Manual Msd

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Introducción a las infecciones del oído medio en niños pequeños (otitis media)

(Otitis media)

Por

Udayan K. Shah

, MD, Sidney Kimmel Medical College at Thomas Jefferson University

Última revisión completa feb. 2019
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Recursos de temas

La infección del oído medio (otitis media) es la infección del espacio situado inmediatamente detrás del tímpano.

Interior del oído

Interior del oído

La otitis media puede aparecer en niños mayores y en adultos (ver Otitis media (aguda)), pero es muy frecuente en niños de edades comprendidas entre los 3 meses y los 3 años. Estas infecciones suelen acompañar al resfriado común. Los niños pequeños son particularmente propensos a las infecciones del oído medio por varias razones:

  • Diferencias con los adultos en el tamaño y la longitud de sus trompas de Eustaquio

  • Mayor propensión a las infecciones en general

  • Mayor exposición a la infección

  • Uso del chupete

Otros importantes factores de riesgo incluyen

  • Exposición al humo del tabaco

  • Antecedentes familiares de infecciones de oído frecuentes

La trompa de Eustaquio conecta el oído medio con las fosas nasales y contribuye a equilibrar la presión del aire del interior del oído medio con la presión ambiental. En los niños mayores y en los adultos, la trompa de Eustaquio es relativamente vertical, ancha y rígida, y las secreciones que pasan a su interior desde las fosas nasales se evacuan fácilmente. En lactantes y niños más pequeños, la trompa de Eustaquio es más horizontal, más estrecha, menos rígida y más corta. Por esta razón, se cree que es más fácil que la trompa se obstruya por las secreciones y se colapse, atrapando las secreciones dentro o cerca del oído medio y impidiendo que el aire llegue hasta el oído medio. Además, las secreciones pueden contener virus o bacterias, que proliferan y causan infección. También puede ocurrir que los virus y las bacterias retrocedan hacia la trompa de Eustaquio de los lactantes, de corta longitud, causando infecciones del oído medio.

La trompa de Eustaquio: mantener la presión del aire equilibrada

La trompa de Eustaquio (tubo faringotimpánico) ayuda a mantener la presión del aire equilibrada a ambos lados del tímpano, permitiendo que el aire del exterior entre en el oído medio. Si la trompa de Eustaquio está bloqueada, el aire no puede alcanzar el oído medio, con lo cual la presión disminuye. Cuando la presión del aire es más baja en el oído medio que en el canal auditivo, el tímpano se abomba hacia el interior. La diferencia de presión puede causar dolor y lesionar o romper el tímpano.

La trompa de Eustaquio: mantener la presión del aire equilibrada

Alrededor de los 6 meses de edad, los lactantes se vuelven más propensos a la infección, dado que pierden la protección de los anticuerpos que han estado recibiendo a través de la placenta de la madre antes de nacer. La lactancia materna parece proteger parcialmente a los niños de infecciones del oído, porque la leche contiene los anticuerpos de la madre.

También alrededor de esta edad, los niños se vuelven más sociables y eso favorece la contracción de infecciones víricas al introducirse los dedos en la boca o la nariz después de tocar a otros niños u objetos. Estas infecciones pueden derivar a su vez en infecciones del oído medio. La asistencia del niño a la guardería aumenta el riesgo de exposición al resfriado común y, consiguientemente, el riesgo de contraer infecciones del oído medio.

El uso de un chupete altera a veces la función de la trompa de Eustaquio e interfiere con la correcta ventilación del oído medio.

Todos los niños sufren dolor en el oído afectado (véase Dolor de oído). Los lactantes con infección del oído medio pueden mostrar malestar o dificultad para dormir como únicos síntomas. Los niños pequeños suelen tener fiebre, náuseas, vómitos y diarrea.

Diagnóstico

  • Exploración por un médico

Para detectar una infección del oído medio, los médicos exploran el oído con un otoscopio y examinan el tímpano para ver si está abultado y enrojecido.

Tratamiento

  • A veces antibióticos

Las infecciones agudas del oído medio y la otitis media secretora (acumulación de líquido detrás del tímpano) suelen remitir sin antibióticos. Sin embargo, en ocasiones se administran antibióticos para tratar las infecciones agudas del oído medio. La otitis media secretora que no remite puede requerir tratamiento mediante un procedimiento quirúrgico.

Las infecciones crónicas del oído medio pueden volver con frecuencia o durar mucho tiempo. El tratamiento de estas infecciones consiste en gotas para el oído, antibióticos y, a veces, un procedimiento quirúrgico.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Introducción a los trastornos del espectro autista
Video
Introducción a los trastornos del espectro autista
Modelos 3D
Ver todo
Fibrosis quística en los pulmones
Modelo 3D
Fibrosis quística en los pulmones

REDES SOCIALES

ARRIBA