Manual Msd

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Espondilitis anquilosante

Por

Apostolos Kontzias

, MD, Stony Brook University School of Medicine

Última modificación del contenido Dic. 2018
Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Recursos de temas

La espondilitis anquilosante es una espondiloartropatía prototípica y una enfermedad sistémica caracterizada por una inflamación del esqueleto axial, las grandes articulaciones periféricas y los dedos, dolor de espalda nocturno, rigidez de espalda, cifosis acentuada, aortitis, anormalidades de la conducción cardíaca y uveítis anterior. El diagnóstico requiere la demostración de la sacroileítis en una radiografía. El tratamiento se realiza con medicamentos antiinflamatorios no esteroideos y/o antagonistas del factor de necrosis tumoral o antagonistas de la IL-17 y medidas físicas que mantengan la flexibilidad articular.

La espondilitis anquilosante es 3 veces más frecuente en hombres que en mujeres, y comienza entre los 20 y los 40 años de edad. Es 10 a 20 veces más frecuente entre familiares de primer grado de pacientes con espondilitis anquilosante que en la población general. El alelo HLA-B27 está presente en el 90% de los pacientes de etnia blanca con espondilitis anquilosante, pero también está presente en hasta un 10% de la población general, dependiendo de la etnia. El riesgo de espondilitis anquilosante en un familiar de primer grado con el alelo HLA-B27 es de un 20%. La mayor prevalencia de HLA-B27 en personas de raza blanca o de HLA-B7 en las de raza negra apoya la idea de una predisposición genética. Sin embargo, en gemelos idénticos la tasa de concordancia es sólo del 50%, lo que sugiere la influencia de factores ambientales. Es probable que la fisiopatología implique una inflamación mediada por mecanismo inmunitario.=

Clasificación

La mayoría de los pacientes tienen compromiso predominantemente axial (llamada espondilitis anquilosante axial). Algunos tienen compromiso predominantemente periférico. Entre aquellos con afectación axial, algunos no tienen ninguna evidencia de sacroileítis en las radiografías simples. Por lo tanto, algunos expertos clasifican la espondilitis anquilosante de la siguiente manera:

  • Espondilitis anquilosante axial: ¿Tiene un predominio de compromiso axial y hallazgos radiológicos típicos de sacroileítis

  • Espondilitis anquilosante no radiológica: clínicamente similar espondilitis anquilosante a la axial pero sin hallazgos radiológicos típicos de sacroileítis

  • Espondilitis anquilosante periférica: espondilitis anquilosante con lcompromiso a predominio periférico

Signos y síntomas

La manifestación más frecuente de la espondilitis anquilosante es el dolor de espalda, aunque la enfermedad puede comenzar en las articulaciones periféricas, en especial en niños y en mujeres, y rara vez con iridociclitis aguda (iritis o uveítis anterior). Otros signos y síntomas tempranos son una disminución de la expansión del tórax por afectación costovertebral difusa, fiebre baja, astenia, anorexia, pérdida de peso y anemia.

El dolor de espalda–a menudo nocturno y de intensidad variable–se vuelve recurrente. Aparecen rigidez matinal, que se alivia con la actividad, y espasmos de los músculos paravertebrales. El dolor de espalda y el espasmo de los músculos paravertebrales se alivian al flexionar o doblar el torso; por esto es frecuente una cifosis en pacientes no tratados. Puede aparecer una artritis de cadera grave. En etapas tardías, el paciente presenta cifosis acentuada, pérdida de la lordosis lumbar y postura fija inclinada hacia adelante, que compromete la función pulmonar y le impide acostarse en una superficie horizontal. Puede haber afectación articular periférica deformante, que a veces afecta los dedos (dactilitis). Puede haber tendinitis aquiliana y rotuliana.

En un tercio de los pacientes con espondilitis anquilosante aparecen manifestaciones sistémicas. Es frecuente una uveítis anterior aguda recurrente, que por lo general responde al tratamiento local; rara vez, ésta se vuelve prolongada y grave, y afecta la visión. A veces aparecen signos neurológicos por radiculitis compresiva o compresión ciática, fractura vertebral o subluxación, o por el síndrome de la cola de caballo. Las manifestaciones cardiovasculares incluyen insuficiencia aórtica, aortitis, angina, pericarditis y anormalidades de la conducción cardíaca (que pueden ser asintomáticas). En forma inusual se desarrolla disnea, tos o hemoptisis por fibrosis o cavitación no tuberculosa de un lóbulo pulmonar superior; las lesiones cavitarias pueden presentar infección secundaria por Aspergillus. Rara vez, la espondilitis anquilosante produce una amiloidosis secundaria. No hay nódulos subcutáneos.

