Manual Msd

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Shigelosis

(Disentería bacilar; Shigella)

Por

Larry M. Bush

, MD, FACP, Charles E. Schmidt College of Medicine, Florida Atlantic University

Última revisión completa feb. 2020
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales

La shigelosis es una infección por la bacteria gramnegativa Shigella. Sus síntomas incluyen diarrea acuosa o disentería (expulsión frecuente y dolorosa de pequeñas cantidades de materia fecal que contiene sangre, pus y moco).

  • La bacteria Shigella se excreta en las heces y puede propagarse fácilmente si la higiene y el saneamiento son inadecuados.

  • Las personas afectadas pueden sufrir diarrea acuosa, que a veces se complica con deshidratación grave.

  • El diagnóstico se confirma identificando las bacterias en una muestra de materia fecal.

  • Para evitar la propagación de la infección, las personas que padecen shigelosis y quienes cuiden de ellas deben mantener una higiene meticulosa.

  • Deben administrarse líquidos por vía oral o, si la infección es grave, por vía intravenosa.

  • Los antibióticos se utilizan en aquellas personas que tienen una infección grave o bien un sistema inmunitario debilitado.

(Véase también Introducción a las bacterias.)

Las bacterias Shigella son una causa común de disentería en los Estados unidos y en todo el mundo.

Debido a que el ácido estomacal no consigue destruir fácilmente estas bacterias, la ingestión de incluso un pequeño número de ellas causa la infección. Las bacterias causan inflamación en el intestino grueso y se excretan posteriormente con las heces.

  • La infección se contagia fácilmente de persona a persona cuando las manos están sucias.

La infección también se propaga por los siguientes medios:

  • Sexo oral-anal

  • Alimentos contaminados por manipuladores de alimentos que estén infectados y no se laven las manos con jabón después de usar el inodoro

  • Agua contaminada con excrementos

  • Uso de piscinas con una cloración insuficiente del agua

La infección se propaga fácilmente entre las personas que viven juntas. También se producen brotes en lugares de convivencia hacinada y cuyo saneamiento sea insuficiente, tales como

  • Guarderías o jardines infantiles

  • Centros de atención prolongada

  • Campos de refugiados

  • Instituciones para personas con discapacidad intelectual

  • Cruceros

  • Campamentos militares

  • Países en desarrollo

Los niños son más propensos a infectarse y a padecer síntomas graves, como convulsiones.

Existen cuatro especies de Shigella, y todas ellas causan diarrea; sin embargo, una de ellas, Shigella dysenteriae, es la causa más probable de diarrea grave, disentería y complicaciones.

Síntomas

Las infecciones leves causan un estado febril (entre 38 y 38,9 °C) y diarrea acuosa entre 1 y 4 días después de la ingestión de la bacteria. Algunos adultos no tienen fiebre. Las infecciones leves en los adultos suelen desaparecer en un plazo de 4 a 8 días.

En los adultos, los primeros síntomas pueden ser cólicos abdominales dolorosos y una necesidad frecuente de defecar. El hecho de defecar puede aliviar temporalmente el dolor. Estos síntomas pueden ser más graves y ocurrir con más frecuencia a medida que progresa la infección.

Las infecciones graves causan fiebre baja o moderada y diarrea acuosa que progresa a disentería, caracterizada por deposiciones frecuentes que contienen sangre, pus y moco. Las infecciones graves suelen resolverse en 3 a 6 semanas.

En niños pequeños, los síntomas comienzan de forma repentina. Los síntomas consisten en fiebre, irritabilidad o somnolencia, pérdida de apetito, náuseas o vómitos, diarrea y dolor abdominal. Los niños pueden sentir con frecuencia una necesidad imperiosa de defecar. Durante los 3 días posteriores aparece sangre, pus y moco en las heces. A menos que aparezcan complicaciones, los síntomas suelen desaparecer en la segunda semana.

