Manual Msd

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Introducción a la radiación solar y las lesiones de la piel

Por

Julia Benedetti

, MD, Harvard Medical School

Última revisión completa dic. 2019
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Recursos de temas

La luz solar estimula la producción de vitamina D, ayuda a controlar algunos trastornos crónicos de la piel (como la psoriasis) y causa una sensación de bienestar. Sin embargo, la luz solar puede causar daños en la piel.

Este daño incluye no solo quemaduras solares dolorosas sino también arrugas y otras alteraciones asociadas al envejecimiento de la piel (fotoenvejecimiento), queratosis actínicas, cánceres de piel e incluso reacciones alérgicas y empeoramiento de algunas enfermedades cutáneas (ver Reacciones de fotosensibilidad).

Luz ultravioleta

La luz ultravioleta (UV), aunque invisible al ojo humano, es el componente de la luz solar con mayor efecto sobre la piel. La luz UV se clasifica en tres tipos, dependiendo de su longitud de onda:

  • Ultravioleta A (UVA)

  • Ultravioleta B (UVB)

  • Ultravioleta C (UVC)

La luz ultravioleta (de todo tipo) daña el ácido desoxirribonucleico (ADN, el material genético del cuerpo) y puede acabar provocando cáncer. La radiación UV también tiene efectos negativos, como el envejecimiento prematuro de la piel y la aparición de arrugas. La luz UV, especialmente la UVB, también puede producir quemaduras solares. No existe un nivel seguro de radiación UV.

La cantidad de radiación UV que alcanza la superficie de la Tierra está aumentando, en especial en las latitudes septentrionales. Este aumento se debe a la disminución de la capa protectora de ozono en la atmósfera. El ozono, una sustancia química natural, bloquea la mayor parte de la radiación UV antes de que alcance la superficie terrestre. Las reacciones químicas entre el ozono y los clorofluorocarbonos (sustancias químicas en los refrigerantes y en los propelentes de los aerosoles) están reduciendo la cantidad de ozono en esta capa protectora.

La cantidad de radiación UV que alcanza la superficie de la Tierra también varía dependiendo de otros factores. La luz UV es más intensa entre las 10 de la mañana y las 3 de la tarde en verano, y en altitudes más altas y latitudes más bajas (como en el ecuador). Los cristales, las nubes densas, el humo y la contaminación absorben mucha luz UV, pero esta puede pasar a través de nubes ligeras, de la niebla y de unos 30 cm de agua limpia, conservando la posibilidad de provocar quemaduras graves.

Protección natural

La piel experimenta ciertos cambios cuando se expone a la luz UV para protegerse contra el daño. La epidermis (la capa más superficial de la piel) se engrosa y bloquea la luz UV. Los melanocitos (células de la piel que producen pigmento) fabrican una elevada cantidad de melanina, que oscurece la piel y da lugar al bronceado. Este proporciona cierta protección natural contra cualquier exposición posterior a la radiación UV, porque la melanina absorbe la energía de la luz UV y evita que dañe a las células cutáneas y penetre hasta tejidos más profundos. Por otra parte, el bronceado no tiene beneficios para la salud. Broncearse únicamente por estar bronceado es peligroso para la salud (ver ¿Es saludable broncearse?).

La sensibilidad a la luz solar varía según la cantidad de melanina en la piel. Las personas de piel oscura tienen más melanina y, por consiguiente, mayor protección propia contra los efectos perjudiciales del sol, pero siguen siendo vulnerables a las lesiones solares y a los efectos a largo plazo de la exposición a la luz UV.

¿Sabías que...?

  • Las personas de piel oscura siguen siendo vulnerables a las lesiones solares y a los efectos a largo plazo de la exposición a la luz UV.

La cantidad de melanina presente en la piel depende de factores hereditarios, así como de la cantidad de exposición solar reciente. Algunas personas pueden producir una gran cantidad de melanina en respuesta a la luz UV, mientras que otras producen muy poca. Los rubios y los pelirrojos son especialmente sensibles a los efectos de la radiación UV a corto y largo plazo, ya que no pueden producir suficiente melanina. La melanina de su piel también se distribuye de manera desigual, y por eso aparecen pecas. Los afectados por vitíligo tienen áreas de piel sin pigmento. Los albinos producen poca o ninguna melanina.

Tabla
icon

Clasificación del tipo de piel según Fitzpatrick

Tipo de piel

Características típicas

Capacidad de bronceado

I

Piel blanca pálida; cabello rojo o rubio; ojos azules/verdes; pecas

Siempre se quema, nunca se broncea

II

Piel blanca; cabello rojo o rubio; ojos azules, color avellana o verdes

Se quema fácilmente, se broncea con dificultad

III

Blanco más oscuro; cualquier color de ojos o de cabello

Algunas veces se quema levemente, poco a poco se broncea

IV

Piel de color marrón claro

Solo se quema un poco, se broncea fácilmente

V

Piel de color marrón

Rara vez se quema, se broncea con facilidad y adquiere un tono oscuro

VI

Piel de color marrón oscuro o negro

Nunca se quema, siempre se broncea con facilidad y adquiere un tono muy oscuro

Fotoenvejecimiento

La exposición a la luz solar envejece la piel de manera prematura. El daño cutáneo causado por la exposición prolongada a la luz solar se conoce como fotoenvejecimiento. La exposición a la luz ultravioleta causa arrugas finas y gruesas, pigmentación irregular, grandes manchas en forma de pecas llamadas lentigos, tez amarillenta y una textura áspera y coriácea de la piel. Aunque las de piel clara son mucho más vulnerables, cualquier persona experimentará estos cambios con suficiente exposición.

