Manual Msd

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Uso de medicamentos durante la lactancia

Por

Ravindu Gunatilake

, MD, Valley Perinatal Services;


Avinash S. Patil

, MD, Center for Personalized Obstetric Medicine, Valley Perinatal Services, Phoenix

Última revisión completa nov 2018
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Recursos de temas

Cuando las madres que están amamantando tienen que tomar un medicamento, a menudo se preguntan si deben interrumpir la lactancia. La respuesta depende de los siguientes factores:

  • Cantidad de medicamento que pasa a la leche

  • Si el bebé también lo absorbe cuando mama

  • Cómo afecta el fármaco al bebé

  • Cantidad de leche que el bebé consume, que depende de su edad y de la cantidad de otros alimentos sólidos y líquidos en su dieta

Algunos medicamentos, como la epinefrina (preparación farmacéutica de epinefrina [adrenalina]), la heparina y la insulina, no pasan a la leche materna y pueden, por consiguiente, tomarse sin peligro. La mayoría de los medicamentos pasa a la leche materna, pero habitualmente lo hacen en cantidades mínimas. Sin embargo, aun en pequeñas cantidades, ciertos medicamentos pueden perjudicar al bebé.

Algunos pasan a la leche materna, pero el bebé suele absorber tan poca cantidad que no le afectan. Como ejemplos cabe mencionar antibióticos como la gentamicina, la kanamicina, la estreptomicina y las tetraciclinas.

Cuando sea posible, los medicamentos se deben tomar inmediatamente después de amamantar o antes del periodo de sueño más largo del bebé.

Medicamentos que son relativamente inocuos (inofensivos) durante la lactancia

Entre los fármacos que se consideran seguros están la mayoría de los que no requieren receta (venta libre). Las excepciones son los antihistamínicos (frecuentemente presentes en los medicamentos contra el resfriado y la tos, los antialérgicos, los fármacos contra el mareo y los somníferos) y, si se toman en grandes cantidades durante mucho tiempo, la aspirina (ácido acetilsalicílico) y otros salicilatos. El paracetamol (acetaminofeno) y el ibuprofeno, tomados en la dosis habitual, parecen ser inocuos.

Los medicamentos que se aplican sobre la piel, ojos o nariz, o que se inhalan, suelen ser seguros.

La mayoría de los antihipertensores no causan problemas significativos en los lactantes. Las mujeres pueden tomar warfarina durante la lactancia, pero siempre que se vigilen posibles efectos secundarios en el lactante, como un ritmo cardíaco lento y una tensión arterial baja.

La cafeína y la teofilina no causan daño alguno a los bebés amamantados pero pueden volverlos irritables. La frecuencia cardíaca y respiratoria puede aumentar.

Aunque se ha demostrado que algunos fármacos son seguros para los lactantes, las mujeres que están amamantando deben consultar a un profesional de la salud antes de tomar cualquier medicamento, incluso en el caso de los medicamentos sin receta o las plantas medicinales. Hay que leer la información de las etiquetas y los prospectos por si desaconsejan su uso durante la lactancia.

¿Sabías que...?

  • Aunque se ha demostrado que algunos fármacos son seguros para los lactantes, las mujeres que están amamantando deben consultar a un profesional de la salud antes de tomar cualquier medicamento, incluso en el caso de los medicamentos sin receta o las plantas medicinales.

Medicamentos que requieren la supervisión del médico durante la lactancia

Algunos medicamentos requieren la supervisión del médico durante su uso. Tomarlos de forma segura mientras amamanta puede requerir lo siguiente:

  • Ajustar la dosis

  • Limitar el tiempo de uso del medicamento

  • Pautar la toma del medicamento en relación con la lactancia

La mayoría de los ansiolíticos, antidepresivos y antipsicóticos necesitan supervisión médica, incluso cuando sea poco probable que causen problemas significativos al recién nacido. En todo caso, estos fármacos permanecen en el organismo durante un largo periodo de tiempo. Durante los primeros meses de vida, los bebés pueden tener dificultad para eliminar los fármacos y pueden afectar a su sistema nervioso. Por ejemplo, los fármacos ansiolíticos como el diazepam (una benzodiazepina) causan letargo, somnolencia y pérdida de peso en los bebés amamantados. Los bebés eliminan el fenobarbital (un anticonvulsivo y un barbitúrico) lentamente, por consiguiente este fármaco puede causar somnolencia excesiva. Debido a estos efectos, el médico reduce la dosis de benzodiazepinas y barbitúricos al igual que controlan su uso en las mujeres que amamantan.

La warfarina (un medicamento que impide la coagulación de la sangre) puede tomarse si el bebé está a término y sano. No parece que la warfarina penetre en la leche materna. Las personas que toman warfarina, incluidas las mujeres que están amamantando, deben hacerse análisis de sangre periódicamente para determinar si la sangre se coagula normalmente. La warfarina puede aumentar la tendencia a hematomas o sangrado. Por lo tanto, para estar seguros, los médicos controlan periódicamente al bebé para detectar hematomas y signos de sangrado.

Fármacos que no debe tomar mientras amamanta

Algunos fármacos no deben tomarse durante la lactancia. Entre estos factores se incluyen los siguientes

Entre los fármacos que pueden suprimir la producción de leche se encuentran la bromocriptina (utilizada para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson), el estrógeno, los anticonceptivos orales que contengan una alta dosis de estrógeno y un progestágeno, la trazodona (un antidepresivo) y la levodopa.

Si las mujeres que están amamantando tienen que tomar un medicamento que puede perjudicar al bebé, deben interrumpir la lactancia, pero pueden reanudarla después de dejar de tomarlo. Mientras estén tomando el medicamento, las mujeres pueden extraerla con un sacaleches y desecharla para seguir manteniendo su producción.

Las mujeres fumadoras no deben amamantar hasta 2 horas después de haber fumado y nunca deben fumar en presencia de su bebé, lo estén amamantando o no. Fumar disminuye la producción de leche y dificulta el aumento normal de peso en el bebé.

El consumo de alcohol en grandes cantidades puede hacer que el bebé se encuentre adormilado y con sudoración profusa. El bebé puede no aumentar de talla con normalidad y presentar exceso de peso. Beber hasta 1 bebida convencional al día no parece dañar al lactante, especialmente si la mujer espera al menos 2 horas después de una sola bebida antes de amamantar.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Análisis ecográfico (ecografía) fetal
Video
Análisis ecográfico (ecografía) fetal
La ecografía durante el embarazo se emplea para valorar el estado del feto. En el centro del...
Modelos 3D
Ver todo
Componentes de la pelvis femenina
Modelo 3D
Componentes de la pelvis femenina

REDES SOCIALES

ARRIBA