Manual Msd

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Trastornos por uso de sustancias

Por

Thomas Kosten

, MD, Baylor College of Medicine/MD Anderson Cancer Center

Última modificación del contenido oct. 2018
Información: para pacientes
Recursos de temas

Los trastornos por uso de sustancias son un tipo de trastorno relacionado con sustancias que implican un patrón patológico de comportamientos en los que los pacientes continúan utilizando una sustancia a pesar de experimentar problemas significativos relacionados con su uso. También pueden haber manifestaciones fisiológicas, incluyendo cambios en los circuitos del encéfalo.

Las sustancias que intervienen son típicamente miembros de las 10 clases de fármacos que típicamente causan trastornos relacionados con sustancias. Estas sustancias activan directamente el sistema de recompensa del encéfalo y producen una sensación de placer. La activación puede ser tan intensa que los pacientes anhelan demasiado la sustancia y descuidan sus actividades normales para obtenerla y utilizarla.

Los términos comunes "adicción", "abuso" y "dependencia" a menudo se han utilizado en relación con el consumo de sustancias, pero estos términos son demasiado indefinidos y variables para ser muy útiles en el diagnóstico sistemático. El trastorno por uso de sustancias es más amplio y tiene menos connotaciones negativas.

Consumo de sustancias ilícitas y con fines recreativos

El uso de drogas ilegales, aunque problemático porque es ilegal, no siempre implica un trastorno por uso de sustancias. Por el contrario, las sustancias legales, como el alcohol y los medicamentos que se venden con receta (y cannabis en un número creciente de estados de Estados Unidos), pueden estar implicados en un trastorno por uso de sustancias. Los problemas causados por el uso de fármacos recetados y drogas ilegales se produce en todos los grupos socioeconómicos.

El uso de drogas recreativas, aunque por regla general no es sancionada por la sociedad, no es un fenómeno nuevo y ha existido de una forma u otra durante siglos. Las personas han consumido sustancias por varias razones:

  • Para alterar o mejorar el estado de ánimo

  • Como parte de las ceremonias religiosas

  • Para obtener la iluminación espiritual

  • Para mejorar el rendimiento

Algunos usuarios en apariencia no están afectados por la droga; ellos tienden a usar las drogas en forma esporádica en dosis relativamente pequeñas, por lo que se evita la toxicidad clínica y el desarrollo de tolerancia y dependencia física. Muchas drogas recreativas (p. ej., opio crudo, alcohol, marihuana, cafeína, hongos alucinógenos, hoja de coca) son "naturales" (es decir, muy parecidos a la planta de origen); contienen una mezcla de concentraciones relativamente bajas de compuestos psicoactivos y no son compuestos psicoactivos aislados.

Etiología

En general, las personas con un trastorno por uso de sustancias progresan de la experimentación al consumo ocasional y luego al consumo intenso y a veces al trastorno por uso de sustancias. Esta progresión es compleja y sólo se comprende en parte. El proceso depende de la interacción entre la droga, el usuario y el ambiente.

Fármaco

Los medicamentos de las 10 clases varían en la probabilidad que tienen de causar un trastorno por uso de sustancias. La probabilidad se denomina susceptibilidad a la adicción. La susceptibilidad a la adicción depende de una combinación de factores, incluyendo

  • Vía de administración

  • Velocidad a la que el fármaco atraviesa la barrera hematoencefálica y estimula la vía de recompensa

  • Tiempo hasta la aparición del efecto

  • Capacidad de inducir síntomas de tolerancia y/o abstinencia

Además, las sustancias que se encuentran legalmente y/o fácilmente disponibles (p. ej., alcohol, tabaco) son más susceptibles de ser utilizadas inicialmente y por lo tanto se asocian con mayor riesgo de progresión al consumo problemático. Además, como la percepción del riesgo del uso de una sustancia en particular disminuye, se puede experimentar con ella o utilizarla con fines recreativos, lo que aumenta la exposición a las sustancias de abuso. Las fluctuaciones en la percepción del riesgo se ven influidos por múltiples factores, entre ellos conclusiones respecto de las secuelas médicas y psiquiátricas del uso y los resultados sociales.