Complicaciones de la shigelosis

Los niños, especialmente los más pequeños, tienen más probabilidades de padecer complicaciones graves:

  • Fiebre alta (hasta 41 °C), a veces acompañada de delirios, convulsiones o coma

  • Deshidratación grave con pérdida de peso

  • 20 deposiciones diarias o más

  • Con diarrea grave, protrusión de una parte del recto fuera del cuerpo (prolapso rectal)

  • En raras ocasiones, marcada inflamación del intestino y perforación del intestino grueso

  • Síndrome urémico hemolítico si la infección se debe a Shigella dysenteriae tipo 1 (que es muy poco frecuente en Estados Unidos)

La deshidratación grave puede conducir a un choque (shock) y a la muerte, sobre todo en niños menores de 2 años, en adultos con enfermedades crónicas, desnutridos o debilitados, y en personas de edad avanzada.

En el síndrome urémico hemolítico, los glóbulos rojos (eritrocitos) son destruidos, produciendo anemia acompañada de fatiga, debilidad y mareos. La sangre coagula de forma anómala, lo que causa que los riñones dejen de funcionar. También se pueden producir convulsiones o accidentes cerebrovasculares.

Algunos adultos desarrollan artritis reactiva (inflamación de las articulaciones). Semanas o meses después de la diarrea se puede producir una inflamación de los ojos (uveítis) y de la uretra (que causa dolor al orinar).

Diagnóstico

  • Cultivo de una muestra de heces

El médico sospecha shigelosis si aparecen síntomas característicos como dolor, fiebre y diarrea acuosa o sanguinolenta en personas probablemente expuestas a la bacteria.

Para confirmar el diagnóstico de shigelosis, el médico puede tomar una muestra de materia fecal y enviarla al laboratorio para cultivar las bacterias e identificarlas.

También se analizan las bacterias para ver qué antibióticos son eficaces frente a ellas (un proceso denominado prueba de sensibilidad).

Prevención

La prevención incluye los siguientes elementos:

  • Las personas infectadas no deben preparar o manipular alimentos para otros.

  • Después de usar el inodoro, las personas infectadas deben lavarse las manos, y debe limpiarse y desinfectarse el inodoro antes de un nuevo uso.

  • Los cuidadores de las personas con shigelosis deben lavarse las manos con agua y jabón, especialmente antes de tocar a otras personas o de manipular alimentos.

  • Los niños infectados que presenten síntomas no deben tener contacto con niños no infectados.

  • Los pañales de los niños infectados se deben tirar en bolsas de basura cerradas y la superficie utilizada para cambiar los pañales se debe limpiar con un desinfectante después de cada uso.

  • Las heces que hayan ensuciado prendas de vestir y ropa de cama de las personas infectadas deben ser eliminadas con agua corriente, y la ropa de vestir y de cama sucia debe ser lavada en la lavadora usando el ciclo de agua caliente. Una vez lavada la ropa, las superficies del lavabo, retrete y lavadora se deben limpiar con un desinfectante, como lejía diluida.

Actualmente, no existe una vacuna, aunque se está estudiando una.

Tratamiento

  • Líquidos que contienen sales

  • Para infecciones graves, antibióticos

El agua y las sales perdidas debido a la diarrea se reemplazan con líquidos administrados por vía oral o, si la infección es grave, por vía intravenosa.

Las infecciones leves suelen desaparecer en un plazo de 4 a 8 días. En los adultos sanos con infecciones leves no suelen requerirse antibióticos.

Sin embargo, los médicos suelen administrar antibióticos a ciertas personas, incluidas aquellas que

  • Son muy jóvenes o muy ancianos

  • Tienen un sistema inmunitario debilitado

  • Tienen una infección de moderada a grave

Las infecciones graves también pueden requerir hospitalización para controlar la administración de suero intravenoso y tratar complicaciones como el síndrome urémico hemolítico. También se administran antibióticos como, azitromicina, ciprofloxacino (para adultos) o ceftriaxona.

Algunos medicamentos para detener la diarrea (como el difenoxilato o la loperamida) prolongan la infección, por lo que no deben ser utilizados.

Más información

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Introducción al virus de la inmunodeficiencia humana...
Video
Introducción al virus de la inmunodeficiencia humana...
Modelos 3D
Ver todo
Tuberculosis: macrófagos alveolares infectados
Modelo 3D
Tuberculosis: macrófagos alveolares infectados

REDES SOCIALES

ARRIBA