Manual Msd

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Cómo hacer toracentesis

Por

Rebecca Dezube

, MD, MHS, Johns Hopkins University

Última modificación del contenido jun. 2019
Información: para pacientes
Recursos de temas

La toracocentesis es la aspiración con aguja de líquidos de un derrame pleural. Se puede hacer para el diagnóstico e/o el tratamiento.

Indicaciones

Toracocentesis diagnóstica

  • Indicada para casi todos los pacientes que tienen líquido pleural nuevo o de etiología incierta y ≥ 10 mm de espesor en la TC, la ecografía o la radiografía en decúbito lateral (véase figura Diagnóstico de derrame pleural)

La toracentesis diagnóstica por lo general no es necesaria cuando la etiología del líquido pleural es evidente (p. ej., pleuresía viral, insuficiencia cardíaca típica).

La selección de las pruebas de laboratorio que suelen realizarse en el líquido pleural se analiza en derrame pleural.

Toracocentesis terapéutica

  • Indicada para aliviar los síntomas en pacientes con disnea causada por un gran derrame pleural

Si el líquido pleural sigue reacumulándose después de varias toracocentesis terapéuticas, la pleurodesis (inyección de una sustancia irritante en el espacio pleural, lo que causa la obliteración de este espacio) puede ayudar a prevenir la recurrencia. Alternativamente, la colocación de un tubo pleural permeable puede permitir el drenaje del líquido pleural con el paciente en el hogar. La pleurodesis y la colocación de un tubo pleural permeable se realizan con mayor frecuencia para controlar los derrames malignos.

Contraindicaciones

Contraindicaciones absolutas

  • Ninguna

Contraindicaciones relativas

  • Trastorno hemorragíparo o anticoagulación

  • Ubicación incierta del líquido

  • Volumen mínimo de líquido

  • Alteración de la anatomía de la pared torácica

  • Celulitis o herpes zóster en el sitio de la punción de la toracocentesis

  • Enfermedad pulmonar de gravedad suficiente como para determinar complicaciones potencialmente mortales

  • Tos imposible de controlar o paciente que no coopera

Complicaciones

Las complicaciones mayores incluyen

  • Sangrado (hemoptisis por la punción pulmonar)

  • Edema pulmonar por reexpansión y/o hipotensión (1)

  • Hemotórax debido al daño de los vasos intercostales

  • Punción del bazo o del hígado

  • Síncope vasovagal

El líquido sanguinolento que no coagula en el tubo de recolección indica que la sangre en el espacio pleural no era iatrogénica, porque la sangre libre en el espacio pleural se desfibrina con rapidez.

Equipo

  • Anestésico local (p. ej., 10 mL de lidocaína al 1%), agujas de diámetros 25 y 20 a 22 y jeringa de 10 mL

  • Solución antiséptica en aplicadores, campos y guantes

  • Toracentesis con aguja y catéter de plástico

  • llave de tres vías

  • Jeringa de 30 a 50 mL

  • materiales para el vendaje de heridas

  • Mesita de noche para que el paciente se apoye

  • Contenedores apropiados (p. ej., tubos de tapa roja y púrpura, frascos de hemocultivo) para la recolección de líquido para pruebas de laboratorio

  • Bolsas recolectoras para la eliminación de grandes cantidades durante la toracocentesis terapéutica

  • Equipo de ultrasonido

Consideraciones adicionales

  • La toracocentesis puede ser realizada de modo seguro a la cabecera del paciente o en el contexto ambulatorio.

  • Se requiere abundante anestésico local, pero los procedimientos de sedación no son necesarios en pacientes colaboradores.

  • La aguja de toracentesis no debe insertarse a través de piel infectada (p. ej., celulitis o herpes zóster).

  • La ventilación con presión positiva puede aumentar el riesgo de complicaciones.

  • Si el paciente está recibiendo fármacos anticoagulantes (p. ej., warfarina), considere la posibilidad de plasma fresco congelado o de otro agente de reversión previo al procedimiento.

  • El líquido sanguinolento que no coagula en el tubo de recolección indica que la sangre en el espacio pleural no era iatrogénica, porque la sangre libre en el espacio pleural se desfibrina con rapidez.

  • Sólo se requiere monitorización (p. ej., oximetría de pulso, ECG) en casos de pacientes inestables y en los que tienen riesgo elevado de descompensación por las complicaciones.

Posicionamiento

  • Se realiza mejor con el paciente sentado en posición erguida e inclinado ligeramente hacia adelante con los brazos apoyados.

  • Se puede realizar la toracocentesis con el paciente acostado en decúbito supino (p. ej., en un paciente ventilado), pero se realiza mejor con ecografía o TC para guiar el procedimiento.

Anatomía relevante

  • El paquete neurovascular intercostal se encuentra a lo largo del borde inferior de cada costilla. Por lo tanto, la aguja debe colocarse sobre el borde superior de la costilla para evitar dañar al haz neurovascular.

