Manual Msd

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Policitemia en el recién nacido

Por

Andrew W. Walter

, MS, MD, Sidney Kimmel Medical College at Thomas Jefferson University

Última revisión completa jun. 2019
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales

La policitemia es una concentración anormalmente alta de glóbulos rojos.

  • Este trastorno puede tener su origen en un parto tardío, diabetes materna, transfusiones entre gemelos (en las que la sangre circula de un feto a otro) o un nivel bajo de oxígeno en la sangre fetal.

  • Una alta concentración de glóbulos rojos provocará que la sangre sea más densa (hiperviscosidad) y puede enlentecer el flujo de sangre a través de los vasos sanguíneos pequeños.

  • La mayoría de los recién nacidos afectados no tienen síntomas, pero ocasionalmente presentan un tono rubicundo o moreno, están apáticos (aletargados), se alimentan mal y, muy rara vez, tienen convulsiones.

  • El diagnóstico se basa en un análisis que mide la cantidad de glóbulos rojos (eritrocitos) en la sangre.

  • Normalmente no se necesita ningún tratamiento, excepto la administración de líquidos.

  • Cuando el recién nacido presenta síntomas, se realiza una exanguinotransfusión parcial para reducir la concentración de glóbulos rojos.

Una concentración marcadamente aumentada de glóbulos rojos puede hacer que la sangre sea demasiado espesa. Una sangre demasiado espesa circula más lentamente por los vasos sanguíneos de pequeño calibre y afecta al suministro de oxígeno a los tejidos. Un recién nacido postérmino o cuya madre sufre diabetes o hipertensión arterial grave, fuma o vive en lugares de mucha altitud tiene mayores probabilidades de padecer policitemia.

También se produce policitemia si el recién nacido recibe demasiada sangre de la placenta (el órgano que conecta al feto con el útero y le proporciona alimentación) al nacer, como ocurre a veces si se le mantiene por debajo del nivel de la placenta durante demasiado tiempo antes de pinzar el cordón umbilical.

Otras causas de policitemia son: un nivel bajo de oxígeno en la sangre (hipoxia), asfixia perinatal, restricción del crecimiento de la matriz, defectos de nacimiento (como algunos problemas cardíacos o problemas renales), síndrome de Down, síndrome de Beckwith-Wiedemann o una transfusión importante de sangre de un hermano gemelo a otro (transfusión entre gemelos).

Síntomas

El recién nacido con policitemia tiene un color rojizo o pardo, está aletargado, se alimenta mal y tiene convulsiones.

Diagnóstico

  • Análisis de sangre

Para diagnosticar policitemia, se realiza al recién nacido un análisis de sangre. Si los resultados del análisis de sangre indican que el recién nacido tiene demasiados glóbulos rojos, puede recibir tratamiento para la policitemia.

Tratamiento

  • Líquidos por vía intravenosa

  • A veces, una transfusión parcial de intercambio

Si el recién nacido no presenta síntomas, se administran líquidos para hidratación por vía intravenosa, porque la deshidratación (pérdida de líquido) puede espesar todavía más la sangre.

Si el recién nacido presenta síntomas, se elimina parte de su sangre y se reemplaza por una cantidad equivalente de solución salina. Este procedimiento, llamado transfusión parcial de intercambio, diluye los glóbulos rojos restantes y corrige la policitemia.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Introducción al riñón de herradura
Video
Introducción al riñón de herradura
Modelos 3D
Ver todo
Resfriado común
Modelo 3D
Resfriado común

REDES SOCIALES

ARRIBA