Manual Msd

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Vaginosis bacteriana

Por

Oluwatosin Goje

, MD, MSCR, Cleveland Clinic, Lerner College of Medicine of Case Western Reserve University

Última modificación del contenido sept. 2019
Información: para pacientes
Recursos de temas

Una vaginosis bacteriana es una vaginitis debida a una alteración compleja de la flora vaginal en la que disminuye la cantidad de lactobacilos y aumenta la de anaerobios patógenos. Los síntomas pueden incluir un flujo vaginal grisáceo, líquido y con olor a pescado. El diagnóstico se confirma mediante un estudio de las secreciones vaginales. En general, el tratamiento consiste en la administración de metronidazol oral y tópico, o clindamicina tópica.

La vaginosis bacteriana es la vaginitis infecciosa más común. La patogenia no está clara, pero implica el crecimiento excesivo de múltiples patógenos bacterianos y una disminución de la flora vaginal habitual con predominio de lactobacilos (1).

Los patógenos anaerobios que crecen son especies de Prevotella y Peptostreptococcus, Gardnerella vaginalis, especies de Mobiluncus y Mycoplasma hominis, que aumentan su concentración por 10 a 100 veces y reemplazan a los lactobacilos protectores.

Los factores de riesgo para la vaginosis bacteriana incluyen los de las enfermedades de transmisión sexual. En las mujeres que tienen relaciones sexuales con mujeres, el riesgo se incrementa a medida que el número de parejas sexuales aumenta. Sin embargo, la vaginosis bacteriana puede aparecer en vírgenes, y el tratamiento de la pareja masculina no parece afectar la incidencia posterior en la mujer heterosexual sexualmente activa. El uso de dispositivos intrauterinos también es un factor de riesgo.

La vaginosis bacteriana parece aumentar el riesgo de enfermedades pelvianas inflamatorias, endometritis posparto y posaborto, infección del manguito vaginal poshisterectomía, corioamnionitis, rotura prematura de membranas y trabajo de parto y parto pretérmino.

Referencia general

  • 1. Muzny CA, Schwebke JR: Pathogenesis of bacterial vaginosis: Discussion of current hypotheses. J Infect Dis 214(Suppl 1):S1–S5, 2016. doi: 10.1093/infdis/jiw121.

Signos y síntomas

La secreción vaginal de la vaginosis bacteriana es grisácea, maloliente y fluida. En general hay olor a pescado, a menudo más fuerte cuando la secreción es más alcalina (después del coito o las menstruaciones). El prurito, la irritación, el eritema y el edema no son frecuentes.

Diagnóstico

  • Criterios clínicos

  • pH vaginal y preparado fresco

Para el diagnóstico de la vaginosis bacteriana, se necesita la presencia de 3 de 4 criterios:

  • Secreción gris

  • Secreción vaginal pH > 4,5

  • Olor a pescado en la prueba del olfato

  • Células en clave

Se identifican células clave (bacterias adheridas a las células epiteliales y que en ocasiones borran los bordes celulares) mediante examen microscópico de los preparados frescos en solución salina. La presencia de glóbulos blancos en el preparado fresco sugiere una infección concomitante (posiblemente una cervicitis tricomoniásica, gonorreica o por clamidias) y la necesidad de estudios adicionales.

Además, en la actualidad se comercializan algunas pruebas de diagnóstico relativamente nuevas para uso clínico (1, 2, 3, 4).

Referencias del diagnóstico

  • 1. Cartwright CP, Lembke BD, