Manual Msd

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

COVID-19 durante el embarazo

Por

Lara A. Friel

, MD, PhD, University of Texas Health Medical School at Houston, McGovern Medical School

Última modificación del contenido abr. 2020
Información: para pacientes

La COVID-19 (enfermedad por coronavirus 2019) está causada por el síndrome respiratorio agudo grave producido por coronavirus 2 (SARS-CoV-2).

La información sobre la COVID-19 y las guías de cuidados provisionales están evolucionando rápidamente. No obstante, según los datos disponibles, la epidemiología, la virología, la transmisión y los síntomas y signos de COVID-19 en mujeres embarazadas son similares a los de las pacientes no embarazadas.

Se desconoce si el embarazo altera el riesgo de manifestaciones graves de la COVID-19. Los primeros resultados no muestran un aumento del riesgo en comparación con pacientes no embarazadas (1, 2). El riesgo de complicaciones obstétricas (p. ej. trabajo de parto prematuro, parto prematuro, preeclampsia, parto por cesárea) puede verse aumentado, al menos en pacientes con infección moderada y grave (por lo general incluyendo neumonía), pero aún no se ha confirmado dicho aumento del riesgo. Además, se desconoce si alguno de estos riesgos difiere del riesgo otorgado por otras infecciones debidas a virus respiratorios.

El riesgo de transmisión vertical prenatal parece estar ausente o bajo, posiblemente cerca del 1% (3, 4).

Referencias generales

  • 1. Liu D, Li L, Wu X, et al: Pregnancy and perinatal outcomes of women with coronavirus disease (COVID-19) pneumonia: A preliminary analysis. Am J Roentgenol Mar 18, 1–6: 2020. doi.org/10.2214/AJR.20.23072. Publicación electrónica previa a impresión

  • 2. Breslin N, Baptiste C, Gyamfi-Bannerman C, et al: COVID-19 infection among asymptomatic and symptomatic pregnant women: Two weeks of confirmed presentations to an affiliated pair of New York City hospitals. Am J Obstet Gynecol MFM 2020. https://doi.org/10.1016/j.ajogmf.2020.100111. Publicación electrónica previa a impresión

  • 3. Schwartz DA: An analysis of 38 pregnant women with COVID-19, their newborn infants, and maternal-fetal transmission of SARS-CoV-2: Maternal coronavirus infections and pregnancy outcomes. Arch Pathol Lab Med Mar 17 2020. doi: 10.5858/arpa.2020-0901-SA. Publicación electrónica previa a impresión

  • 4. Wang W, Xu Y, Gao R, et al: Detection of SARS-CoV-2 in different types of clinical specimens. JAMA Mar 11, 2020. doi: 10.1001/jama.2020.3786. Publicación electrónica previa a impresión

Diagnóstico

  • Similar al de las pacientes no embarazadas

El diagnóstico de la COVID-19 es similar en pacientes embarazadas y no embarazadas.

Mientras no se indique lo contrario, deben realizarse radiografías de tórax y/o TC, porque las dosis de radiación fetal son bajas.

La Society for Fetal-Maternal Medicine del American College of Gynecology (Sociedad para la Medicina fetal-maternal del Colegio Estadounidense de Ginecología) ha sugerido un algoritmo para el triaje y la evaluación de mujeres embarazadas con posible COVID-19 (1). Las recomendaciones de este algoritmo son similares a las de la evaluación de pacientes no embarazadas.

Referencia del diagnóstico

Tratamiento

  • Sintomático

El tratamiento para la COVID-19 en medicina general es principalmente sintomático y es similar en pacientes embarazadas y no embarazadas. Se recomienda acetaminofeno (paracetamol) para el tratamiento de la fiebre y el dolor de leve a moderado.

La saturación de oxígeno probablemente debe mantenerse > 95% o una PaO2 > 70 mm Hg.

Prevención

Se debe aconsejar a todas las mujeres embarazadas que sigan las directrices de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) para prevenir la COVID-19 y que tomen precauciones para minimizar su exposición, incluyendo permanecer en el hogar tanto como sea posible, lavarse las manos regularmente y distanciarse socialmente. Estas precauciones son similares a las de las mujeres no embarazadas.

Todos los profesionales sanitarios deben usar un equipo de protección individual (EPI) apropiado.

Para disminuir la exposición de las mujeres embarazadas, los profesionales de la salud deben contactar con sus pacientes embarazadas a fin de unificar las visitas prenatales y las citas para ecografía, aunque aún no se ha llegado a un consenso sobre cómo programar tales citas. La monitorización de la tensión arterial, la glucemia y la monitorización fetal a veces se pueden transmitir por vía electrónica y algunas citas pueden llevarse a cabo por teléfono o a través de videoconferencia. La separación de la madre y el lactante después del parto debe considerarse caso por caso. Es posible que la separación deba prolongarse hasta que el riesgo de transmisión al lactante haya sido evaluado a fondo. La evaluación debería incluir por regla general pruebas de laboratorio.

El riesgo de transmisión del virus a través de la leche materna es bajo o nulo. Si la madre elige amamantar a su bebé de forma continuada a pesar de estar separada de él, debe extraerse la leche para que un cuidador la transporte hasta el bebé y lo alimente, a menos que se descarte la infección por COVID-19 en la madre. Se debe recomendar a la madre que, cuando se extraiga leche, practique una buena higiene de manos (p. ej. lavarse las manos antes de tocar el extractor de leche y las piezas del biberón y antes de extraerse la leche). Si es posible, debe usarse un extractor de leche personalizado; tanto el extractor como todas las piezas del mismo que entran en contacto con la mama o con la leche materna deben limpiarse y desinfectarse a fondo después de su uso. El área de extracción (p. ej. diales, interruptor de encendido, encimera) debe limpiarse con toallitas desinfectantes. Si la mujer elige amamantar directamente, debe usar mascarilla y lavarse las manos antes de cada toma.

Conceptos clave

  • Las manifestaciones, el diagnóstico y el tratamiento de la COVID-19 son similares en pacientes embarazadas y no embarazadas.

  • El riesgo de complicaciones obstétricas puede verse aumentado, pero aún no se sabe si es así.

  • La transmisión vertical y la transmisión a través de la leche materna son poco probables.

  • Considerar la posibilidad de separar a las madres posiblemente infectadas de los lactantes hasta que los riesgos de transmisión puedan ser evaluados a fondo.

  • Unificar las visitas prenatales y las pruebas para minimizar la exposición materna.

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Cómo manejar una inversión uterina
Video
Cómo manejar una inversión uterina
Modelos 3D
Ver todo
Contenidos de la pelvis femenina.
Modelo 3D
Contenidos de la pelvis femenina.

REDES SOCIALES

ARRIBA