Manual Msd

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Hemoglobinuria paroxística nocturna (HPN)

Por

Evan M. Braunstein

, MD, PhD, Johns Hopkins School of Medicine

Última modificación del contenido Mar. 2019
Información: para pacientes

La hemoglobinuria paroxística nocturna es un trastorno raro caracterizado por hemólisis intravascular con hemoglobinuria. La leucopenia, la trombocitopenia, las trombosis arteriales y venosas, y las crisis episódicas son frecuentes. El diagnóstico requiere citometría de flujo. El tratamiento es de sostén y con eculizumab, un inhibidor del complemento terminal.

La hemoglobinuria paroxística nocturna es muy frecuente en hombres durante la tercera década de la vida, pero se observa en ambos sexos y a cualquier edad. La hemólisis ocurre durante todo el día, no solo durante la noche.

Etiología

La HPN es un trastorno clonal causado por una mutación adquirida en el gen PIGA de las células madre hematopoyéticas. PIGA, ubicado en el cromosoma X, codifica una proteína que es integral para la formación del ancla de glucosilfosfatidilinositol (GPI) para proteínas de membrana. Las mutaciones en PIGA dan como resultado la pérdida de todas las proteínas ancladas a GPI, incluyendo CD59, una importante proteína reguladora del complemento, en la superficie de las células sanguíneas. Como consecuencia, las células son susceptibles a la activación del complemento, lo que conduce a la hemólisis intravascular continua de los eritrocitos.

Fisiopatología

Pueden ocurrir trombosis arterial y venosa en los miembros y en sitios menos comunes como las venas porta y los senos venosos cerebrales. La trombosis es el resultado de una mayor activación del complemento y la hemólisis.

La pérdida urinaria prolongada de hemoglobina puede provocar deficiencia de hierro.

La hemoglobinuria paroxística nocturna se asocia con disfunción de la médula ósea, probablemente debido a un ataque inmunológico contra las células madre hematopoyéticas, que a menudo conduce a leucopenia y trombocitopenia. Alrededor del 20% de los pacientes con anemia aplásica grave, otro trastorno hematopoyético clonal tiene un clon de HPN detectable.

Síntomas

Las crisis suelen producirse en presencia de un "desencadenante", como infecciones, transfusión, uso de hierro, vacunas o menstruación. Puede haber dolor abdominal, torácico y lumbar, y síntomas de anemia grave; la hemoglobinuria macroscópica y la esplenomegalia son comunes. Las manifestaciones de la trombosis vascular dependen del vaso afectado y pueden causar síntomas como dolor abdominal o cefalea, además del edema de la pierna o el brazo.

Diagnóstico

  • Citometría de flujo

Se sospecha hemoglobinuria paroxística nocturna en pacientes con síntomas típicos de anemia (p. ej., palidez, fatiga, mareos, posible hipotensión) o anemia normocítica sin causa reconocida con hemólisis intravascular, en particular si hay leucopenia o trombocitopenia y/o eventos trombóticos.

Históricamente, si se sospechaba HPN, la prueba de hemólisis ácida (prueba de Ham) o de agua azucarada generalmente era la primera realizada. Estas pruebas basadas en la activación del complemento a través de la acidificación del suero o soluciones de sacarosa de alta concentración.

Actualmente, el diagnóstico de HPN se realiza con citometría de flujo, que se usa para determinar la ausencia de proteínas específicas de la superficie de los eritrocitos o los leucocitos (CD59 y CD55). La prueba es muy sensible y específica.

El examen de médula ósea no es necesario, pero si se realiza para descartar otros trastornos, suele mostrar una hipoplasia eritroide.

La hemoglobinuria macroscópica es frecuente durante las crisis, y la orina puede va a contener hemosiderina en forma continua.

Tratamiento

  • Medidas sintomáticas

  • Eculizumab

Los pacientes con clones pequeños (es decir, < 10% por citometría de flujo) que en general son asintomáticos generalmente no necesitan tratamiento. Las indicaciones para el tratamiento son

  • Hemólisis sintomática que requiere transfusiones

  • Trombosis

  • Otras citopenias

Las medidas de sostén incluyen suplementos orales de hierro y ácido fólico, y a veces, transfusiones. Los corticosteroides (p. ej., prednisona de 20 a 40 mg por vía oral 1 vez al día) pueden controlar los síntomas y estabilizar los valores de eritrocitos en > 50% de los pacientes y se pueden usar cuando no está disponible el eculizumab. Sin embargo, debido a los efectos adversos del uso a largo plazo, los corticosteroides deben evitarse para el tratamiento crónico.

Por lo general, las transfusiones se reservan para las crisis. Deben evitarse las transfusiones que contienen plasma (y por lo tanto C3). Ya no es necesario lavar los eritrocitos con solución salina antes de la transfusión. Puede requerirse heparina seguida de warfarina u otros anticoagulantes en caso de trombosis, pero deben utilizarse con prudencia.

Eculizumab, un anticuerpo monoclonal que se une a C5 y actúa como inhibidor terminal del complemento, ha cambiado notablemente la evolución del trastorno. Se administra a todos los pacientes que requieren tratamiento. Eculizumab reduce los requerimientos de transfusión, el riesgo de tromboembolia y los síntomas y mejora la calidad de vida. Sin embargo, el eculizumab aumenta el riesgo de infección por Neisseria meningitidis, por lo que los pacientes deben recibir la vacuna contra el meningococo al menos 14 días antes de comenzar el eculizumab.

Conceptos clave

  • La hemoglobinuria paroxística nocturna (HPN) puede causar hemólisis en cualquier momento del día, no solo de noche.

  • Las características clínicas comunes incluyen hemoglobinuria, pancitopenia y trombosis arteriales y venosas.

  • Las trombosis venosas se producen en lugares inusuales, como por ejemplo en las venas hepáticas.

  • Los pacientes sintomáticos se tratan con eculizumab solo después de haber recibido la vacuna antimeningocócica.

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Descripción general de receptor de ADP
Video
Descripción general de receptor de ADP
Los receptores de ADP son proteínas integrales embebidas en una membrana de las plaquetas...

REDES SOCIALES

ARRIBA