Manual Msd

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Riesgos de la radiación en pruebas de diagnóstico por la imagen

Por

Mehmet Kocak

, MD, Rush University Medical Center

Última revisión completa jun. 2019
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Recursos de temas

Las pruebas de diagnóstico por la imagen que utilizan radiaciones, por lo general los rayos X, constituyen una valiosa herramienta de diagnóstico, pero la exposición a la radiación tiene algunos riesgos (véase también Lesiones causadas por la radiación).

Las diferentes pruebas diagnósticas requieren distintas cantidades de radiación (véase la tabla Comparación de la dosis de radiación), pero la mayoría utilizan dosis bajas que en general se consideran seguras. Por ejemplo, la dosis de radiación de una radiografía de tórax es más de 100 veces menor que la dosis media anual de radiación que proviene del medio ambiente (radiación de fondo). Sin embargo, la exposición a la radiación es acumulativa, con independencia del intervalo entre las pruebas. Esto significa que si la persona se somete a muchas pruebas diagnósticas que utilizan dosis bajas o varias pruebas que utilizan dosis altas, puede estar expuesta a cantidades relativamente importantes de radiación. Cuanto mayor es la dosis acumulada, mayor es el riesgo de cáncer y, en algunos casos, de daño a los tejidos.

¿Sabías que...?

  • La exposición a la radiación es acumulativa, con independencia del intervalo entre las pruebas.

Las pruebas de diagnóstico por la imagen son sólo una de las fuentes de exposición a las radiaciones. La exposición a la radiación medioambiental (procedente de las radiaciones cósmicas y los isótopos naturales [véase Lesiones causadas por la radiación]) puede ser relativamente elevada, sobre todo a grandes altitudes. Al viajar en avión, la exposición a la radiación ambiental aumenta.

Al solicitar pruebas diagnósticas, el médico tiene en cuenta la exposición total de una persona a la radiación (a lo largo de su vida), es decir, la dosis total de radiación recibida. Sin embargo, el beneficio de una prueba diagnóstica a menudo supera sus riesgos potenciales.

Tabla
icon

Comparación de la dosis de radiación recibida en diferentes pruebas*

Tipo de prueba

Número de radiografías de tórax necesario para recibir la misma dosis

Exposición ambiental aproximada equivalente a la dosis †

Vista única de una radiografía de tórax (desde la zona posterior hacia la anterior)

1

2,4 días

20

48 dias

Serie de radiografías de la columna lumbar

75

180 días

TC craneal

100

243 días

TC del abdomen

300–400

2–2,7 años

Angiografía de las arterias coronarias durante el cateterismo cardíaco

350–750

2,3-4,9 años

* Estas dosis representan cuánta radiación se recibe y el grado de susceptibilidad al daño por radiación de la parte del cuerpo expuesta.

† Las personas están expuestas constantemente a niveles bajos de radiación de origen natural pero la cantidad de radiación varía en función de las diversas ubicaciones.

TC = tomografía computarizada.

En Estados Unidos, la tomografía computarizada (TC) representa alrededor del 15% de las pruebas de diagnóstico por la imagen, pero hasta el 70% de la exposición a la radiación procedente de las pruebas de diagnóstico por la imagen proviene de la tomografía computarizada (TC). La dosis de radiación de la tomografía computarizada (TC) puede ser cientos de veces la dosis de la mayoría de las radiografías simples. Sin embargo, con las nuevas técnicas, las dosis para la mayoría de las tomografías computarizadas pueden ser mucho menores de lo que eran con las técnicas más antiguas.

Sin embargo, aun cuando se realice una TC utilizando métodos antiguos, el riesgo para los adultos es bajo, y es poco probable que la salud quede afectada.

Sin embargo, el riesgo debido a la exposición a la radiación es mayor en ciertas situaciones:

  • Durante la infancia

  • Durante la primera infancia

  • Durante el embarazo (sobre todo al principio)

  • Para ciertos tejidos, como tejidos linfoides (parte del sistema inmune), la médula ósea, la sangre, los testículos, los ovarios y el intestino

Para minimizar los riesgos, los médicos tienen en cuenta los aspectos siguientes:

  • Utilizar pruebas que no requieren radiación, como una ecografía o una resonancia magnética nuclear (RMN), siempre que sea posible

  • Recomendar pruebas diagnósticas que utilizan radiación con dosis particularmente altas (como las tomografías computarizadas [TC], y en especial en niños pequeños) solo cuando estas pruebas son estrictamente necesarias

  • Tomar precauciones para limitar la exposición a la radiación durante las pruebas (por ejemplo, protegiendo las partes vulnerables del organismo, como la glándula tiroidea o el abdomen de una mujer embarazada), siempre que sea posible

Los nuevos equipos y las técnicas modernas han reducido significativamente las dosis de radiación utilizadas en las pruebas de diagnóstico por la imagen.