Diagnóstico

  • Radiografía de la columna lumbosacra y sacroilíaca

  • Análisis de sangre (eritrosedimentación, proteína C reactiva, HLA-B27 y hemograma completo) o criterios clínicos explícitos (Assessment of SpondyloArthritis international Society criteria)

  • RM pélvica en pacientes seleccionados

Debe sospecharse espondilitis anquilosante en pacientes, en especial hombres jóvenes, con dolor de espalda nocturno y cifosis, disminución de la expansión torácica, tendinitis aquiliana o rotuliana, o uveítis anterior no explicada. Un pariente de primer grado con espondilitis anquilosante aumenta la sospecha.

Deben hacerse estudios de eritrosedimentación, HLA-B27, proteína C reactiva y hemograma completo. Los estudios de factor reumatoide (FR) y anticuerpos antinucleares son necesarios sólo si la artritis periférica sugiere otros diagnósticos. El alelo HLA-B27 está presente en el 90% de los pacientes de etnia blanca con espondilitis anquilosante, pero también está presente en hasta un 10% de la población general, dependiendo de la etnia. No existen estudios de laboratorio diagnósticos, pero los resultados ayudan a aumentar la sospecha o a descartar otras afecciones similares a la espondilitis anquilosante. Si luego de realizados estos estudios continúa la sospecha de espondilitis anquilosante, debe realizarse una radiografía de la columna lumbosacra y la articulación sacroilíaca; la presencia de sacroileítis en la radiografía apoya el diagnóstico.

Algunos pacientes deben someterse a una RM pélvica para buscar sacroileítis que no se ve en las radiografías. En estos pacientes, la RM muestra osteítis o erosiones tempranas.

Aunque hay varios criterios diagnósticos para los pacientes bajo sospecha de espondilitis anquilosante, los criterios de la Assessment of SpondyloArthritis international Society (ASAS) son los que se aplican con mayor frecuencia (1, 2). Son útiles para diagnosticar a los pacientes más temprano en el proceso de la enfermedad, particularmente aquellos sin espondiloartritis en los estudios de diagnóstico por imágenes. Los criterios de ASAS para espondiloartritis axial se aplican a pacientes que han tenido dolor de espalda durante > 3 meses y que tienen < 45 años de edad al inicio.

El diagnóstico puede basarse en los criterios de la ASAS imagenológicos o clínicos. Para cumplir con los criterios de diagnóstico por imágenes, los pacientes deben tener evidencia radiológica o de resonancia magnética de sacroileítis más al menos 1 característica de espondiloartritis. Para cumplir con los criterios clínicos, los pacientes deben tener HLA-B27 y al menos 2 características de espondiloartritis separadas. Las características de la espondiloartritis según los criterios ASAS incluyen las siguientes:

  • Dactilitis

  • Entesitis del talón

  • Antecedentes familiares de espondiloartritis

  • Antecedentes de dolor de espalda inflamatorio

  • Artritis

  • Presencia de HLA-B27

  • Proteína C-reactiva elevada

  • Buena respuesta a los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos

Los datos de la anamnesis que permiten distinguir un dolor de espalda inflamatorio de uno no inflamatorio son comienzo 40 años de edad, inicio gradual, rigidez matinal, mejoría con la actividad y duración 3 meses antes de la consulta médica.

En pacientes con espondilitis anquilosante activa, la eritrosedimentación y otros reactantes de fase aguda (p. ej., proteína C reactiva) no siempre están elevados. Los estudios de FR y de anticuerpos antinucleares son negativos. El marcador genético HLA-B27 no suele ser útil porque los valores predictivos positivos y negativos son bajos.

Las primeras anormalidades radiológicas son un seudoensanchamiento por erosión subcondral, seguido de una esclerosis o estrechamiento tardío y eventual fusión de las articulaciones sacroilíacas. Los cambios son simétricos. Al comienzo, las vértebras lumbares se vuelven cuadradas, con esclerosis en los extremos; se observa calcificación ligamentosa puntiforme y 1 o 2 sindesmofitos. Más tarde, los cambios producen una apariencia de "columna de bambú", causada por los sindesmofitos prominentes, calcificación ligamentosa paravertebral difusa y osteoporosis; estos cambios aparecen en algunos pacientes en un promedio de 10 años.

