Manual Msd

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Hepatitis A, aguda

Por

Anna E. Rutherford

, MD, MPH, Harvard Medical School

Última modificación del contenido ene. 2019
Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Recursos de temas

La hepatitis A es causada por un virus RNA de transmisión entérica que, en niños mayores y adultos, provoca síntomas típicos de la hepatitis viral, incluyendo anorexia, malestar, e ictericia. Los niños pequeños pueden ser asintomáticos. La hepatitis fulminante y la muerte son infrecuentes en los países desarrollados. No ocurre hepatitis crónica. El diagnóstico se realiza mediante pruebas de autoanticuerpos. El tratamiento es sintomático. La vacunación y la infección previa tienen un efecto protector.

El virus de la hepatitis A (HAV) es un picornavirus monocatenario de RNA . Es la causa más común de hepatitis viral aguda y es particularmente común entre los niños y los adultos jóvenes.

En algunos países, > 75% de los adultos se expusieron a HAV. En los EE.UU., se estima que cada año se producen 3.000 casos, una disminución de 25.000 a 35.000 casos anuales antes de la disponibilidad de la vacuna contra la hepatitis A en 1995 (véase CDC Hepatitis A FAQs).

HAV se disemina en forma principal por contacto fecal-oral, por lo cual es más frecuente en áreas con higiene inadecuada. En especial en los países en vías de desarrollo, se producen epidemias transmitidas por el agua y los alimentos. A menudo, la ingestión de mariscos crudos contaminados es responsable de la enfermedad. También pueden producirse casos esporádicos, en general como resultado del contacto interpersonal.

La descamación del virus en las heces se produce antes de que aparezcan los síntomas y suele cesar unos pocos dias después de su inicio, por lo cual el período de contagio de la enfermedad suele haber finalizado cuando la hepatitis se evidencia en forma clínica.

HAV no posee portadores crónicos documentados y no causa hepatitis crónica ni cirrosis.

Signos y síntomas

En niños < 6 años, el 70% de las infecciones por hepatitis A son asintomáticas y, en los niños con síntomas, la ictericia es rara. En cambio, la mayoría de los niños mayores y los adultos tienen manifestaciones típicas de la hepatitis viral, incluyendo anorexia, malestar general, fiebre, náuseas y vómitos; la ictericia ocurre en más del 70%.

Las manifestaciones normalmente desaparecen después de unos 2 meses, pero en algunos pacientes, los síntomas continúan o se repiten durante un máximo de 6 meses.

La recuperación de la hepatitis A aguda suele ser completa. En raras ocasiones, se produce hepatitis fulminante.

Diagnóstico

  • Pruebas serológicas

En el diagnóstico inicial de la hepatitis aguda, la hepatitis viral debe diferenciarse de otros trastornos que ocasionan ictericia (véase figura Aproximación diagnóstica simplificada a las posibles hepatitis virales agudas).

Si se sospecha hepatitis viral aguda, deben solicitarse las siguientes pruebas en busca del virus de la hepatitis A, B y C:

  • Anticuerpo IgM contra HAV (IgM anti-HAV)

  • Antígeno de superficie de hepatitis B (HBsAg)

  • Anticuerpo IgM contra el núcleo (core) del virus de hepatitis B (IgM anti-HBc)

  • Anticuerpo contra el virus de la hepatitis C (anti-HCV) y RNA de hepatitis C (HCV-RNA)

Si la prueba de IgM anti-HAV es positiva, se diagnostica una hepatitis A aguda. El anticuerpo IgG contra HAV (IgG anti-HAV) se mide (véase Serología para hepatitis A) para ayudar a distinguir la infección aguda de la previa. Una prueba de IgG anti-HAV positiva sugiere una infección por HAV previa o inmunidad adquirida. No existen otras pruebas para la hepatitis A.

HAV sólo se encuentra en el suero durante la infección aguda y no puede detectarse con las pruebas clínicas disponibles.

En forma típica, el anticuerpo IgM aparece en un período temprano de la infección y alcanza concentraciones máximas entre 1 y 2 semanas después del desarrollo de la ictericia. Su valor disminuye tras varias semanas y a continuación aparece el anticuerpo IgG protector (IgG anti-HAV), que suele persistitr durante toda la vida del paciente. En consecuencia, el anticuerpo IgM es marcador de la infección aguda, mientras que IgG anti-HAV sólo indica una exposición previa e inmunidad contra la infección recurrente.

Tabla
icon

Serología para hepatitis A

Marcador

Infección aguda por HAV

Infección antigua por HAV*

IgM anti-HAV

+

IgG anti-HAV

+

*HAV no causa hepatitis crónica.

