Manual Msd

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Problemas con el líquido amniótico

(Polihidramnios; Hidramnios; Oligohidramnios)

Por

Antonette T. Dulay

, MD, Main Line Health System

Última revisión completa ago 2019
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Datos clave
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales

El líquido amniótico es el fluido que rodea el feto dentro del útero; tanto el líquido como el feto están contenidos en las membranas denominadas saco amniótico. Los problemas relacionados con el líquido amniótico consisten en la presencia de un exceso o un defecto en la cantidad de líquido amniótico y la infección del líquido, el saco amniótico y/o la placenta (lo que se denomina infección intraamniótica).

Las complicaciones del embarazo, como la presencia de un exceso o una escasez de líquido amniótico, son problemas que aparecen solo durante el embarazo. Pueden afectar a la mujer, al feto o a ambos y presentarse en diferentes momentos del embarazo. Sin embargo, la mayor parte de las complicaciones del embarazo se pueden tratar con buenos resultados.

Demasiado líquido amniótico

Demasiado líquido amniótico (polihidramnios o hidramnios) produce el ensanchamiento del útero y ejerce presión sobre el diafragma de la mujer.

Puede acumularse demasiado líquido amniótico debido a lo siguiente:

Sin embargo, en la mitad de los casos se desconoce la causa.

La presencia de un exceso de líquido amniótico puede causar varios problemas:

Demasiado poco líquido amniótico

Suele haber poco líquido amniótico en las siguientes situaciones:

En muchos casos se desconoce su causa.

Tomar ciertos fármacos como los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA), entre ellos el captopril o el enalapril, durante el segundo y tercer trimestres del embarazo pueden provocar que exista muy poco líquido amniótico. Estos medicamentos suelen evitarse durante el embarazo, pero, en ocasiones muy puntuales, se utilizan para tratar la insuficiencia cardíaca grave. Tomar fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE, como el ibuprofeno) al final del embarazo también puede reducir la cantidad de líquido amniótico.

Muy poco líquido amniótico (oligohidramnios) también puede causar problemas, como los siguientes:

  • Si la cantidad de líquido es muy baja, el feto puede estar comprimido, lo que da lugar a deformaciones en los miembros, nariz aplanada, recesión del mentón y otros problemas.

  • Es posible que los pulmones del feto no maduren con normalidad. (La combinación de pulmones inmaduros y deformaciones se denomina síndrome de Potter.)

  • Es posible que el feto no tolere el trabajo de parto, por lo que es necesario realizar una cesárea.

  • El feto puede morir.

  • Es posible que el feto no crezca tanto como cabe esperar.

Las mujeres pueden notar que el feto no se mueve tanto como en etapas anteriores del embarazo.

Diagnóstico

  • Evaluación médica

  • Ecografía

  • Pruebas para identificar la causa

Los médicos pueden sospechar que hay demasiado o demasiado poco líquido amniótico cuando el útero es muy grande o muy pequeño para la duración del embarazo.

A veces, el problema se detecta incidentalmente durante la ecografía. Si se detecta un problema, los médicos pueden usar la ecografía para determinar la cantidad de líquido amniótico presente.

Si los médicos detectan un exceso o un defecto de líquido amniótico, verifican una posible causa. Por ejemplo, pueden examinar la vagina y el cuello uterino para determinar si las membranas que rodean al feto se han roto demasiado pronto.

Se pueden hacer análisis de sangre para detectar trastornos que puedan afectar el líquido amniótico (como infecciones o diabetes). Se pueden realizar una ecografía y otras pruebas (posiblemente amniocentesis) para detectar defectos genéticos en el feto.

Tratamiento

  • Ecografía para controlar el crecimiento del feto y medir las concentraciones de líquido amniótico

  • Monitorización de la frecuencia cardíaca del feto

  • Tratamiento de cualquier trastorno subyacente

  • Algunas veces, extracción de líquido amniótico

  • Parto

Se hace una ecografía regularmente para controlar el crecimiento del feto y para medir las concentraciones de líquido amniótico. El ritmo cardíaco del feto también se controla regularmente, mientras está quieto y mientras se mueve. Esta prueba (denominada cardiotocografía en reposo, véase barra lateral Monitorización del feto) se realiza para verificar el bienestar del feto.

Se trata cualquier trastorno subyacente, como la diabetes y la hipertensión arterial.

Cuando hay demasiado líquido amniótico, los médicos rara vez eliminan el exceso. No obstante, el exceso de líquido amniótico se puede extraer con una aguja a través del abdomen de la madre:

  • Cuando el parto comienza en breve.

  • Cuando se producen problemas graves.

Cuando hay demasiado líquido amniótico, en ciertos casos los médicos planean el nacimiento del bebé a las 39 semanas de gestación.

Cuando hay muy poco líquido amniótico, la mayoría de los expertos generalmente recomiendan el parto entre las semanas 36 y 37, dependiendo del estado del feto.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales

También de interés

Videos

Ver todo
Endometriosis
Video
Endometriosis
La endometriosis es un trastorno del aparato reproductor femenino. El útero se compone de...
Modelos 3D
Ver todo
Componentes de la pelvis femenina
Modelo 3D
Componentes de la pelvis femenina

REDES SOCIALES

ARRIBA