Manual Msd

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Alopecia areata

Por

Wendy S. Levinbook

, MD, Hartford Dermatology Associates

Última modificación del contenido sept. 2019
Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Recursos de temas

La alopecia areata es en forma típica una pérdida súbita de pelo en parches no cicatrizal en personas que no tienen alteraciones cutáneas o enfermedades sistémicas evidentes.

(Véase también Alopecia).

El cuero cabelludo y la barba son las zonas que se afectan con mayor frecuencia, aunque puede estar comprometida cualquier región pilosa. La pérdida de cabello puede afectar la mayor parte o todo el cuerpo (alopecia universal). Se cree que la alopecia areata es un trastorno autoinmunitario que afecta a personas con predisposición genética expuestas a algunos desencadenantes ambientales. En ocasiones, coexiste con vitiligo o tiroiditis autoinmune.

Diagnóstico

  • Examen

El diagnóstico de la alopecia areata se realiza por inspección. La alopecia areata se manifiesta típicamente con parches redondos y aislados de pérdida de cabello con la presencia característica de pelos cortos quebrados en la zona marginal, similares a signos de exclamación. Las uñas pueden presentar depresiones puntiformes, crestas longitudinales o traquioniquia, una rugosidad en la superficie de la uña que también se observa en el liquen plano. También puede verse la lúnula roja.

El diagnóstico diferencial incluye tiña del cuero cabelludo, tricotilomanía, alopecia por tracción, lupus y sífilis secundaria. Si los resultados son ambiguos, se pueden realizar pruebas adicionales con preparación de hidróxido de potasio, cultivo para hongos, tamizaje para sífilis, o biopsia. En los pacientes con hallazgos clínicos que sugieren enfermedades autoinmunes asociadas (en especial enfermedad de la tiroides) se realizarán las pruebas para esas enfermedades.

Tratamiento

  • Corticosteroides

  • En ocasiones, antralina tópica, minoxidil o ambos

  • A veces, inmunoterapia tópica

  • A veces, metotrexato

  • Rara vez, fotoquimioterapia o psoraleno con radiación ultravioleta A (PUVA)

  • Uso de postizos y técnicas de camuflaje

Si se desea efectuar una terapia, la inyección intralesional de corticosterides es el tratamiento de elección en adultos. Pueden utilizarse inyecciones intradérmicas de acetónido de triamcinolona (en dosis de 0,1 a 3 mL de una concentración de 2,5 a 5 mg/mL cada 4 a 8 semanas) si las lesiones son pequeñas. Se pueden utilizar corticoides tópicos potentes (p. ej., propionato de clobetasol al 0,05% en crema, gel o pomada 2 veces por día durante 4 semanas); no obstante, no suelen penetrar profundamente en el bulbo piloso, donde se localiza el proceso inflamatorio. Los corticoides por vía oral son eficaces, aunque la pérdida del cabello suele recurrir luego de suspender el tratamiento y los efectos adversos limitan su uso.

Puede utilizarse antralina tópica en crema (0,5 a 1% durante 10 a 20 minutos por día y lavar luego; según el tiempo de tolerancia, hasta 1 hora por día) para estimular una reacción irritativa leve. Se puede utilizar una solución de minoxidil al 5% como adyuvante del tratamiento con corticosteroides o antralina.

La inducción de dermatitis de contacto alérgica con difenilciclopropenona o dibutiléster de ácido escuárico (inmunoterapia tópica) causa el crecimiento del cabello por mecanismos aún no aclarados, pero este tratamiento se reserva para los pacientes con compromiso difuso que no han respondido a otros tratamientos.

El metotrexato oral se ha utilizado con éxito para el tratamiento de la alopecia total y la alopecia universal tanto en poblaciones adultas como pediátricas. Las dosis oscilan entre 15 y 25 mg semanales. El metotrexato también se puede usar en combinación con corticosteroides orales. Su uso suele estar reservado para la alopecia areata refractaria en pacientes que no se curan con la terapia estándar (1).

El PUVA sistémico y tópico se ha utilizado con éxito limitado en pacientes en los que fracasa la terapia convencional. Sin embargo, esta es una opción de tratamiento menos favorecida debido a las altas tasas de recaída, la falta de ensayos controlados aleatorizados y el mayor riesgo de cáncer con PUVA.

La alopecia areata puede involucionar de manera espontánea, volverse crónica o diseminarse extensamente. Los factores de riesgo para la cronicidad incluyen el compromiso extenso, la aparición antes de la adolescencia, la atopia y el compromiso del cuero cabelludo periférico temporal y occipital (ofiasis).

Los inhibidores de la Janus cinasa (JAK) son una nueva clase de medicamentos inmunomoduladores (tofacitinib, ruxolitinib, baricitinib), que en estudios pequeños han demostrado ser beneficiosos y prometedores para el tratamiento de la alopecia areata (2, 3).

Los postizos y las técnicas de camuflaje se pueden usar para enmascarar los efectos de la pérdida del cabello.

Referencias del tratamiento

  • Strazzulla LC, Wang EHC, Avila L, et al: Alopecia areata: An appraisal of new treatment approaches and overview of current therapies. J Am Acad Dermatol 78(1):15-24, 2018. doi: 10.1016/j.jaad.2017.04.1142.

  • Damsky W, King BA: JAK inhibitors in dermatology: The promise of a new drug class. J Am Acad Dermatol 76(4):736-744, 2017. doi: 10.1016/j.jaad.2016.12.005.

  • Bavart CB, DeNiro KL, Brichta L, et al: Topical Janus kinase inhibitors for the treatment of pediatric alopecia areata. J Am Acad Dermatol 77(1):167-170, 2017. doi: 10.1016/j.jaad.2017.03.024.

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

REDES SOCIALES

ARRIBA