Riesgo de las radiaciones durante la lactancia (bebés) y la primera infancia

Los riesgos de la radiación son mayores en los lactantes y en los niños pequeños porque su mayor esperanza de vida incrementa la probabilidad de que se acabe desarrollando un cáncer asociado a la radiación. Las células de los niños se dividen más rápidamente, y las células de división rápida son más propensas a las lesiones por radiación.

El riesgo de cáncer resultante de la radiación es difícil de determinar. Algunos expertos calculan que alrededor de 18 de cada 10 000 niños de 1 año de edad a quienes se les ha realizado una tomografía computarizada de abdomen acaban desarrollando un cáncer causado por la radiación. Esta prueba diagnóstica emplea una de las más altas dosis de radiación. Además, en un estudio se sugirió que por cada 10 000 TC craneales realizadas en niños menores de 10 años de edad, la exposición a la radiación podría causar un caso de leucemia y un caso de tumor cerebral durante la década siguiente a la realización de la TC.

Cuando los niños requieren pruebas diagnósticas, los padres deben hablar con el médico acerca de los riesgos y sobre el posible uso de pruebas alternativas que no requieran radiación. Si las pruebas que utilizan radiación son necesarias, los padres pueden ayudar a minimizar los riesgos al preguntar acerca de lo siguiente:

  • Si se usará la dosis más baja posible para establecer el diagnóstico (por ejemplo, algunas veces pueden realizarse imágenes de baja resolución, que utilizan menos radiación)

  • Si la exposición se limitará a la menor superficie posible del cuerpo

  • Si se limitará el número de exploraciones

Riesgo de las radiaciones durante el embarazo

Las mujeres embarazadas deben ser conscientes de que la radiación causada por las pruebas de diagnóstico por la imagen comporta riesgos para el feto. Si deben someterse a una prueba de diagnóstico por la imagen, deben informar a su médico de si están o pueden estar embarazadas. Los médicos también tienen en cuenta si la mujer puede estar embarazada y no lo sabe. Sin embargo, si es necesario, pueden realizarse radiografías en mujeres embarazadas. Durante las pruebas diagnósticas, la persona que realiza la prueba protege al feto de la exposición a la radiación cubriendo el abdomen de la mujer con un delantal de plomo.

El riesgo para el feto depende de

  • El momento del embarazo en el que se realice la prueba.

  • Qué parte del cuerpo de la madre sea irradiada

Durante el embarazo, el riesgo es mayor cuando los órganos se están formando, durante las semanas 5 a 10 del embarazo. En este periodo, la radiación puede causar defectos de nacimiento. Durante las primeras semanas de embarazo, el problema más frecuente es que se produzca un aborto espontáneo. Después de la semana 10, los abortos espontáneos y los defectos de nacimiento graves son menos probables.

Las radiografías de las partes del cuerpo de la madre que están lejos del feto, tales como las muñecas y los tobillos, lo exponen a menor radiación que la irradiación de partes más cercanas, como la zona lumbar. Además, las radiografías de partes del cuerpo más pequeñas, como los dedos de las manos y los pies, requieren menos energía de rayos X que las de partes del cuerpo más grandes, como la espalda y la pelvis. A causa de estos factores, las radiografías simples que no involucren el abdomen tienen poco riesgo, con independencia de cuándo se hacen, en especial si se coloca una pantalla protectora de plomo sobre el útero. Por lo tanto, si es necesaria una radiografía (por ejemplo, para valorar un hueso roto), el beneficio, en general, supera al riesgo.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Cómo proteger su salud cuando usted viaja al extranjero
Video
Cómo proteger su salud cuando usted viaja al extranjero
Presión en el oído
Video
Presión en el oído
El oído se puede dividir en tres secciones: el oído externo, el oído medio y el oído interno...

REDES SOCIALES

ARRIBA