Manual Msd

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Vacuna contra la varicela

Por

Margot L. Savoy

, MD, MPH, Lewis Katz School of Medicine at Temple University

Última revisión completa ago. 2019
Hacer clic aquí para la versión para profesionales

La vacuna contra la varicela ayuda a proteger contra esta enfermedad, una infección muy contagiosa causada por el virus varicela-zóster. Provoca una erupción pruriginosa caracterizada por pequeñas ampollas con una base roja. En algunas personas, también pueden infectarse el cerebro, los pulmones y el corazón, y causar una enfermedad grave o la muerte. El virus permanece en el cuerpo después de la curación de la enfermedad. Si se reactiva, puede causar herpes zósteraños más tarde.

Para obtener más información, consulte Centers for Disease Control and Prevention's (CDC) Chickenpox vaccine information statement

Administración

La vacunación contra la varicela forma parte del programa de vacunación sistemática de los niños y se administra mediante una inyección subcutánea. Se aplican 2 dosis: la primera entre los 12 y los 15 meses y la segunda entre los 4 y los 6 años de edad. También se recomienda para adolescentes y adultos que no hayan recibido la vacuna o padecido la enfermedad. La vacuna se les administra en 2 dosis, separadas en un intervalo de 4 a 12 semanas.

Ciertas enfermedades pueden condicionar si las personas se vacunan o no y cuándo lo hacen (véase también CDC: Who Should NOT Get Vaccinated With These Vaccines? [CDC: ¿Quiénes NO deben vacunarse con estas vacunas?]). Si la persona sufre una enfermedad temporal, los médicos generalmente esperan para administrar la vacuna hasta que la enfermedad se resuelva.

Dado que la vacuna contiene virus vivos, no se administra a embarazadas, personas con el sistema inmunitario debilitado ni a quienes sufran un cáncer que afecte la médula ósea o el sistema linfático.

Efectos secundarios

La vacuna contra la varicela es muy segura, y los efectos secundarios frecuentes son leves. Consisten en dolor, hinchazón, enrojecimiento en el lugar de la inyección, fiebre y dolor y rigidez articulares temporales.

En muy raras ocasiones se desarrolla un sarpullido similar al de la varicela. Las personas que desarrollan este sarpullido después de la vacuna deben evitar escrupulosamente el contacto con personas que tienen un sistema inmunológico debilitado hasta que se resuelva el sarpullido.

En niños menores de 16 años de edad, tomar aspirina (ácido acetilsalicílico) y fármacos similares (salicilatos) después de la vacunación pueden provocar un trastorno grave aunque poco frecuente denominado síndrome de Reye. Por lo tanto, estos niños no deben tomar dichos fármacos durante las 6 semanas siguientes a la vacunación.

Más información

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Introducción al virus de la inmunodeficiencia humana...
Video
Introducción al virus de la inmunodeficiencia humana...
Modelos 3D
Ver todo
Tuberculosis: macrófagos alveolares infectados
Modelo 3D
Tuberculosis: macrófagos alveolares infectados

REDES SOCIALES

ARRIBA