Manual Msd

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Compresión medular

Por

Michael Rubin

, MDCM, Weill Cornell Medical College

Última modificación del contenido sep. 2018
Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Recursos de temas

Distintas lesiones pueden comprimir la médula espinal y provocar déficits sensitivos, motores, reflejos y esfinterianos secundarios. El diagnóstico se realiza mediante RM. El tratamiento está dirigido a aliviar la compresión.

La compresión es causada con mayor frecuencia por lesiones que se encuentran fuera de la médula espinal (extramedulares) que por lesiones dentro de ella (intramedulares).

La compresión puede ser

  • Aguda

  • Subaguda

  • Crónica

La compresión aguda se desarrolla en minutos a horas. A menudo se debe a

  • Traumatismo (p. ej., fractura por aplastamiento vertebral con desplazamiento de los fragmentos de la fractura, hernia discal aguda, lesión ósea o ligamentaria grave que produce un hematoma, subluxación o luxación vertebral)

  • Tumor metastásico

En ocasiones, se debe a un absceso; pocas veces, a un hematoma epidural espontáneo. La compresión aguda puede seguir a una subaguda y crónica, sobre todo si la causa es un absceso o un tumor.

La compresión subaguda aparece en días a semanas. Por lo general se debe a

  • Un tumor extramedular metastásico

  • Un absceso o un hematoma subdural o epidural

  • Hernia del disco cervical o, rara vez, torácico

La compresión crónica aparece en meses a años. Con frecuencia se debe a

  • Prominencias óseas en el canal medular cervical, torácico o lumbar (p. ej., debidas a osteofitos o espondilosis, sobre todo cuando el canal vertebral es estrecho, como ocurre en la estenosis vertebral).

La compresión puede ser agravada por un disco herniado y por la hipetrofia del ligamento amarillo. Las causas menos frecuentes incluyen malformaciones arteriovenosas y tumores extramedulares de lento crecimiento.

La subluxación atlantoaxoidea y otras anomalías de la unión craneocervical pueden producir una compresión medular aguda, subaguda o crónica.

Las lesiones que comprimen la médula espinal también pueden comprimir las raíces nerviosas o, pocas veces, ocluir la irrigación de la médula espinal y provocar un infarto medular.

Signos y síntomas

La compresión medular aguda o avanzada produce déficits segmentarios, paraparesia o cuadriparesia, hiporreflexia (cuando es aguda) seguida por hiperreflexia, respuestas plantares extensoras, pérdida del tono esfinteriano (con disfunción intestinal y vesical) y déficits sensitivos. La compresión subaguda o crónica puede comenzar con un dolor dorsal local, que a menudo irradia hacia abajo en la distribución de una raíz nerviosa (dolor radicular) y, a veces, hiperreflexia y pérdida de sensibilidad. Esta pérdida puede comenzar en los segmentos sacros. De forma súbita e impredecible, puede seguir una pérdida completa de la función, que posiblemente es el resultado de un infarto medular secundario.

La sensibilidad a la percusión de la columna es sobresaliente si la causa es un carcinoma metastásico, un absceso o un hematoma.

Las lesiones intramedulares tienden a causar un dolor ardiente mal localizado más que un dolor radicular y suelen respetar la sensibilidad de los dermatomas sacros. Estas lesiones suelen producir una paresia espástica.

Diagnóstico

  • RM o mielografía por TC

La compresión medular es sugerida por un dolor espinal o radicular con déficits de reflejos, motores o sensitivos, sobre todo a nivel segmentario.

Perlas y errores

  • Obtener imágenes de la médula espinal inmediatamente si los pacientes tienen un dolor espinal o radicular súbito con déficits de reflejos, motores o sensitivos, sobre todo a nivel segmentario.

Se realiza una RM de inmediato si se cuenta con ella. Si no se encuentra disponible, se realiza una mielografía por TC; se introduce una pequeña cantidad de iohexol (un agente radiopaco no iónico, hipoosmolar) a través de una punción lumbar y se deja correr en dirección craneal para controlar si existe un bloqueo completo del líquido cefalorraquídeo. Si se detecta un bloqueo, se introduce un agente radiopaco a través de una punción cervical para determinar la extensión rostral del bloqueo. Si se sospechan alteraciones óseas traumáticas (p. ej., fractura, luxación, subluxación) que requieren una inmovilización espinal inmediata, pueden obtenerse radiografías simples de la columna. Sin embargo, la TC detecta mejor las anomalías óseas.

Tratamiento

  • Alivio de la compresión

El tratamiento de la compresión medular está dirigido a aliviar la presión sobre la médula. La pérdida de función incompleta o completa muy reciente puede ser reversible, pero la pérdida completa de función pocas veces lo es; por lo tanto, en la compresión aguda, el diagnóstico y el tratamiento deben realizarse de inmediato.

Si la compresión se debe a un tumor, se administran 100 mg de dexametasona IV, seguidos por 25 mg cada 6 h y por la cirugía o la radioterapia inmediatas.

La cirugía está indicada en los siguientes casos:

  • Los déficits neurológicos empeoran a pesar del tratamiento no quirúrgico.

  • Se necesita una biopsia.

  • La columna vertebral es inestable.

  • Los tumores recidivan después de la radioterapia.

  • Se sospecha un absceso o un hematoma subdural o epidural compresivo.

Conceptos clave

  • La compresión de la médula espinal es generalmente secundaria a una masa extrínseca.

  • Las manifestaciones pueden incluir dolor dorsal y radicular (precoz) y déficits sensitivos o motores segmentarios, reflejos alterados, respuestas plantares extensoras y pérdida del tono esfinteriano (con disfunción intestinal y vesical).

  • Hacer una RM o una mielografía por TC de inmediato.

  • Para aliviar la presión sobre la médula, hacer una cirugía o administrar corticosteroides lo más pronto posible.

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Cómo hacer el examen motor
Video
Cómo hacer el examen motor
Modelos 3D
Ver todo
Ganglios basales: vista coronal
Modelo 3D
Ganglios basales: vista coronal

REDES SOCIALES

ARRIBA