Es posible que los cambios típicos de la espondilitis anquilosante no sean visibles en la radiografía simple durante años. La resonancia magnética muestra cambios antes, pero no hay consenso con respecto a su papel en el diagnóstico sistemático dada la falta de datos prospectivos y validados con respecto a su utilidad diagnóstica. La RM pélvica debe indicarse si el índice de sospecha de espondiloartritis es alto o si existe la necesidad de descartar otras causas de los síntomas del paciente.

Una hernia de disco intervertebral puede causar dolor de espalda y radiculopatía similar a la espondilitis anquilosante, pero el dolor se limita a la columna y las raíces nerviosas, los síntomas en general son más bruscos y no existen manifestaciones sistémicas ni anormalidades en los estudios de laboratorio. En caso necesario, la TC o la RM permiten diferenciarla de una espondilitis anquilosante. La afectación de una única articulación sacroilíaca sugiere una espondiloartropatía diferente, posiblemente una infección. La espondilitis tuberculosa puede simular una espondilitis anquilosante (véase Tuberculosis ósea y articular).

Hiperostosis esquelética idiopática difusa: predomina en hombres > 50 años, y puede simular una espondilitis anquilosante en la clínica y la radiología. Rara vez el paciente presenta dolor espinal, rigidez y pérdida de movimiento insidiosa. Los hallazgos radiológicos en la hiperostosis esquelética idiopática difusa incluyen grandes osificaciones anteriores a los ligamentos vertebrales (la calcificación se observa como si se hubiera volcado cera de velas por delante y a los costados de las vértebras) que forma puentes entre varias vértebras, comienza en la columna torácica inferior y, por último, afecta las vértebras cervicales y lumbares. A menudo hay crecimiento óseo subperióstico a lo largo del borde pelviano y en la insersión de los tendones (como en la insersión del tendón de Aquiles). Sin embargo, el ligamento espinal anterior está intacto y con frecuencia protruye, y las articulaciones sacroilíaca y de las apófisis vertebrales no están erosionadas. Otras características diferenciales son rigidez que en general no es muy acentuada por la mañana, y eritrosedimentación normal.

Referencias del diagnóstico

  • 1. Sepriano A, Landewé R, van der Heijde D, et al: Predictive validity of the ASAS classification criteria for axial and peripheral spondyloarthritis after follow-up in the ASAS cohort: A final analysis. Ann Rheum Dis 75(6):1034–1042, 2016. doi: 10.1136/annrheumdis-2015-208730.

  • 2. Sepriano A, Rubio R, Ramiro S, et al: Performance of the ASAS classification criteria for axial and peripheral spondyloarthritis: A systematic literature review and meta-analysis. Ann Rheum Dis 76(5):886–890, 2017. doi: 10.1136/annrheumdis-2016-210747. Epub 2017 Feb 8.

Pronóstico

La espondilitis anquilosante se caracteriza por brotes leves o moderados de inflamación activa que alternan con períodos de poca o ninguna inflamación. En la mayoría de los pacientes, con el tratamiento adecuado la discapacidad es mínima o nula y pueden llevar una vida plena y productiva a pesar de la rigidez en la espalda. A veces, la evolución es grave y progresiva, y produce deformaciones pronunciadas incapacitantes.

Tratamiento

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos

  • Sulfasalazina, metotrexato, antagonistas de TNF-alfa o antagonistas de IL-17 (p. ej., secukinumab)

  • Ejercicios y medidas de apoyo

Los objetivos del tratamiento de la espondilitis anquilosante son aliviar el dolor, mantener la amplitud de movimiento de la articulación y prevenir un daño orgánico. Dado que la afección puede causar fibrosis pulmonar, se recomienda evitar el cigarrillo. (Véase también the Assessment of SpondyloArthritis international Society (ASAS)/European League Against Rheumatism (EULAR) 2016 update of the management recommendations for axial spondyloarthritis.)

