Manual Msd

Please confirm that you are a health care professional

honeypot link

Aceite de pescado

Por

Laura Shane-McWhorter

, PharmD, University of Utah College of Pharmacy

Última modificación del contenido jul. 2020
Información: para pacientes

El aceite de pescado puede consumirse a través de la ingestión de pescado, extraerse directamente o concentrarse e indicarse en forma de cápsulas. Los principios activos son los ácidos grasos omega-3 (ácido eicosapentaenóico [EPA] y ácido docosahexaenoico [DHA]). Recientemente, se desarrollaron cepas de levadura mediante ingeniería genética que naturalmente pueden producir cantidades sustanciales de estos aceites y se están convirtiendo en otra fuente (1). Las dietas occidentales suelen tener bajo contenido de ácidos grasos omega-3. (Otras fuentes dietéticas de ácidos grasos omega-3 diferentes del pescado son las nueces y el aceite de linaza).

Acciones

El aceite de pescado se utiliza para la prevención y el tratamiento de la enfermedad cardiovascular aterosclerótica, en forma específica mediante el descenso del nivel de triglicéridos. Es probable que los mecanismos sean múltiples, pero se desconocen. Se sospechan beneficios para la prevención primaria de la enfermedad cardiovascular aterosclerótica, la reducción de los niveles de colesterol, el tratamiento de la artritis reumatoide, la reducción de la presión arterial, y la prevención de la nefrotoxicidad por ciclosporina, pero aún no se han confirmado.

Evidencia

Anteriormente, la evidencia indicaba que ácido eicosapentaenoico/ácido docosahexaenoico (en varias combinaciones) 800 a 1.500 mg/día reduce el riesgo de infarto de miocardio y muerte por arritmias en pacientes que tienen coronariopatía preexistente y están tomando fármacos convencionales (2). El ácido eicosapentaenoico/ácido docosahexaenoico (EPA/DHA) también reduce los triglicéridos.

Una revisión actualizada de 2016 verificó pruebas sólidas que avalan un efecto reductor de los triglicéridos dependiente de la dosis. Sin embargo, se obtuvo evidencia de calidad moderada que reveló un menor riesgo de muerte por causa cardiovascular y de eventos cardiovasculares adversos importantes, y evidencia de baja calidad que indicó que las dosis más altas se asociaron con un menor riesgo de enfermedad coronaria e insuficiencia cardíaca. No se observó un efecto hipotensor (3).

La revisión Cochrane de 2020 de 86 ensayos controlados aleatorizados (162.796 sujetos) de 12 a 88 meses de duración confirmó que los ácidos grasos omega-3 disminuyen los triglicéridos y, según la evidencia con alto grado de certeza, tienen escaso efecto sobre el desarrollo de eventos cardiovasculares y muerte. La evidencia de certeza moderada en la revisión encontró una leve disminución de la mortalidad cardiovascular, pero no hubo diferencia en el número de accidentes cerebrovasculares o de arritmias. La revisión observó que 167 participantes necesitaban tratamiento para prevenir un evento coronario, y 334 participantes necesitaban tratamiento para prevenir una muerte por enfermedad coronaria (4). Sin embargo, el ensayo REDUCE-IT, que reclutó a pacientes con enfermedad cardiovascular establecida o con diabetes y otros factores de riesgo más niveles elevados de triglicéridos a pesar del tratamiento con estatinas, informó una reducción significativa en los eventos cardíacos adversos mayores usando el agente farmacológico prescrito, icosapent etil (5). El asesoramiento científico de la American Heart Association en 2019 ha comentado las limitaciones del uso de suplementos de aceite de pescado de venta libre y recomienda que solo se usen productos recetados aprobados por la FDA para la hipertrigliceridemia (6).

Efectos adversos

Puede haber eructos con olor a pescado, náuseas y diarrea. El riesgo de hemorragia aumenta con la relación ácido eicosapentaenoico/ácido docosahexaenoico > 3 g/día. Las preocupaciones sobre la contaminación por mercurio no se han fundamentado en pruebas de laboratorio. Aun así, las embarazadas o las que amamantan no deben tomar suplementos de ácidos grasos omega-3 extraídos de pescados y deben limitar el consumo de ciertos tipos y cantidades de pescados debido al riesgo potencial de contaminación por mercurio.

Interacciones medicamentosas

El aceite de pescado combinado con antihipertensivos puede disminuir la tensión arterial. La ingestión de aceite de pescado puede aumentar el efecto anticoagulante de la warfarina, aunque algunos estudios no han demostrado eventos adversos de sangrado (7). Sin embargo, los pacientes deben ser advertidos acerca de la posibilidad de que aumente la hemorragia.

Referencias del aceite de pescado

  • Xue Z, Sharpe PL, Hong SP, et al: Production of omega-3 eicosapentaenoic acid by metabolic engineering of Yarrowia lipolytica. Nat Biotechnol 31(8):734-740, 2013. doi: 10.1038/nbt.2622.

  • Agency for Healthcare Research and Quality: Effects of Omega-3 Fatty Acids on Lipids and Glycemic Control in Type II Diabetes and the Metabolic Syndrome and on Inflammatory Bowel Disease, Rheumatoid Arthritis, Renal Disease, Systemic Lupus Erythematosus, and Osteoporosis. AHRQ Publication No. 04-E012-1; 2004.

  • Agency for Healthcare Research and Quality: Omega-3 fatty acids and cardiovascular disease: an updated systematic review. AHRQ Publication No. 16-E002-F; 2016.

  • Abdelhamid AS, Brown TJ, Brainard JS, et al: Omega-3 fatty acids for the primary and secondary prevention of cardiovascular disease (review). Cochrane Database Syst Rev 3:CD003177, 2020. doi: 10.1002/14651858.CD003177.pub5.

  • Bhatt DL, Steg PG, Miller M, et al: Cardiovascular risk reduction with icosapent ethyl for hypertriglyceridemia. N Engl J Med 380(1):11-22, 2019. doi: 10.1056/NEJMoa1812792. 

  • Skulas-Ray A, Wilson PWF, Harris WS, et al: Omega-3 fatty acids for the management of hypertriglyceridemia: a science advisory from the American Heart Association. Circulation 140(12):e673-e691, 2019. doi: 10.1161/CIR.0000000000000709.

  • Pryce R, Bernaitis N, Davey AK, et al: The use of fish oil with warfarin does not significantly affect either the International Normalized Ratio or incidence of adverse events in patients with atrial fibrillation and deep vein thrombosis: a retrospective study. Nutrients 8(9):578, 2016. doi:10.3390/nu8090578.

Más información

El siguiente es un recurso en inglés que puede ser útil. Tenga en cuenta que el MANUAL no es responsable por el contenido de este recurso.

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

¡Descargue la aplicación  de los Manuales MSD! ANDROID iOS
¡Descargue la aplicación  de los Manuales MSD! ANDROID iOS
¡Descargue la aplicación  de los Manuales MSD! ANDROID iOS
ARRIBA