honeypot link

Manual Msd

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Penfigoide ampolloso

Por

Daniel M. Peraza

, MD, Geisel School of Medicine at Dartmouth University

Última revisión completa sep. 2020
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Recursos de temas

El penfigoide ampolloso (o bulloso) es una enfermedad autoinmunitaria que produce ampollas en la piel.

  • El penfigoide ampolloso es una enfermedad autoinmunitaria que aparece cuando el sistema inmunitario ataca a la piel y causa ampollas.

  • Se desarrollan grandes ampollas pruriginosas con áreas de piel inflamada.

  • Puede diagnosticarse al observar al microscopio muestras de las ampollas y buscar depósitos de determinados anticuerpos.

  • El tratamiento consiste en corticoesteroides y fármacos inmunosupresores.

El sistema inmunológico del organismo fabrica células especiales que lo protegen contra los invasores extraños perjudiciales, como las bacterias y los virus. Algunas de estas células responden a los invasores produciendo proteínas llamadas anticuerpos. Los anticuerpos atacan a los invasores, se adhieren a los mismos y atraen a otras células del sistema inmunológico para destruirlos. En un trastorno autoinmunitario, el sistema inmunológico del organismo ataca por error a sus propios tejidos, en este caso, a la piel. Los anticuerpos producidos de forma errónea atacan a los tejidos como si fueran invasores, haciéndoles susceptibles a la destrucción.

El penfigoide ampolloso es más frecuente en personas mayores de 60 años, pero puede ocurrir en la infancia. Es una enfermedad menos grave que el pénfigo vulgar (que también provoca ampollas), por lo general no resulta mortal y tampoco produce un extenso desprendimiento de la piel. Sin embargo, puede afectar a gran parte de la piel y ser muy desagradable.

Aunque se desconoce la causa del penfigoide ampolloso, la administración de medicamentos (como furosemida, espironolactona, sulfasalazina, antipsicóticos, penicilina, penicilamina y etanercept), ciertas causas físicas (como la radioterapia para el cáncer de mama y la radiación ultravioleta), trastornos cutáneos (como la psoriasis, el liquen plano y algunas infecciones) y determinados trastornos (como la diabetes, la artritis reumatoide, la colitis ulcerosa y la esclerosis múltiple) pueden desencadenar un ataque autoinmunitario a la piel.

Síntomas

El prurito es con frecuencia el primer síntoma de penfigoide ampolloso. Las ampollas pueden estar ausentes durante varios años. Antes de que aparezcan las ampollas puede haber grandes áreas elevadas, a veces con aspecto de ronchas. El sistema inmunitario acaba formando anticuerpos dirigidos contra la piel, y aparecen ampollas grandes, tensas, muy pruriginosas, rodeadas por áreas de piel de aspecto normal o roja e inflamada. Con frecuencia las ampollas aparecen en las partes del cuerpo que se flexionan, como las corvas (parte posterior de las rodillas), las axilas, el interior de los codos y las ingles. Las ampollas en la boca son muy poco frecuentes.

Ejemplos de penfigoide ampolloso

Diagnóstico

  • Evaluación médica

  • Biopsia cutánea

Por lo general, el penfigoide ampolloso se reconoce por sus ampollas características. Sin embargo, no siempre es fácil distinguirlo del pénfigo vulgar y de otras afecciones similares, como la producida por la hiedra venenosa.

El penfigoide ampolloso se diagnostica con certeza mediante el examen al microscopio de una muestra de piel tomada dentro de una ampolla y a su alrededor (biopsia de piel). El penfigoide ampolloso se diferencia del pénfigo vulgar y de otros trastornos ampollosos observando las capas de piel implicadas y el aspecto particular de los depósitos de anticuerpos.

Pronóstico

El penfigoide ampolloso es una enfermedad crónica y potencialmente mortal, particularmente sin tratamiento. Aunque los medicamentos son eficaces, pueden causar efectos secundarios.

Con tratamiento, los síntomas suelen desaparecer en cuestión de meses, pero a veces se necesita tratamiento durante varios años.

Tratamiento

  • Corticoesteroides (en forma de crema o pastillas)

  • A veces, para las personas con cuadros graves de estas enfermedades, otros fármacos, entre los que se incluyen los inmunosupresores.

Inicialmente se administran cremas de corticoesteroides potentes, como el clobetasol, aplicadas directamente sobre la piel. Estas cremas pueden reducir la necesidad de medicamentos por vía oral. Las personas que tienen ampollas en grandes porciones de la piel a menudo reciben el corticoesteroide prednisona por vía oral, reduciendo la dosis gradualmente (de manera escalonada) tras varias semanas. La mayoría de las personas no presentan síntomas transcurridos de 2 a 10 meses, pero puede ser necesario continuar el tratamiento durante varios años antes de que se pueda interrumpir por completo.

La combinación de nicotinamida y minociclina o tetraciclina suele dar buenos resultados para el tratamiento del penfigoide ampolloso. Otras opciones farmacológicas incluyen el tratamiento solo con dapsona, sulfapiridina o eritromicina. En algunas ocasiones se administra concentrado de inmunoglobulinas por vía intravenosa. A veces se administran fármacos que inhiben el sistema inmunitario, como metotrexato, azatioprina, micofenolato de mofetilo, rituximab, omalizumab, o ciclofosfamida, en casos de enfermedad grave que no responde a otros tratamientos.

Aunque puede ser necesario algún cuidado de la piel, como mantener las áreas afectadas limpias para prevenir infecciones y, quizás, llevar prendas de ropa holgadas, la mayoría de las personas no requieren hospitalización para un tratamiento cutáneo intensivo.

Más información

El siguiente es un recurso en inglés que puede ser útil. Tenga en cuenta que el MANUAL no se hace responsable del contenido de este recurso.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

REDES SOCIALES

ARRIBA