Manual Msd

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Introducción al cáncer de piel

Por

Gregory L. Wells

, MD, Ada West Dermatology, St. Luke’s Boise Medical Center, and St. Alphonsus Regional Medical Center

Última revisión completa may. 2019
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Recursos de temas

El cáncer de piel es el tipo de cáncer más frecuente. El cáncer de piel es más común entre las personas que trabajan o practican deportes al aire libre y entre los que toman el sol. Las personas de piel clara son particularmente susceptibles de desarrollar la mayoría de las formas de cáncer de piel porque producen menos melanina. La melanina, el pigmento protector que se encuentra en la capa externa de la piel (epidermis), ayuda a proteger la piel de la luz ultravioleta (UV). Sin embargo, el cáncer de piel también puede desarrollarse en personas de piel oscura y en personas cuya piel no haya tenido una exposición al sol significativa. Los cánceres de piel también pueden aparecer años después de un tratamiento con rayos X o una exposición a sustancias que causan cáncer (por ejemplo, ingestión de arsénico).

Más de 5,4 millones de casos nuevos de cáncer de piel son diagnosticados en más de 3,3 millones de personas en los Estados Unidos cada año.

Los tres tipos principales de cáncer de piel son

Estos tres tipos son causados, al menos en parte, por la exposición solar a largo plazo.

Tipos menos comunes de cáncer de piel son

Enfermedad de Bowen y, posiblemente, queratoacantomas, que son formas de carcinoma de células escamosas. También se puede desarrollar en la piel un linfoma, un cáncer de los glóbulos blancos (linfocitos).

La mayoría de los cánceres de piel son curables, especialmente cuando se tratan en una etapa temprana. Al principio, los cánceres de piel no causan síntomas. Por lo tanto, cualquier crecimiento inusual de la piel que se expande o dura más de unas semanas debe ser examinado por un médico.

Cribado del cáncer de piel

Las personas deben acudir a su médico si observan cualquier mancha o lesión en la piel, que crean que es inusual o que ha cambiado de aspecto. El examen rutinario de la piel lo realizan el médico, la propia persona o ambos.

Prevención del cáncer de piel

Debido a que muchos cánceres de piel parecen estar relacionados con la exposición a los rayos UV, los médicos recomiendan una serie de medidas para limitar la exposición a los rayos UV, desde la primera infancia.

  • Evitar el sol: por ejemplo, buscando la sombra, minimizando las actividades al aire libre entre las 10:00 A.M y las 4:00 P.M (cuando los rayos del sol son más fuertes), y evitando tomar el sol y el uso de cabinas de bronceado

  • Vestir ropa protectora: por ejemplo, camisas de manga larga, pantalones y sombreros de ala ancha

  • Utilizar protector solar: al menos con factor de protección solar (SPF) 30 con protección UVA y UVB y siguiendo las indicaciones (repitiendo la aplicación cada 2 horas y después de nadar o sudar). No obstante, no debe prolongarse la exposición al sol por el hecho de utilizarlo

¿Sabías que...?

  • La mayoría de los cánceres de piel son consecuencia, al menos en parte, de una exposición prolongada al sol.

Los médicos no saben si estas medidas reducen las probabilidades de que las personas desarrollen un melanoma o mueran a causa de este tipo de cáncer. Sin embargo, la protección solar sí que hace disminuir el riesgo de desarrollar un carcinoma basocelular o un carcinoma de células escamosas, y también parece demostrado que el uso de cabinas de bronceado, en particular por los jóvenes, parece aumentar el riesgo de melanoma.

Tratamiento de los cánceres de piel

Los médicos tratan la mayoría de los cánceres de piel quitándolos quirúrgicamente. Por lo general, la cicatriz que queda después de la cirugía depende del tamaño del cáncer original que, si se detecta temprano, puede ser pequeño.

El cáncer más grande o más invasivo puede requerir la eliminación de una cantidad significativa de piel, que puede tener que ser reemplazada con un injerto de piel o un colgajo cutáneo.

En el caso de un injerto de piel, un pedazo de piel se retira de otra área del cuerpo de la persona, generalmente donde hay una mayor cantidad de piel y esta se encuentra más laxa. Esta sección de piel se sutura en el área de donde se extirpó el cáncer.

En el caso de un colgajo cutáneo, los médicos trasladan piel de un área adyacente para reemplazar el área de la que se extrajo el cáncer. Con un colgajo (pero no en el caso de un injerto) la piel transferida no se corta por completo de su lugar de origen, de manera que continúa recibiendo su suministro de sangre original. Además, un colgajo suele ser más grueso que un injerto.

Más información

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Acné
Video
Acné
La piel contiene muchos folículos pilosos o poros diminutos. Cada poro contiene un cabello...
Modelos 3D
Ver todo
Raya linfangítica
Modelo 3D
Raya linfangítica

REDES SOCIALES

ARRIBA