Manual Msd

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Controversias éticas en genética

Por

David N. Finegold

, MD, University of Pittsburgh

Última revisión completa ago 2017
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales

Las nuevas tecnologías de diagnóstico genético y las potencialidades terapéuticas han suscitado un amplio debate sobre cómo deben usarse. Se ha planteado la preocupación sobre la posibilidad de que el conocimiento de la información genética de una persona pueda ser usado de modo inadecuado. Podría darse el caso de que, basándose en este tipo de información, alguna persona que por sus características genéticas fuera propensa a una determinada enfermedad o tuviera una cierta probabilidad de padecer o desarrollar un trastorno fuera rechazada al intentar optar a un lugar de trabajo o cuando pretendiera contratar un seguro de asistencia sanitaria o de vida.

El cribado prenatal de alteraciones genéticas que puedan ser causa de enfermedades graves tiene una aceptación unánime; sin embargo, existe también la preocupación de que el cribado pueda ser usado para la selección de rasgos a voluntad (por ejemplo, el aspecto físico y la inteligencia).

(Véase también Genes y cromosomas.)

Clonación

Los clones son un grupo de células u organismos genéticamente idénticos derivados de una sola célula o de un solo individuo.

La clonación (producción de clones) ha sido una práctica común en la agricultura durante muchos años. Una planta puede clonarse simplemente tomando un pequeño fragmento de la planta original (esqueje) a partir del cual se hará crecer una nueva planta. En las plantas, esto último se denomina propagación. El nuevo vegetal será una copia genética exacta al producto original. Este tipo de propagación también se realiza en animales simples, como los gusanos planos (platihelmintos): si se corta en dos una lombriz plana, a partir de la cola crecerá una nueva cabeza, y a partir de la cabeza, una nueva cola. Sin embargo, tales técnicas tan simples no funcionan con los animales superiores como las ovejas o los seres humanos.

En los famosos experimentos de Dolly, las células provenientes de una oveja (células donantes) fueron fusionadas con óvulos sin fertilizar de otra oveja (células receptoras), de los cuales se había retirado el material genético natural mediante microcirugía. Seguidamente, el material genético de las células donantes fue transferido al interior de los óvulos sin fertilizar. A diferencia de los óvulos no fertilizados, estos óvulos preparados en el laboratorio tenían una serie completa de cromosomas y genes. Los óvulos preparados en el laboratorio recibieron material genético de una sola fuente, a diferencia a los óvulos fertilizados naturalmente con esperma. Los óvulos empezaron a desarrollarse en embriones. Dichos embriones se desarrollaron y fueron transferidos a la oveja hembra (la madre sustituta), donde evolucionaron de forma natural. Uno de los embriones sobrevivió y se convirtió en la oveja que fue llamada Dolly. Como se esperaba, Dolly fue una copia genéticamente exacta a la oveja original de la cual se habían extraído las células donantes y no de la oveja que había suministrado los óvulos.

Los estudios realizados sugieren que los animales superiores (también los seres humanos) obtenidos por clonación tienen una probabilidad de padecer defectos genéticos graves o mortales mucho mayor que los concebidos de modo natural. La creación de un ser humano mediante la clonación se considera poco ética, por regla general es ilegal y es técnicamente difícil. Sin embargo, la clonación no solo serviría para crear un organismo completo. Teóricamente, permite también utilizarla para crear un solo órgano. Así, puede ser que algún día una persona reciba «piezas de recambio» fabricadas en el laboratorio a partir de sus propios genes.

El hecho de que una célula usada para la obtención de un clon produzca un tipo de tejido específico, un órgano específico o un organismo entero depende de la capacidad de la célula, es decir, del nivel de desarrollo que haya alcanzado en un tipo determinado de tejido. Por ejemplo, ciertas células llamadas células madre (células progenitoras) tienen la capacidad de producir una amplia variedad de tipos de tejido o incluso posiblemente un organismo completo. Las células madre son excepcionales debido a que, a diferencia de otras células, aún no se han transformado en los tipos de tejido específicos. Otras células se convierten en células especializadas. Estas pueden convertirse en tipos de tejido específicos como tejido cerebral o pulmonar. Este proceso de especialización se llama diferenciación. Las células madre han despertado interés a causa de su capacidad para generar tejidos que puedan reemplazar tejidos enfermos o dañados. Dado que las células madre tienden a estar menos diferenciadas, pueden tener la capacidad de reemplazar a una diversidad amplia o ilimitada de tipos de tejido.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales

También de interés

Videos

Ver todo
Introducción al cuerpo humano: células, tejidos, órganos...
Video
Introducción al cuerpo humano: células, tejidos, órganos...

REDES SOCIALES

ARRIBA