Manual Msd

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Defectos de la uretra

Por

Ronald Rabinowitz

, MD, University of Rochester Medical Center;


Jimena Cubillos

, MD, University of Rochester School of Medicine and Dentistry

Última revisión completa abr. 2019
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Recursos de temas

La uretra es el conducto que transporta la orina desde la vejiga hacia el exterior del cuerpo.

Interior del tracto urinario

Interior del tracto urinario

Tipos de defectos congénitos de la uretra

Existen diversos tipos de defectos congénitos de la uretra. La uretra puede estar

  • Parcialmente bloqueada

  • En el lugar equivocado

  • Sobresaliendo de su abertura (prolapso de la uretra)

  • Duplicada (dos o más uretras en lugar de una sola)

Estos defectos pueden

  • Provocar que la orina salga por un lugar equivocado

  • Bloquear (obstruir) el flujo de orina

Cualquier defecto en la uretra que obstruya o retarde el flujo de orina puede causar estancamiento de la orina, lo que produce infecciones de las vías urinarias (IVU). El bloqueo del flujo de orina también puede aumentar la presión en el interior de la vejiga y/o los riñones y dañarlos con el tiempo. Las infecciones frecuentes también pueden dañar los riñones. El daño renal puede provocar hipertensión arterial y, en muy pocos casos, insuficiencia renal.

Uretra parcialmente bloqueada

Algunos defectos congénitos graves obstruyen parcialmente la uretra.

En el caso de las válvulas uretrales posteriores, pliegues de tejido anormal en la uretra bloquean el flujo de orina desde la vejiga. Las válvulas uretrales posteriores sólo ocurren en los niños varones. El bloqueo aumenta la presión en el interior de la vejiga y puede causar dificultad para orinar y un chorro de orina débil. En formas más graves, el bloqueo afecta al feto en desarrollo. El aumento de la presión urinaria debido al bloqueo puede afectar el desarrollo de la vejiga y los riñones. El bloqueo también puede reducir la cantidad de orina que el feto expulsa al líquido amniótico (el líquido que rodea al feto en el útero). Si el feto no expulsa suficiente orina al líquido amniótico, la cantidad de este último se reduce. Si hay demasiado poco líquido amniótico, se producen problemas en el desarrollo de los pulmones, el corazón y los miembros de feto. Un desarrollo pulmonar deficiente puede provocar la muerte poco antes o después del nacimiento. Después del nacimiento, los bebés afectados presentan síntomas de vaciado insuficiente de la vejiga o mala funcionalidad renal.

Una estenosis uretral es un estrechamiento de la uretra que suele tener su origen en una lesión, aunque a veces se trata de un defecto congénito. Es más común en los niños.

En la estenosis meatal uretral, la abertura externa de la uretra (meato) es estrecha y reduce y dirige mal el flujo de orina. Esto ocurre principalmente en niños varones que previamente habían sido sometidos a cirugía en el pene o que fueron circuncidados siendo recién nacidos.

Uretra en el lugar equivocado

El orificio de la uretra puede estar en un lugar equivocado.

En los varones, el orificio de la uretra puede encontrarse en la zona inferior del pene (denominado hipospadias) o en la parte superior del pene (denominado epispadias) en lugar de encontrarse en la punta. Los niños varones con hipospadias presentan a menudo otro defecto llamado pene curvado (una curvatura descendente del pene) y un prepucio en capuchón (el prepucio no está unido a la cara inferior del pene). Los niños con hipospadias pueden sufrir emisión involuntaria de orina (incontinencia urinaria).

En niñas, la abertura de la uretra puede estar mal colocada entre el clítoris y los labios, dentro de la abertura de la vagina o, rara vez, en el abdomen.

Prolapso uretral

El prolapso uretral ocurre en niñas. En este trastorno, el revestimiento interno de la uretra sobresale a través de la abertura de la misma. Cuando ocurre un prolapso uretral, la abertura de la uretra se ve como una pequeña rosquilla roja e hinchada. El prolapso uretral no suele causar síntomas, pero el tejido prolapsado puede sangrar, dejando manchas de sangre en el pañal o en la ropa interior de la niña. Este trastorno es frecuente entre las personas de origen afroamericano.

Uretras duplicadas (uretras adicionales)

Con muy poca frecuencia, los niños nacen con dos o más uretras. Por lo general, sólo una de ellas está conectada a la vejiga, pero a veces están conectadas entre sí.

Diagnóstico

  • Exploración física

  • Algunas veces, cistouretrografía miccional

Antes del nacimiento, los médicos descubren a veces defectos de la uretra que causan bloqueo urinario importante durante la ecografía prenatal rutinaria.

Después del nacimiento, los médicos a menudo encuentran defectos de la uretra durante una exploración clínica o una revisión médica del niño sano. Si se sospecha que un niño varón tiene válvulas uretrales posteriores, se le realiza una prueba llamada cistouretrografía miccional antes de ser dado de alta en el hospital. En la cistouretrografía miccional se pasa un catéter por la uretra hasta el interior de la vejiga y se introduce por el catéter un líquido (agente de contraste) que se puede visualizar en la radiografía; se toman radiografías antes y después de que el niño orine.

Tratamiento

  • Por lo general, reparación quirúrgica

Los defectos de la uretra que provocan síntomas, como una obstrucción del reflujo urinario, suelen requerir corrección quirúrgica.

A los niños con un bloqueo de la uretra se les practica cirugía para abrir el bloqueo tan pronto como sea posible. Los niños cuya uretra es anormal, estrecha o está ausente pueden necesitar cirugía para corregir estos defectos.

Los varones con válvulas uretrales posteriores se someten a cirugía cuando son diagnosticados. La cirugía se realiza para aliviar el bloqueo y prevenir más daño renal. Incluso después de la cirugía, la vejiga puede no funcionar normalmente y los niños pueden necesitar cateterismo o cirugía adicional. El cateterismo es drenar la vejiga mediante la inserción de un tubo fino y flexible (catéter) en la uretra hasta el interior de la vejiga.

Los niños varones con hipospadias pueden someterse a cirugía para reparar el defecto y corregir cualquier otro defecto existente, como un pene curvado, dependiendo de su gravedad.

A las niñas con prolapso uretral se les puede administrar una crema que contiene estrógeno para disminuir los síntomas. El prolapso uretral suele desaparecer con el tiempo y en muy pocos casos precisa cirugía.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Introducción al riñón de herradura
Video
Introducción al riñón de herradura
Modelos 3D
Ver todo
Cifosis
Modelo 3D
Cifosis

REDES SOCIALES

ARRIBA