Durante el tratamiento de la enfermedad o después de procedimientos quirúrgicos o dentales, los pacientes reciben habitualmente opioides. Una parte sustancial de estos fármacos dejan de usarse, lo que representa un recurso importante para los niños, adolescentes y adultos que desean utilizarlos con fines no médicos. En respuesta, se ha destacado la necesidad de

  • Prescribir medicamentos opioides en cantidades más bajas que sean más apropiadas para la probable duración y gravedad del dolor

  • Promover el almacenamiento seguro de los medicamentos sobrantes

  • Ampliar los programas de devolución de recetas

Usuario

Los factores predisponentes en los usuarios incluyen los siguientes:

  • Características físicas

  • Características personales

  • Circunstancias y trastornos

Es probable que las características físicas incluyan factores genéticos. Sin embargo, aunque los investigadores han intentado durante mucho tiempo identificar los factores específicos, se han encontrado pocas diferencias bioquímicas o metabólicas entre las personas que desarrollan el trastorno por consumo de sustancias y las que no lo desarrollan.

Las características personales no son claramente un factor importante, aunque las personas con bajos niveles de autocontrol (impulsividad) o con altas probabilidades de enfrentarse a riesgos y de buscar la novedad pueden tener una mayor susceptibilidad a desarrollar trastorno por uso de sustancias. Sin embargo, algunos científicos especializados en el comportamiento describieron el concepto de la personalidad adictiva, pero hay pocas evidencias científicas que apoyan este concepto.

Una serie de circunstancias y trastornos coexistentes parece aumentar el riesgo. Por ejemplo, las personas que están tristes, con angustia emocional, o socialmente alterados pueden percibir que estos sentimientos son aliviados en forma temporaria por un medicamento; esto puede conducir a un mayor uso y, a veces a un trastorno por uso de sustancias. Los pacientes con otros trastornos psiquiátricos, no emparentados no corren mayor riesgo de desarrollar un trastorno por uso de sustancias. Los pacientes con dolor crónico (p. ej., dorsalgia, dolor debido a la drepanocitosis, neuropático, fibromialgia) a menudo requieren opioides para el alivio; muchos de ellos desarrollan un trastorno por abuso de sustancias. Sin embargo, en muchos de estos pacientes los medicamentos no opioides y otros tratamientos pueden aliviar en forma adecuada el dolor y el sufrimiento.

Perlas y errores

  • Algunos científicos especializados en el comportamiento describieron el concepto de la personalidad adictiva, pero hay pocas evidencias científicas que apoyan este concepto.

Ambiente

Los factores culturales y sociales son muy importantes en el inicio y el mantenimiento (o recidiva) del consumo de sustancias. La observación de los miembros de la familia (p. ej., padres, hermanos mayores) y los compañeros que utilizan sustancias aumenta el riesgo de que la gente empiece a usar sustancias. Los compañeros son una influencia particularmente poderosa entre los adolescentes (ver Drogas y uso de sustancias en adolescentes). Las personas que están tratando de dejar de usar una sustancia encuentran muchas más difícultades si están alrededor de otros que también utilizan esa sustancia.

Los médicos pueden contribuir de manera inadvertida al consumo nocivo de psicofármacos por recetarlos de manera diligente para aliviar el estrés. Muchos factores sociales, incluso los medios de comunicación masivos, contribuyen a la expectativa de los pacientes de que los fármacos deben usarse para aliviar todas las molestias.

Diagnóstico

  • Criterios específicos

El diagnóstico de trastorno por uso de sustancias se basa en la identificación de un patrón patológico de comportamientos en el que los pacientes continúan utilizando una sustancia a pesar de experimentar problemas significativos relacionados con su uso. Hay 11 criterios divididos en cuatro categorías.