  • El hígado y el bazo aumentan de tamaño durante la exhalación y pueden llegar tan alto como hasta el 5º espacio intercostal a la derecha (hígado) y el noveno espacio intercostal a la izquierda (bazo).

Descripción paso a paso del procedimiento

  • Confirmar la extensión del derrame pleural por la percusión del tórax y considerar un estudio de diagnóstico por imágenes; la ecografía portátil se recomienda tanto para reducir el riesgo de neumotórax como para aumentar el éxito del procedimiento (2).

  • SE selecciona un punto para la inserción de la aguja en la línea medioescapular en el borde superior de la costilla, un espacio intercostal por debajo del borde superior el derrame.

  • Marcar el punto de inserción y preparar la zona con un producto para la limpieza de la piel, como clorhexidina, para luego aplicar un campo estéril con guantes estériles.

  • Usando una aguja de diámetro 25, crear un habón de anestésico local sobre el punto de inserción. Cambiar a una aguja más grande (20 o 22) e inyectar anestesia cada vez más profunda hasta llegar a la pleura parietal, que debe ser infiltrada en la mayor medida posible, ya que es muy sensible. Se sigue avanzando la aguja hasta aspirar líquido pleural y se registra la profundidad de la aguja durante el procedimiento.

  • Ensamblar un catéter con aguja para toracocentesis de gran diámetro (16 a 19) a una llave de 3 vías, colocar una jeringa de 30 a 50 mL en una de las vías y una tubuladura de drenaje en la otra vía.

  • Insertar la aguja a lo largo del borde superior de la costilla mientras se aspira y se avanza en el derrame.

  • Cuando se aspira líquido o sangre, insertar el catéter sobre la aguja en el espacio pleural y retirar la aguja, dejando el catéter en el espacio pleural. Mientras se prepara para insertar el catéter, cubra la abertura de la aguja durante la inspiración para evitar la entrada de aire en el espacio pleural.

  • Extraer 30 mL de líquido con la jeringa y colocar el líquido en los tubos y frascos adecuados para la prueba.

  • Si se debe drenar una mayor cantidad de líquido, gire la válvula y permita que el líquido drene en una bolsa o en un recipiente recolector. Alternativamente, el líquido se aspirado utilizando la jeringa, con cuidado para liberar periódicamente la presión en el émbolo.

  • Si se extrae una gran cantidad de líquido (p. ej., > 500 mL), se deben controlar los síntomas del paciente y la presión arterial y suspender el drenaje si el paciente desarrolla dolor de pecho, disnea, o hipotensión. La tos es normal y representa la reexpansión pulmonar. Algunos médicos recomiendan extraer no más de 1,5 L en 24 horas, aunque hay poca evidencia de que el riesgo de edema pulmonar asociado con la reexpansión sea directamente proporcional al volumen de líquido extraído (1). Por lo tanto, puede ser razonable para operadores experimentados drenar por completo los derrames en un solo procedimiento en pacientes adecuadamente controlados.

  • Retirar el catéter mientras el paciente contiene el aliento o exhala. Aplicar un apósito estéril sobre el sitio de inserción.

Cuidados posteriores

  • A veces, radiografía de tórax

  • Analgesia con medicamentos antiinflamatorios no esteroideos o paracetamol por vía oral si es necesario

  • Aconsejar a los pacientes que informen sobre cualquier disnea o dolor torácico; la tos es común después de la eliminación de líquido y no un motivo de preocupación.

Ha sido una práctica usual obtener radiografías de tórax después de la toracocentesis para descartar un neumotórax, documentar la magnitud del líquido extraído y visualizar los campos pulmonares antes ocultados por el líquido, pero la evidencia sugiere que la radiografía sistemática de tórax no es necesaria en los pacientes asintomáticos. Se requiere una radiografía de tórax en los siguientes casos:

  • El paciente se ventila

  • Se aspira el aire

  • La aguja se pasó más de una vez

  • Se desarrollan signos o síntomas de neumotórax

Advertencias y errores comunes

  • Asegúrese de anestesiar adecuadamente la pleura parietal.

  • Asegúrese de insertar la aguja de toracentesis justo por encima del borde superior de la costilla y no debajo de la costilla para evitar el vasos sanguíneos y los nervios intercostales en el borde costal inferior.

Advertencias y recomendaciones

  • Al marcar el punto de inserción, utilice un rotulador de la piel o efectúe una impresión con un lápiz de modo que la preparación de la piel no elimine la marca.

Referencias

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.

También de interés

Videos

Ver todo
Cómo hacer una toracostomía con aguja
Video
Cómo hacer una toracostomía con aguja
Modelos 3D
Ver todo
Neumotórax
Modelo 3D
Neumotórax

REDES SOCIALES

ARRIBA