HAV = virus de la hepatitis A; IgM anti-HAV = anticuerpo IgM contra HAV.

Tratamiento

  • Tratamiento de sostén

Ningún tratamiento atenúa la hepatitis viral aguda, incluida la hepatitis A. Debe evitarse el alcohol, porque puede aumentar la lesión hepática. Las restricciones en la dieta o la actividad, como el reposo en cama que suele prescribirse, no poseen un fundamento científico.

En la hepatitis colestásica, la administración de 8 g de colestiramina por vía oral una o 2 veces al día puede aliviar el prurito.

Deben informarse los casos de hepatitis viral al departamento de salud local o estatal.

Prevención

La higiene personal adecuada previene la transmisión fecal-oral de la hepatitis A. Se recomienda implementar barreras de protección, pero el aislamiento de los pacientes no contribuye demasiado a la prevención de la diseminación del virus HAV.

Los derrames y las superficies contaminadas en el domicilio de los pacientes se pueden limpiar con lejía doméstica diluida.

Vacunación

La vacuna contra la hepatitis A se recomienda para todos los niños a partir del año, con una segunda dosis de 6 a 18 meses después de la primera (véase tabla Cronograma de vacunación recomendado para los 0-6 años de edad).

Se debe indicar vacunación contra HAV preexposición (véase Adult Immunization Schedule [Esquema de inmunización para adultos]) para

  • Viajeros a países con zonas endémicas altas o intermedias para HAV

  • Trabajadores de los laboratorios de diagnóstico

  • Hombres que tienen relaciones sexuales con hombres

  • Personas que usan drogas ilegales inyectables o no inyectables

  • Pacientes con trastornos hepáticos crónicos (incluyendo hepatitis C crónica), ya que tienen un mayor riesgo de desarrollar hepatitis fulminante debido a HAV

  • Personas que reciben concentrados de factores de la coagulación

  • Personas que consideran que podrían entrar en contacto cercano con una persona adoptada de otro país durante los primeros 60 días después de la llegada de un país con prevalencia alta o intermedia para HAV

La profilaxis previa a la exposición al HAV se puede considerar para empleados de centros de atención de día y el personal militar.

Hay varias vacunas contra HAV, cada una con diferentes esquemas y dosis, pero todas son seguras, ofrecen protección desde 4 semanas después de la administración y la inmunidad que logran es prolongada (es probable que > 20 años).

Antes, se les recomendaba a los viajeros obtener la vacuna contra la hepatitis A ≥ 2 semanas antes del viaje; los que salían en < 2 semanas también debían recibir la inmunoglobulina estándar. La evidencia actual sugiere que la inmunoglobulina es necesaria solo para los viajeros de edad avanzada y con enfermedad hepática crónica u otro trastorno crónico.

Profilaxis posexposición

La profilaxis posexposición se debe dar a los familiares y contactos cercanos de pacientes con hepatitis A.

Para los pacientes sanos, no vacunados de entre 1 a 40 años, se administra una sola dosis de vacuna contra la hepatitis A.

Para otros pacientes, en particular los > 75 años, aquellos con enfermedad hepática crónica, y pacientes inmunocomprometidos, la inmunoglobulina estándar (antes llamada inmunoglobulina sérica) previene o reduce la gravedad de la hepatitis A. Se recomienda una dosis de 0,02 mL/kg IM,pero algunos expertos aconsejan 0,06 mL/kg (3 a 5 mL en adultos). Se puede administrar hasta 2 semanas después de la exposición, pero cuanto antes, mejor.

Conceptos clave

  • El virus de la hepatitis A es la causa más común de hepatitis viral aguda; se transmite por vía fecal-oral.

  • Los niños < 6 años puede ser asintomáticos; los niños mayores y adultos tienen anorexia, malestar e ictericia.

  • La hepatitis fulminante es rara y no se producen hepatitis crónica, cirrosis ni cáncer.

  • Tratar con medidas sintomáticas.

  • En todos los casos se recomienda la vacunación de rutina a partir del año.

  • Vacunar a las personas en situación de riesgo (p. ej., viajeros a zonas endémicas, trabajadores de laboratorio), y proporcionar la profilaxis posterior a la exposición con inmunoglobulina estándar o, para algunos, la vacunación.

Más información

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Generalidades sobre la colecistitis crónica
Video
Generalidades sobre la colecistitis crónica
Modelos 3D
Ver todo
Lobulillos hepáticos
Modelo 3D
Lobulillos hepáticos

REDES SOCIALES

ARRIBA