Queratosis actínica

La queratosis actínica (queratosis solar) son crecimientos precancerosos causados por la exposición prolongada al sol. Por lo general, estos crecimientos son de color rosa o rojo y aparecen en forma de áreas escamosas e irregulares. También pueden ser de color gris claro o marrón y de tacto duro, áspero o arenoso.

Cánceres de piel

Cuanta más exposición a la radiación solar, más alto es el riesgo de crecimientos precancerososycáncer de piel, incluidos elcarcinoma de células escamosas, elcarcinoma basocelular(o carcinoma de células basales) y elmelanoma maligno. El cáncer de piel es especialmente frecuente entre las personas que se expusieron ampliamente a la luz solar cuando eran niños o adolescentes y entre las que están expuestas continuamente a la luz solar como parte de su profesión o actividades recreativas (como los deportistas, agricultores, ganaderos, marineros y personas que toman el sol de manera habitual). Además, la exposición a la radiación UV en los salones de bronceado aumenta el riesgo de cáncer de piel y daños en la piel.

Tratamiento

  • Para el fotoenvejecimiento, tratamientos aplicados a la piel

  • Para las queratosis actínicas, varias terapias

Para reducir al mínimo los efectos nocivos del Sol es especialmente importante llevar ropa protectora y aplicar filtros solares para evitar una mayor exposición al sol y cabinas de bronceado (véase prévención de las quemaduras solares). Una vez producida una lesión, es difícil de revertir.

Las cremas hidratantes disimulan temporalmente las arrugas, y el maquillaje es eficaz para ocultar imperfecciones en el color de la piel (como las pecas, las manchas solares y los lentigos), así como algunas arrugas finas. Sin embargo, las arrugas profundas y las lesiones importantes de la piel son difíciles de tratar.

Fotoenvejecimiento

Varios tratamientos, como las exfoliaciones químicas, los alfa-hidroxiácidos, las cremas de tretinoína y el rejuvenecimiento cutáneo con láser, pueden mejorar la apariencia estética de la piel dañada por el sol de manera crónica.

Si bien estos tratamientos pueden mejorar la apariencia de los cambios superficiales de la piel (por ejemplo, arrugas finas, pigmentación irregular, coloración amarillenta o parduzca y aspereza), tienen un efecto mucho menor sobre las arrugas más profundas y el daño sustancial de la piel.

Queratosis actínica

Las queratosis actínicas se tratan según el número de tumores, el lugar donde se encuentran y la terapia que pueden tolerar las personas afectadas.

Si una persona tiene solo unos pocos tumores o no puede tolerar otros métodos de tratamiento, los médicos generalmente los eliminan congelándolos con nitrógeno líquido (crioterapia) o raspando (curetaje) y luego quemándolos con una corriente eléctrica (electrocauterización). Estas opciones de tratamiento son las más rápidas, pero suponen un mayor riesgo de dejar una cicatriz en comparación con otras opciones de tratamiento.

Si se tiene un exceso de crecimientos puede utilizarse un líquido o crema con fluorouracilo (un medicamento de quimioterapia aplicado sobre la piel). Durante el tratamiento, a menudo la piel parece empeorar, porque el fluorouracilo provoca enrojecimiento, descamación y la quemadura de la queratosis y de la piel circundante dañada por el sol.

El fármaco imiquimod es eficaz en el tratamiento de la queratosis actínica, ya que ayuda al sistema inmunológico a reconocer y destruir crecimientos precancerosos de la piel y cáncer de piel incipiente. El imiquimod se aplica a la piel durante aproximadamente de 12 a 16 semanas. El ingenol mebutato es un nuevo gel que se aplica a la piel durante 2 o 3 días para tratar las queratosis actínicas. La principal ventaja del ingenol mebutato es el corto curso de terapia que precisa. El imiquimod y el ingenol mebutato causan enrojecimiento, descamación y quemazón similares a los producidos por el fluorouracilo.

Otro tratamiento es la terapia fotodinámica, en la cual se aplica una preparación química sobre la piel y a continuación luz artificial a los crecimientos. Esta terapia provoca unas lesiones parecidas a las quemaduras solares. La principal ventaja de la terapia fotodinámica es que por lo general conlleva menos días de enrojecimiento, descamación e irritación de la piel. Las personas pueden necesitar más de una sesión de tratamiento.

Cánceres de piel

Para el tratamiento de los cánceres de piel, véase Cánceres de piel.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Cáncer de piel
Video
Cáncer de piel
La piel es el órgano más grande del cuerpo. Cumple muchas funciones importantes, como la protección...
Modelos 3D
Ver todo
Raya linfangítica
Modelo 3D
Raya linfangítica

REDES SOCIALES

ARRIBA