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos reducen el dolor y suprimen la inflamación articular y el espasmo muscular, aumentando así la amplitud de movimiento, lo que facilita el ejercicio y previene retracciones. La mayoría de los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos funcionan en la espondilitis anquilosante, y el agente de elección depende de la tolerancia y la toxicidad. La dosis diaria de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos debe ser lo más baja posible, aunque durante la enfermedad activa pueden ser necesarias dosis máximas. Debe suspenderse el fármaco lentamente una vez que se hayan suprimido los signos sistémicos y articulares de enfermedad activa durante varios meses.

La sulfasalazina puede ayudar a reducir los síntomas en articulaciones periféricas y los marcadores de inflamación en estudios de laboratorio en algunos pacientes. Debe comenzarse con una dosis de 500 mg/día y aumentar en 500 mg/día a intervalos de 1 semana hasta una dosis de mantenimiento de 1 a 1,5 g 2 veces por día. Debido al riesgo de neutropenia aguda, se debe hacer hemograma de control al iniciar el tratamiento o al aumentar la dosis del fármaco. Los síntomas en articulaciones periféricas también se alivian con metotrexato, pero los síntomas vertebrales no suelen disminuir.

Los antagonistas del TNF-alfa (p. ej., etanercept, infliximab, adalimumab, certolizumab, golimumab) son a menudo sorprendentemente efectivos para el tratamiento del dolor de espalda inflamatorio.

Secukinumab, un antagonista de IL-17, también ha sido eficaz para reducir la inflamación y los síntomas en las articulaciones. Secukinumab puede administrarse en una dosis de 150 mg por vía subcutánea en las semanas 0, 1, 2, 3 y 4, y cada 4 sem a partir de entonces. Sin las dosis de carga (semanales), la dosis de secukinumab es de 150 mg por vía subcutánea cada 4 semanas. Los efectos adversos incluyen urticaria, infección de las vías aéreas superiores, infecciones micóticas por Candida, diarrea, herpes zóster y enfermedad inflamatoria intestinal.

Los corticoides sistémicos, los inmunosupresores y la mayoría de los fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FARME) no han demostrado beneficios y no deben utilizarse.

Para mantener una postura adecuada y el movimiento articular, es importante realizar un plan de ejercicios diarios y otras medidas de apoyo (p. ej., entrenamiento postural, ejercicios terapéuticos), que son vitales para fortificar los grupos musculares que se oponen a la dirección de las deformaciones potenciales (es decir, los músculos extensores en lugar de los flexores). Leer recostado en decúbito prono apoyado sobre los codos o almohadas para extender la espalda puede ayudar a mantenerla flexible. Dado que el movimiento de la pared torácica puede estar restringido, lo que afecta la función pulmonar, debe evitarse el tabaquismo, que también afectan la función pulmonar.

La aplicación de corticoides intraarticulares de liberación lenta puede ser beneficiosa, en particular si 1 o 2 articulaciones periféricas están más afectadas que el resto, lo que compromete el ejercicio y la rehabilitación. También son útiles si los agentes sistémicos no son efectivos. En ocasiones, las inyecciones de corticosteroide bajo guía de imágenes en la articulación sacroilíaca puede ayudar a aliviar una sacroileítis grave.

En uveítis aguda, la aplicación tópica de corticoides y midriáticos es adecuada.

Si aparece una artritis de cadera grave, una artroplastia total de cadera puede aliviar el dolor y mejorar notablemente la flexibilidad.

Conceptos clave

  • La espondilitis anquilosante es una enfermedad sistémica que afecta a las articulaciones y puede causar síntomas constitucionales, síntomas cardiacos, y uveítis anterior.

  • La manifestación inicial suele ser dolor de espalda y rigidez, a veces acompañados de síntomas en las articulaciones periféricas o uveítis anterior.

  • El diagnóstico se basa en los resultados de los estudios de diagnóstico por imágenes de la columna lumbosacra y la articulación sacroilíaca, RM de la pelvis, los análisis de sangre (eritrosedimentación, proteína C reactiva, HLA-B27 y hemograma completo), o en criterios clínicos explícitos.

  • Utilice los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos para ayudar a reducir la gravedad de los síntomas y mejorar la función.

  • Se utiliza sulfasalazina, metotrexato o antagonistas del factor de necrosis tumoral (TNF)-alfa o de la IL-17 para aliviar los síntomas articulares.

Más información

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Cómo examinar el hombro
Video
Cómo examinar el hombro
Modelos 3D
Ver todo
Hernia del núcleo pulposo
Modelo 3D
Hernia del núcleo pulposo

REDES SOCIALES

ARRIBA