Manual Msd

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Babesiosis

Por

Richard D. Pearson

, MD, University of Virginia School of Medicine

Última modificación del contenido may. 2019
Información: para pacientes
Recursos de temas

La babesiosis es la infección por protozoos de Babesia. Las infecciones pueden ser asintomáticas o causar una enfermedad semejante al paludismo, con fiebre y anemia hemolítica. La enfermedad es más grave en pacientes asplénicos, ancianos e individuos con síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida). El diagnóstico se basa en la identificación de Babesia en un frotis de sangre periférica, una prueba serológica o con PCR (polymerase chain reaction). Si se requiere tratamiento, debe realizarse con azitromicina y atovacuona o con quinina y clindamicina.

Las áreas endémicas en los Estados Unidos son las islas y el territorio continental que bordean el estrecho de Nantucket en Massachusetts, Rhode Island, la zona oriental de Long Island y Shelter Island en Nueva York, la zona costera de Connecticut y Nueva Jersey, así como también se identificaron focos en Wisconsin y la región norte del Medio Oeste. La Babesia duncani se aisló de pacientes en Washington y California. Se informó el hallazgo de una cepa aún sin nombre, que se designó como MO-1, en pacientes en Missouri. Otro especie de Babesia transmitida por diferentes garrapatas infecta a humanos en áreas de Europa. En Europa, B. divergens es la principal causa de babesiosis en forma típica en pacientes que han tenido una esplenectomía.

Etiología

En los Estados Unidos, Babesia microti es la causa más común de babesiosis en seres humanos. Los roedores son el reservorio natural principal y las garraparas del ciervo de la familia Ixodidae son los vectores habituales. Las larvas de las garrapatas se infectan mientras se alimentan de un roedor infectado, para luego transformarse en ninfas capaces de transmitir el parásito a otro animal o a un ser humano. Las garrapatas adultas suelen alimentarse de los ciervos, pero también pueden transmitir el parásito a los seres humanos. La Babesia ingresa en los eritrocitos, madura y luego se divide en forma asexual. Por último, los eritrocitos infectados se rompen y liberan microorganismos que invaden a otros eritrocitos, lo que implica que la Babesia también puede transmitirse por transfusiones de sangre, posiblemente por trasplante de órganos, y en forma congénita. En marzo de 2018 se comenzó a realizar la prueba de cribado para Babesia microti en donantes de sangre y de órganos en los Estados Unidos.

En ocasiones, las garrapatas del género Ixodes infectadas por Babesia están coinfectadas con Borrelia burgdorferi (que causa enfermedad de Lyme), Anaplasma phagocytophilum (que produce anaplasmosis granulocítica humana, AGH), Borrelia miyamotoi (que causa una enfermedad similar a AGH) o el virus Powassan (un flavivirus que causa encefalitis). Por lo tanto, los pacientes ocasionalmente adquieren más de una infección en una picadura de garrapata.

Garrapatas de los ciervos

Garrapatas de los ciervos

Signos y síntomas

La infección asintomática por Babesia puede persistir varios meses o años y no provocar síntomas durante toda su evolución en personas sanas, en especial < 40 años.

Cuando la babesiosis produce síntomas, estos suelen comenzar tras un período de incubación de 1 a 2 semanas y consistir en malestar general, cansancio, escalofríos, cefalea, mialgias y artralgias de varias semanas de duración. También puede hallarse hepatoesplenomegalia con ictericia, anemia hemolítica leve a moderada, neutropenia leve y trombocitopenia.

En ocasiones la babesiosis es letal, en particular en los ancianos, los pacientes asplénicos y los que tienen sida. En estos casos, la babesiosis puede ser semejante al paludismo por Plasmodium falciparum, con fiebre, anemia hemolítica, hemoglobinuria, ictericia e insuficiencia renal. La esplenectomía puede determinar que un paciente asintomático con parasitemia contagiada antes de la operación desarrolle síntomas.

Diagnóstico

  • Microscopia óptica de los frotis de sangre

  • Pruebas serológicas y basadas en la PCR (polymerase chain reaction)

La mayoría de los pacientes con babesiosis no recuerdan la picadura de la garrapata, pero pueden residir en zonas endémicas o informar antecedentes de viajes a las mismas.

La babesiosis suele diagnosticarse sobre la base del hallazgo de la Babesia en frotis de sangre, pero la diferenciación de las especies de Plasmodium puede ser difícil. Las formas en tétrada (denominadas cruz de Malta), si bien son infrecuentes, son exclusivas de la Babesia y son útiles para confirmar el diagnóstico.