Trastornos del control sobre el uso

  • La persona toma la sustancia en cantidades mayores o por más tiempo que el previsto inicialmente

  • La persona desea detener o reducir el uso de la sustancia

  • La persona pasa un tiempo considerable en obtener, usar, o recuperarse de los efectos de la sustancia

  • La persona tiene un intenso deseo (craving) de utilizar la sustancia

Deterioro social

  • La persona no cumple con obligaciones en el trabajo, la escuela o el hogar

  • La persona continúa consumiendo la sustancia a pesar de que le causa (o empeora) problemas sociales o interpersonales

  • La persona abandona o reduce la actividad social, ocupacional o recreativa importante, debido al uso de sustancias

Uso riesgoso

  • Persona que utiliza la sustancia en situaciones físicamente peligrosas (p. ej., al conducir o en circunstancias sociales peligrosas)

  • La persona continúa consumiendo la sustancia a pesar de saber que está empeorando un problema médico o psicológico

Síntomas farmacológicos*

  • Tolerancia: la persona necesita aumentar de manera progresiva la dosis de un fármaco para producir intoxicación o el efecto deseado o el efecto de una dosis determinada disminuye con el paso del tiempo

  • Abstinencia: efectos físicos indeseables cuando se detiene el consumo del fármaco o cuando su efecto es contrarrestado por un antagonista específico

*Tenga en cuenta que algunos medicamentos, especialmente los opioiodes, los hiponosedantes y los estimulantes pueden provocar tolerancia y/o síntomas de abstinencia incluso cuando se toman según lo prescrito por razones médicas legítimas y por períodos relativamente breves (<1 sem de opioides). Los síntomas de abstinencia que se desarrollan después de este uso médico apropiado no cuentan como criterios para el diagnóstico de un trastorno por uso de sustancias.

Las personas con ≥ 2 de estos criterios en un período de 12 meses se considera que tienen un trastorno por uso de sustancias. La gravedad del trastorno de uso de sustancias se determina por el número de síntomas:

  • Leve: 2 a 3 criterios

  • Moderado: 4 a 5 criterios

  • Grave: ≥ 6 criterios

Tratamiento

  • Varía en función de la sustancia y las circunstancias

El tratamiento del abuso de sustancias es difícil e incluye uno o más de los siguientes: desintoxicación aguda, prevención y tratamiento de la abstinencia, suspensión del uso (o rara vez, reducción), mantenimiento de la abstinencia. Las diferentes fases del tratamiento pueden tratarse con medicamentos y/o asesoramiento y apoyo. Se tratan las medidas y los aspectos específicos con las sustancias específicas en otras secciones de The Manual, que incluyen Trastornos por consumo de alcohol y Trastorno por uso de opioides.

Con cada vez más pruebas y una mayor comprensión de los procesos biológicos subyacentes al consumo de drogas compulsivo, los trastornos por uso de sustancias se han establecido con mucha mayor firmeza como enfermedades médicas. Como tal, estas enfermedades son susceptibles de diversas formas de tratamiento, incluidos los grupos de apoyo (Alcohólicos Anónimos y otros programas de doce pasos); psicoterapia (p. ej., terapia de estimulación motivacional, terapia cognitivo-conductual, prevención de recaídas); y medicamentos, que van desde agonistas (p. ej., terapia de reemplazo con nicotina para el trastorno por consumo de tabaco, metadona y buprenorfina para el trastorno por consumo de opioides) a los enfoques novedosos actualmente bajo investigación. Centrarse en la identificación precisa de los pacientes con trastornos por uso de sustancias y derivar para el tratamiento de especialidad será de gran ayuda en la reducción de las consecuencias individuales, así como del impacto social.

Conceptos clave

  • El trastorno por uso de sustancias consiste en un patrón patológico de comportamientos en los que los pacientes continúan utilizando una sustancia a pesar de experimentar problemas significativos relacionados con su uso.

  • Las manifestaciones se clasifican en deterioro del control sobre el uso, deterioro social, uso arriesgado y síntomas farmacológicos.

  • Los términos "adicción", "abuso" y "dependencia" son vagos y cargado de valores; es preferible hablar de trastorno por uso de sustancias y centrarse en las manifestaciones específicas y su gravedad.

  • Las consecuencias y el tratamiento del trastorno por uso de sustancias varían mucho dependiendo de la sustancia.

Más información

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Introducción a las fobias
Video
Introducción a las fobias
Introducción a la bulimia nerviosa
Video
Introducción a la bulimia nerviosa

REDES SOCIALES

ARRIBA