honeypot link

Manual Msd

Please confirm that you are a health care professional

Trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad (TOC)

Por

Andrew Skodol

, MD, University of Arizona College of Medicine

Última modificación del contenido may. 2018
Información: para pacientes

El trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo se caracteriza por una preocupación generalizada por el orden, el perfeccionismo y el control (sin espacio para la flexibilidad) que en última instancia enlentece o interfiere sobre la realización de una tarea. El diagnóstico se realiza por criterios clínicos. El tratamiento consiste en psicoterapia psicodinámica, terapia cognitivo-conductista e ISRS.

Dado que los pacientes con trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo necesitan tener el control, tienden a ser solitarios en sus tareas y a desconfiar de la ayuda de otros.

Alrededor del 2,1 al 7,9% de la población general se estima que tiene trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo; es más común entre los hombres.

Se cree que los rasgos familiares de compulsión, intervalo restringido de emociones y perfeccionismo contribuyen a este trastorno.

Pueden hallarse comorbilidades. Los pacientes a menudo tienen también un desorden depresivo (trastorno depresivo mayor o distimia) o un trastorno por consumo de alcohol.

Signos y síntomas

Los síntomas del trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo pueden disminuir al año, pero su persistencia a largo plazo no ha sido estudiada.

En los pacientes con trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo, la preocupación por el orden, el perfeccionismo y el control de sí mismos y de las situaciones interfiere con la flexibilidad, la eficacia y las relaciones con los demás. Rígidos y tenaces en sus actividades, estos pacientes insisten en que todo se haga de una manera específica.

Para mantener un sentido de control, los pacientes se centran en normas, detalles minuciosos, procedimientos, horarios y listados. Como resultado, se pierde el objetivo principal de un proyecto o actividad. Estos pacientes comprueban en repetidas ocasiones los errores y prestan extraordinaria atención al detalle. Ellos no hacen un buen uso de su tiempo, a menudo dejando las tareas más importantes hasta el final. Su preocupación por los detalles y por asegurarse de que todo es perfecto puede retrasar indefinidamente la terminación. No están conscientes de cómo su comportamiento afecta a sus compañeros de trabajo. Cuando se centran en una tarea, estos pacientes pueden descuidar los demás aspectos de su vida.

Debido a que estos pacientes quieren que todo se haga de una manera específica, tienen dificultades para delegar tareas y trabajar con otros. Cuando se trabaja con otras personas, pueden hacer listas detalladas sobre cómo hacer una tarea y se enojan un compañero de trabajo sugiere una manera alternativa. Pueden rechazar ayuda, incluso cuando están retrasados.

Los pacientes con trastorno de la personalidad obsesivo-compulsivo se dedican a trabajar y a producir en exceso; su dedicación no está motivada por una necesidad económica. Como consecuencia, se descuidan las actividades del tiempo libre y las relaciones . Ellos pueden pensar que no tienen tiempo para relajarse o salir con amigos; pueden posponer tanto unas vacaciones que no suceden, o pueden sentir que deben llevar el trabajo con ellos para no perder tiempo. El tiempo pasado con los amigos, cuando se produce, tiende a corresponder a una actividad organizada formalmente (p. ej., un deporte). Pasatiempos y actividades recreativas se consideran importantes tareas que requieren organización y mucho trabajo para dominarlos; la meta es la perfección.

Estos pacientes planifican el futuro con gran detalle y no desean cambios. Su rigidez constante puede frustrar a los compañeros de trabajo y amigos.

La expresión de afecto también está estrechamente controlada. Estos pacientes pueden relacionarse con los demás de una manera formal, rígida o seria. A menudo, hablan solo después de que piensan una frase perfecta que decir. Pueden centrarse en la lógica y el intelecto y ser intolerantes con el comportamiento emocional o expresivo.

Estos pacientes pueden ser demasiado entusiastas, exigentes y rígidos acerca de los problemas morales, éticos y de los valores. Aplican los principios morales rígidos para ellos mismos y para los demás y son severamente autocríticos. Son rígidamente deferentes a las autoridades e insisten en el cumplimiento exacto de las normas, sin excepciones por circunstancias atenuantes.

Diagnóstico

  • Criterios clínicos (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, quinta edición [DSM-5])

Para diagnosticar un trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo, los pacientes deben tener

  • Un patrón persistente de preocupación por el orden, perfeccionismo y control de sí mismo, los demás y otras situaciones

Este patrón se manifiesta con la presencia de ≥ 4 de los siguientes elementos:

  • Preocupación por los detalles, reglas, horarios, organización y listados

  • Un esfuerzo por hacer algo a la perfección, que interfiere con la finalización de la tarea

  • Devoción excesiva al trabajo y productividad (no debido a necesidad financiera), lo que resulta en el abandono de las actividades recreativas y los amigos

  • Inescrupulosidad excesiva, meticulosidad e inflexibilidad con respecto a las cuestiones y los valores éticos y morales

  • Falta de voluntad para tirar objetos desgastados o inútiles, incluso los que no tienen valor sentimental

  • Renuencia a delegar o trabajar con otras personas a menos que esas personas estén de acuerdo en hacer las cosas exactamente como los pacientes quieren

  • Un planteamiento mezquino al tener que gastar dinero para ellos mismos y otros porque ven el dinero como algo que debe guardarse para futuros desastres

  • Rigidez y obstinación

Además, los síntomas deben haber comenzado en la edad adulta temprana.

Diagnósticos diferenciales

El trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad (TOC) debe distinguirse de los siguientes trastornos:

  • Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC): los pacientes con TOC tienen obsesiones verdaderas (pensamientos repetitivos, intrusivos no deseados que causan marcada ansiedad) y compulsiones (comportamientos ritualistas que sienten que deben hacer para controlar sus obsesiones). Los pacientes con TOC a menudo se afligen por su falta de control sobre las conductas compulsivas; en pacientes con trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo, la necesidad de control es impulsada por su preocupación por el orden, de modo que su comportamiento, sus valores y sus sentimientos son aceptables y compatibles con su sentido de sí mismo.

  • Desorden de personalidad evasiva: tanto el trastorno de personalidad por evitación como el obsesivo-compulsivo se caracterizan por el aislamiento social; sin embargo, en los pacientes con trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo, el aislamiento se debe a la prioridad que se le da al trabajo y a la productividad en lugar de a las relaciones, y estos pacientes no confían en otros solo debido a la posibilidad de que interfieran con su perfeccionismo.

  • Trastorno de personalidad esquizoide: ambos trastornos de personalidad esquizoide y obsesivo-compulsivo se caracterizan por una formalidad aparente en las relaciones interpersonales y por el desapego. Sin embargo, los motivos son diferentes: una incapacidad básica para la intimidad en los pacientes con trastorno de personalidad esquizoide y malestar con las emociones y dedicación al trabajo en los pacientes con trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva.

Tratamiento

  • Psicoterapia psicodinámica

  • Terapia cognitivo-conductual

  • ISRS

El tratamiento general del trastorno de la personalidad obsesivo-compulsivo es similar a la de todos los trastornos de la personalidad.

La información sobre el tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad (TOC) es escasa. Además, el tratamiento se complica por la rigidez del paciente, la obstinación, y la necesidad de control, que pueden ser frustrante para los terapeutas.

La terapia psicodinámica y la terapia cognitivo-conductual pueden ayudar a los pacientes con trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva. A veces, durante la terapia, una conversación interesante, detallada e intelectualizada del paciente puede parecer orientada psicológicamente, pero carece de afecto y no conduce al cambio.

Los ISRS pueden ser útiles.

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

REDES SOCIALES

ARRIBA