Prevención

En áreas donde son frecuentes las garrapatas de ciervo, puede reducirse el riesgo de contraer la infección tomando precauciones contra las garrapatas.

Es posible reducir la posibilidad de sufrir una picadura de garrapata si se toman las siguientes precauciones:

  • No salirse de los caminos y senderos cuando se camine por las zonas boscosas

  • Caminar por el centro del camino para evitar rozar arbustos y maleza

  • No sentarse en el suelo o en paredes de piedra

  • Vestir camisas de manga larga

  • Usar pantalones largos y cerrarlos por debajo metiéndolos en las botas o los calcetines

  • Usar ropa de colores claros, lo que hace más fácil distinguir las garrapatas

  • Aplicar un insecticida con dietiltoluamida (DEET) sobre la piel

  • Aplicar a la ropa un repelente de insectos a base de permetrina o usar prendas comercializadas que vienen pretratadas con permetrina

Para extraer una garrapata, se deben usar unas pinzas puntiagudas, que permitan asir la cabeza o las partes de la boca por donde penetran en la piel y arrancar la garrapata gradualmente, de una sola vez y entera. No debe apretarse ni aplastarse el cuerpo de la garrapata; no deben utilizarse vaselina, alcohol, cerillas encendidas ni otros irritantes.

Garrapatas

Garrapatas

Tratamiento

  • Cuando se necesita tratamiento, atovacuona más azitromicina o quinina más clindamicina

El tratamiento de una babesiosis leve en personas sanas con un bazo funcional no suele ser necesario porque, por lo general, la babesiosis desaparece por sí sola.

Las personas con síntomas se suelen tratar con atovacuona (un fármaco que se utiliza habitualmente para tratar las infecciones producidas por protozoos) más azitromicina (un antibiótico). La combinación de quinina (utilizada para tratar la malaria) más clindamicina (un antibiótico) se usa para tratar la enfermedad grave. La combinación de atovacuona más azitromicina tiene menos efectos secundarios que la combinación de quinina más clindamicina.

Más información

  • Centers for Disease Control and Prevention: Babesiosis

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Introducción al virus de la inmunodeficiencia humana...
Video
Introducción al virus de la inmunodeficiencia humana...
Modelos 3D
Ver todo
Tuberculosis: macrófagos alveolares infectados
Modelo 3D
Tuberculosis: macrófagos alveolares infectados

REDES SOCIALES

ARRIBA