Manual Msd

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Traumatismos vesicales

Por

Noel A. Armenakas

, MD, Weill Cornell Medical School

Última modificación del contenido ago. 2019
Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.

Las lesiones vesicales externas pueden ser causadas por un traumatismo cerrado o penetrante del hipogastrio, la pelvis o el periné. El traumatismo vesical contuso es el mecanismo más común, en general por una desaceleración repentina, tal como un accidente de alta velocidad en un vehículo de motor, una caída o de un golpe externo sobre la parte inferior del abdomen. La lesión acompañante más frecuente es una fractura de pelvis, que aparece en > 95% de las roturas vesicales causadas por traumatismos cerrados o contusos. Otras lesiones concomitantes son las fracturas de huesos largos, las lesiones del sistema nervioso central y las torácicas. Las lesiones penetrantes, la mayoría por armas de fuego, representan < 10% de las lesiones de vejiga.

La vejiga es el órgano más frecuentemente lesionado durante la cirugía pelviana. Tales lesiones pueden producirse durante la cirugía transuretral, procedimientos ginecológicos (con mayor frecuencia histeroctomía abdominal, cesárea, resección de masa pélvica) o resección del colon. Los factores predisponentes incluyen cicatrices por cirugía previa o radioterapia, inflamación y carga tumoral extensa.

Las lesiones vesicales se clasifican como contusiones o roturas según la extensión visualizada en la radiografía. Las roturas pueden ser extraperitoneales, intraperitoneales o ambas; la mayoría son extraperitoneales.

Las complicaciones de las lesiones de la vejiga incluyen uroascites (orina libre en la cavidad peritoneal) debido a la rotura intraperitoneal, infección (incluyendo sepsis), hematuria persistente, incontinencia, inestabilidad de la vejiga y fístula. La tasa de mortalidad con la rotura vesical secundaria a traumatismo externo se aproxima al 20%; esto se debe a lesiones concomitantes de órganos más que por la lesión vesical en sí misma.

Signos y síntomas

Los síntomas pueden incluir dolor suprapúbico e incapacidad para orinar; los signos pueden incluir hematuria, dolor suprapúbico, distensión, shock hipovolémico (debido a hemorragia), y, en el caso de rotura intraperitoneal, signos peritoneales. Casi siempre se producen roturas vesicales no penetrantes en caso de fractura de pelvis y hematuria macroscópica.

Las lesiones de la vejiga se producen durante la cirugía y por lo general se identifican durante la operación. Los resultados pueden incluir extravasación urinaria, un aumento repentino en el sangrado, la apariencia de la sonda vesical en la herida, y, durante la laparoscopia, la distensión de la bolsa de drenaje urinario con gas.

Diagnóstico

  • Cistografía retrógrada, con radiografías simples o TC

Los síntomas y los signos son a menudo sutiles o inespecíficos; por lo tanto, el diagnóstico requiere un alto nivel de sospecha. El diagnóstico se sospecha por la anamnesis, el examen físico, los hallazgos radiológicos y por la presencia de hematuria (sobre todo macroscópica). La confirmación se obtiene mediante cistografía retrógrada utilizando 350 mL de contraste diluído para llenar la vejiga en forma directa. Las radiografías simples o la TC pueden usarse, pero la TC, proporciona la ventaja adicional de evaluar de manera concomitante lesiones intraabdominales y fracturas pélvicas. Solo se deben obtener placas durante el drenaje cuando se utilizan radiografías simples. Si se sospecha una rotura uretral en un hombre, se debe llevar a cabo una uretrografía antes de insertar un catéter uretral.

Un examen rectal debe realizarse en todos los pacientes con un mecanismo penetrante o cerrado de la lesión para evaluar la sangre que es altamente sugerente de una lesión intestinal concomitante. Asimismo, las pacientes de género femenino deben someterse a un examen pélvico minucioso en busca de compromiso vaginal.

Tratamiento

  • Catéter de drenaje

  • En ocasiones reparación quirúrgica

Las contusiones vesicales solo requieren drenaje con catéter hasta que se resuelva la hematuria macroscópica. La mayoría de las roturas extraperitoneales solo requiere drenaje con catéter si la orina drena libremente y el cuello de la vejiga está indemne. Cuando existe compromiso del cuello de la vejiga, se requiere exploración y reparación quirúrgica para limitar la probabilidad de incontinencia. Del mismo modo, el tratamiento quirúrgico está indicado en casos de hematuria macroscópica persistente, retención de coágulos o ambos. Todos los traumatismos penetrantes y las roturas intraperitoneales debidas a un traumatismo cerrado requieren la exploración quirúrgicas. La mayoría de las lesiones de la vejiga que ocurren durante la cirugía se identifican y se reparan durante la operación.

Conceptos clave

  • La mayoría de las lesiones de la vejiga producidas por traumatismos externos son causadas por mecanismos no penetrantes y se acompañan de fracturas pélvicas y macrohematuria.

  • Considere el diagnóstico cuando hay un mecanismo compatible de lesiones y dolor suprapúbico y sensibilidad, la incapacidad de orinar, hematuria, distensión de la vejiga y/o signos de choque o peritoneales inexplicables.

  • Confirmar el diagnóstico mediante cistografía retrógrada.

  • Las contusiones y la mayoría de las roturas extraperitoneales se pueden manejar con drenaje aislado con catéter. Las roturas intraperitoneales deben explorarse quirúrgicamente.

  • La mayoría de las lesiones de la vejiga durante la cirugía se identifican y reparan en el intraoperatorio.

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Cómo aplicar un inmovilizador de rodilla
Video
Cómo aplicar un inmovilizador de rodilla
Modelos 3D
Ver todo
Esguince de tobillo (segundo grado)
Modelo 3D
Esguince de tobillo (segundo grado)

REDES SOCIALES

ARRIBA