Manual Msd

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

honeypot link

COVID-19: Prevención

Página de inicio de recursos sobre la COVID-19 
Por el Dr. Matthew E. Levison, profesor adjunto de Medicina de la Facultad de Medicina de Drexel University

 

 

15/2/2021

Prevención de la COVID-19

El virus de la COVID-19 se propaga por contacto cercano entre personas, principalmente a través de microgotas respiratorias producidas cuando una persona infectada tose, estornuda, canta, hace ejercicio o habla. Las microgotas respiratorias grandes se propagan a menos de 2 metros (6 pies) de una persona contagiosa, pero el virus a veces puede propagarse a más de 6 metros (20 pies) a través de aerosoles de partículas respiratorias pequeñas que pueden permanecer en el aire durante varias horas e infectar a personas separadas por distancias que antes se consideraban seguras. La propagación del virus también podría producirse por contacto con una superficie contaminada por microgotas respiratorias. Se sabe que las personas asintomáticas y las presintomáticas, así como los pacientes sintomáticos, pueden transmitir el virus, lo que dificulta el control de un brote.

La medida preventiva más importante es evitar la exposición al virus que causa la COVID-19 con las siguientes medidas:

  • Precauciones respiratorias y de contacto
  • Cuarentena y aislamiento

Las precauciones respiratorias se refieren a usar mascarillas faciales. Los CDC recomiendan usar una mascarilla facial o una mascarilla de tela sobre la boca y la nariz cuando se encuentre en entornos públicos y cerca de personas que no vivan en el mismo hogar.

Hay dos tipos de mascarillas faciales disponibles, las quirúrgicas (ya sean productos médicos [barbijos] u otras mascarillas de tela) y las N-95. Las mascarillas faciales quirúrgicas y las mascarillas de tela reducen el riesgo de infección. Sin embargo, las mascarillas quirúrgicas no se ajustan lo suficientemente bien como para proteger de forma definitiva a las personas que no están infectadas de la inhalación de las emisiones respiratorias infectadas. Por lo tanto, las personas que están en contacto con pacientes con COVID-19 (p. ej., profesionales sanitarios, personas que cohabitan en el mismo hogar) deben usar mascarillas N-95, que se ajustan muy bien y protegen al usuario de las emisiones respiratorias en el aire. Los pacientes con COVID-19 deben usar una mascarilla quirúrgica, que ayuda a contener sus secreciones respiratorias, protegiendo así a los demás.

Las precauciones de contacto incluyen:

  • mantener una buena distancia de separación (unos 2 metros [6 pies]);
  • evitar el contacto cercano con las personas que tienen COVID-19;
  • evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos sin lavar;
  • lavarse seguido las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos o utilizar un desinfectante de manos con alcohol que contenga al menos alcohol al 60 % si no se dispone de agua y jabón.
  • usar toallitas desechables para limpiar rutinariamente las superficies del entorno que muchas personas tocan frecuentemente (p. ej., picaportes, accesorios de baño, teclados, botones de ascensores);
  • evitar los restaurantes con espacios cerrados y las grandes fiestas o reuniones sociales en una casa donde las personas estarán comiendo, bebiendo y hablando en estrecha proximidad y sin usar mascarilla facial, así como los eventos deportivos en espacios cerrados donde el público estará animando y gritando. Estos son lugares de alto riesgo para un evento de “superdiseminadores” en el que una sola persona o unas pocas personas infectadas pueden desencadenar un gran brote. Las recomendaciones son que tales eventos en los que gran número de personas pueden estar expuestas en un entorno de alto riesgo, como clubes nocturnos y bares, festivales, conferencias y eventos deportivos, se pospongan hasta que el nivel de transmisión comunitaria sea bajo, especialmente para personas con mayor riesgo de desarrollar casos graves de COVID-19 (1).

 

La cuarentena es esencial para las personas sanas que tuvieron contacto cercano con un paciente con COVID-19. El contacto cercano se define como estar a menos de 2 metros (6 pies) de una persona infectada durante un total de 15 minutos o más, durante un período de 24 horas, a partir de 48 horas antes de la aparición de los síntomas o de obtener un resultado positivo en la prueba (si es asintomático). Esta exposición podrían ser quince exposiciones de 1 minuto durante un período de 24 horas. Las personas que han tenido contacto cercano con una persona con COVID-19 se deben poner en cuarentena en su casa durante el período de incubación (es decir, 14 días después de la última exposición).

El aislamiento es esencial para las personas infectadas con el virus de la COVID-19 o las que tienen síntomas de COVID-19 que no han sido analizadas. Para los pacientes, la gravedad de la enfermedad ayuda a determinar si se deben aislar en un hospital o en su casa.

  • A quienes tenían síntomas de leves a moderados se les puede interrumpir el aislamiento 10 días después de la aparición de los síntomas, siempre que hayan estado afebriles durante ≥ 24 horas sin el uso de antipiréticos y que los otros síntomas estén mejorando significativamente.
  • Los pacientes asintomáticos pueden interrumpir el aislamiento 10 días después de la fecha de su primera prueba diagnóstica con resultado positivo para COVID-19.
  •  

Referencia

  1. Centers for Disease Control and Prevention: Coronavirus Disease 2019 (COVID-19): Considerations for Events and Gatherings. Atlanta, GA, US Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention. Actualizado el 8 de enero de 2021. Consultado el 16 de enero de 2021. https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/community/large-events/considerations-for-events-gatherings.html

Página de inicio de recursos sobre la COVID-19