Manual Msd

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Trastorno por escoriación (pellizcarse la piel)

Por

Katharine A. Phillips

, MD, Weill Cornell Medical College;


Dan J. Stein

, MD, PhD, University of Cape Town

Última modificación del contenido jun. 2018
Información: para pacientes

El trastorno por escoriación (dermatilomanía) se caracteriza por pellizcar recurrentemente la propia piel lo cual produce lesiones cutáneas.

Los pacientes con dermatilomanía se pellizcan o se rascan la piel en forma repetitiva por razones que no son estéticas (es decir, no para eliminar una lesión que ellos perciben como poco atractiva o posiblemente cancerosa). Algunos pacientes pellizcan la piel sana; otros pellizcan lesiones menores, como los callos, las espinillas o las costras.

Algunos pacientes pellizcan su piel en forma automática (es decir, sin ser conscientes); otros son más conscientes de la actividad. Esta conducta no es provocada por obsesiones o preocupaciones acerca de la apariencia, pero puede estar precedida por una sensación de tensión o ansiedad que se alivia con la conducta, que a menudo también otorga una sensación de satisfacción.

Pellizcarse la piel suele comenzar en la adolescencia, aunque puede iniciarse a diferentes edades. En un momento dado, cerca del 1 al 2% de las personas padece el trastorno. Alrededor del 75% son mujeres.

Signos y síntomas

El trastorno de pellizcarse la piel suele ser crónico, con exacerbación y disminución de la sintomatología. Las zonas cutáneas que se pellizcan pueden variar con el tiempo. Los patrones de esta conducta varían entre los pacientes. Algunos tienen múltiples áreas de cicatrización; otros se centran en sólo unas pocas lesiones. Muchos pacientes intentan disimular las lesiones cutáneas con ropa o maquillaje.

Pellizcarse la piel puede estar acompañado de una serie de comportamientos o rituales. Los pacientes pueden buscar meticulosamente un tipo particular de costra para rascarse; pueden tratar de asegurarse de arrancarse la costra de una manera específica (ya sea utilizando los dedos o un elemento) y pueden morder o tragar la costra una vez que se saca.

Los pacientes con trastorno de excoriación generalmente intentan dejar de pinchar la piel o hacerlo con menor frecuencia, pero no son capaces de lograrlo.

Los pacientes pueden sentir vergüenza o remordimiento por el aspecto de las zonas cutáneas afectadas o su incapacidad. Como consecuencia, los pacientes pueden evitar situaciones sociales en las que otros pueden ver las lesiones cutáneas; por lo general, no se pellizcan delante de los demás, a excepción de los miembros de la familia. Los pacientes pueden verse afectados en otras áreas de funcionamiento (p. ej., ocupacional, académico), principalmente porque evitan situaciones sociales.

Algunos pacientes pueden pellizcar la piel de otras personas. Muchos también tienen otros comportamientos repetitivos enfocados en el cuerpo, como arrancarse el pelo o morderse las uñas.

Si es grave, los pinchazos en la piel puede causar cicatrices, infecciones, sangrado excesivo e incluso septicemia.

Muchas personas con trastorno de excoriación también tienen otras enfermedades de salud mental, como trastorno obsesivo compulsivo o trastorno depresivo mayor.

Diagnóstico

  • Criterios clínicos

Para cumplir con los criterios diagnósticos del trastorno de excoriación, los pacientes deben típicamente

  • Provocar lesiones cutáneas visibles (aunque algunos pacientes tratan de disimular las lesiones con la ropa o maquillaje)

  • Hacer repetidos intentos para dejar de pellizcarse

  • Experimentar malestar significativo o deterioro a partir de la conducta

El malestar puede incluir sentimientos de vergüenza o remordimiento (p. ej., debido a la falta de control de la propia conducta o las consecuencias estéticas de las lesiones cutáneas).

Tratamiento

  • N-acetilcisteína

  • ISRS

  • Terapia cognitivo-conductual (en general reversión del hábito)

En un ensayo clínico controlado, la N-acetilcisteína fue más eficaz que el placebo en pacientes con trastorno de excoriación (1).

Los ISRS pueden ser beneficiosos para la coexistencia de depresión o trastornos de ansiedad, y algunos datos sugieren que estos medicamentos también pueden reducir en cierto grado la conducta compulsiva, aunque los datos son limitados.

En la actualidad, la psicoterapia de elección es la terapia cognitiva-conductual específicamente enfocada en los síntomas del trastorno de excoriación. La reversión del hábito, una terapia predominantemente conductual, ha sido mejor estudiada e incluye lo siguiente:

  • Entrenamiento de sensibilización (p. ej., autocontrol, identificación de desencadenantes del comportamiento)

  • Control del estímulo (modificar las situaciones, p. ej., evitar los disparadores, para reducir la probabilidad de iniciar la tracción)

  • Entrenamiento de respuesta competitiva (enseñar a los pacientes a sustituir la tracción del cabello por otros comportamientos, como apretar el puño, tejer o sentarse sobre las manos)

Referencia del tratamiento

  • 1. Grant JE, Chamberlain SR, Redden SA, et al: N-Acetylcysteine in the treatment of excoriation disorder: A randomized clinical trial. JAMA Psychiatry 73 (5):490–496, 2016. doi: 10.1001/jamapsychiatry.2016.0060.

Conceptos clave

  • En el trastorno de excoriación (tirar del cabello), la conducta de arrancarse el cabello no está impulsado por obsesiones o preocupaciones acerca de la apariencia, pero puede estar precedido por una sensación de tensión o ansiedad que se alivia al tirar del cabello, lo cual suele provocar una sensación de gratificación.

  • Los pacientes con trastorno de excoriación generalmente intentan dejar de pinchar la piel o hacerlo con menor frecuencia, pero no son capaces de lograrlo.

  • El trastorno de excoriación causa lesiones visibles de la piel.

  • Tratamiento con terapia cognitivo-conductual, diseñada para tratar los síntomas específicos de excoriación (que incluyen la reversión del hábito) y/o N-acetilcisteína o un ISRS.

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Introducción a las fobias
Video
Introducción a las fobias
Introducción a la bulimia nerviosa
Video
Introducción a la bulimia nerviosa

REDES SOCIALES

ARRIBA