honeypot link

Manual Msd

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Viviendas alternativas para las personas mayores

Por

Daniel B. Kaplan

, PhD, LICSW, Adelphi University School of Social Work;


Barbara J. Berkman

, DSW, PhD, Columbia University School of Social Work

Última revisión completa may. 2019
Hacer clic aquí para la versión para profesionales

Las cuestiones sobre la disposición de la vivienda y las relaciones que no suponen vivir con un cónyuge, un hijo adulto o solo son bastante comunes entre las personas mayores. Por ejemplo, una proporción sustancial de las personas de edad avanzada que nunca se casaron, están divorciadas o son viudas tienen una relación estrecha y duradera con hermanos, amigos y compañeros. Algunas personas mayores optan por convivir como pareja de hecho por razones económicas o de otra índole.

Las personas mayores en parejas de hecho pueden tener que hacer frente a desafíos especiales. En estos casos, el sistema de salud puede no reconocer a la pareja para que tenga un papel en las decisiones sobre el cuidado o como parte de la familia, y puede no ofrecer los servicios que les son apropiados a sus circunstancias. Por ejemplo, la pareja puede no tener personalidad jurídica en la toma de decisiones sobre una persona con deterioro cognitivo y pueden no permitirle compartir la habitación en una residencia u otro entorno residencial. Las leyes relativas a quién se permite la visita en el hospital y quién puede tomar decisiones sobre el tratamiento de aquellas personas que no pueden hacerlo por sí mismas (véase Representante para cuidados médicos) varían en Estados Unidos de un estado a otro, por lo que las personas en estas circunstancias deberían consultar a un abogado.

En algunos casos, alguien puede aceptar trasladarse a la vivienda de la persona mayor cuyo estado de dependencia aumenta cada vez más. Ese alguien suele ser un hijo adulto, pero puede ser otro miembro de la familia o incluso un amigo. La persona que se traslada puede ofrecer únicamente compañía o también asumir parte de la responsabilidad del cuidado. Esta manera de organizar la vida puede prolongar el tiempo de predisposición de la persona mayor a continuar viviendo en su hogar y ser bastante satisfactorio para todos. Sin embargo, las expectativas de cada uno deben ser claramente expresadas y acordadas.

Adultos mayores homosexuales o transgénero

Se estima que alrededor del 6 al 10% de la población estadounidense es lesbiana, gay, bisexual o transgénero (LGBT), incluyendo hasta 2,7 millones de personas mayores de 50 años y 1,1 millones de personas mayores de 65 años. Alrededor del 20% de los adultos mayores LGBT son personas de origen afroamericano. Un tercio de los adultos mayores LGBT viven al 200% o menos del nivel federal de pobreza, incluido el 40% de los adultos LGBT mayores de 80 años.

Además de las elevadas tasas de pobreza y, a menudo, de toda una vida de discriminación y opresión, las personas mayores que forman parte de una relación homosexual se enfrentan a desafíos especiales en cuanto a los cuidados. En estos casos, es posible que el sistema de salud no esté al tanto de la preferencia sexual o de la identidad de género del paciente y no reconozca a la pareja para que desempeñe un papel en las decisiones sobre el cuidado del paciente o como parte de su familia y puede no ofrecer los servicios apropiados a sus circunstancias. Los profesionales de la salud deben formular preguntas sobre las parejas y el estado civil o la organización de la vida e intentar amoldarse a las preferencias del paciente.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

REDES SOCIALES

ARRIBA