Se dispone de pruebas serológicas y basadas en la PCR (polymerase chain reaction). La detección de anticuerpos con fluorescencia indirecta mediante el uso de antígenos de B. microti puede ser útil en pacientes con parasitemia leve, pero puede ofrecer resultados falsos negativos en pacientes infectados por otras especies de Babesia. Los ensayos basados en PCR pueden ayudar a diferenciar Babesia de Plasmodium falciparum si los resultados del frotis de sangre son ambiguos, se confirma la infección en pacientes con parasitemia baja y se identifican especies de Babesia.

Tratamiento

  • Atovacuona y azitromicina

  • Quinina más clindamicina

Los pacientes asintomáticos en general no requieren tratamiento, pero éste está indicado cuando hay fiebre elevada persistente, parasitemia que aumenta rápidamente y hematocrito descendente.

La combinación de atovacuona y azitromicina por 7 a 10 días tiene menos efectos adversos que la terapia tradicional con quinina más clindamicina. La dosis de atovacuona para adultos es de 750 mg por vía oral cada 12 horas y la de azitromicina es de 500 a 1000 mg por vía oral el primer día, seguido de una dosis diaria de 250 a 1000 mg. En los niños > 5 kg, la dosificación de la atovacuona es de 20 mg/kg por vía oral 2 veces al día con 10 mg/kg de azitromicina por vía oral 1 vez, y luego 5 mg/kg al día durante 7 a 10 días.

También se puede indicar quinina 650 mg por vía oral 3 veces al día con clindamicina 600 mg por vía oral 3 veces al día o 300 a 600 mg por vía intravenosa 4 veces al día durante 7 a 10 días. La dosificación pediátrica de la quinina por vía oral es de 10 mg/kg 3 veces al día y la de clindamicina es de 7 a 14 mg/kg por vía oral 3 veces al día. La quinina más clindamicina se considera el tratamiento estándar para pacientes gravemente enfermos.

En los pacientes hipotensos con parasitemias elevadas puede estar indicada la exanguinotransfusión.

Prevención

Todos los individuos que habitan en áreas endémicas deben cumplir con las precauciones estándares para evitar picaduras de garrapatas y así prevenir la babesiosis. Los pacientes asplénicos y los que tienen sida deben ser más cautelosos.

Prevención de las picaduras de garrapatas

La prevención del acceso de las garrapatas a la piel incluye las siguientes medidas

  • Permanecer en caminos y vías

  • Colocar los pantalones dentro de las botas o las medias

  • Vestir camisas de manga larga

  • Aplicar repelentes con dietiltoluamida (DEET) en las superficies de la piel

La DEET debe usarse con precaución en niños muy pequeños porque se informaron reacciones tóxicas. La aplicación de permetrina sobre la ropa mata las garrapatas en forma efectiva. En las áreas endémicas, resulta fundamental la búsqueda frecuente de garrapatas, en particular en áreas con pelo y en los niños.

Las garrapatas de mayor tamaño deben extraerse con cuidado y no deben aplastarse entre los dedos porque de esta manera se puede transmitir la enfermedad. El cuerpo de la garrapata no debe sostenerse ni comprimirse. La tracción gradual de la cabeza con una pequeña pinza desaloja la garrapata. El punto donde la garrapata estaba adherida debe limpiarse con un hisopo embebido en alcohol. La aplicación de vaselina en gel, alcohol, fósforos encendidos y otros irritantes no es eficaz para eliminar a las garrapatas, y no deben emplearse.

No hay métodos prácticos para eliminar garrapatas en áreas extensas, pero pueden reducirse las poblaciones en áreas endémicas a través del control de las poblaciones de pequeños animales.

Conceptos clave

  • Las áreas endémicas para la babesiosis en los EE.UU. incluyen la costa y las islas del sur de Nueva Inglaterra y Nueva Jersey, así como partes del Medio Oeste.

  • La babesiosis puede ser desde una infección asintomática leve a una enfermedad grave potencialmente letal (principalmente en los pacientes mayores o asplénicos o en pacientes con sida u otras condiciones que provoquen inmunodeficiencia).

  • Los síntomas son similares a los del paludismo, con fiebre prolongada, dolor de cabeza, mialgias y, a veces, ictericia.

  • El dagnóstico se basa en microscopia óptica de frotis de sangre y, a veces, pruebas serológicas o basadas en PCR.

  • Tratar a los pacientes sintomáticos con atovacuona y azitromicina o, si los síntomas son graves, quinina más clindamicina.

Más información

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Cómo lavarse las manos
Video
Cómo lavarse las manos
Modelos 3D
Ver todo
SARS-CoV-2
Modelo 3D
SARS-CoV-2

REDES SOCIALES

ARRIBA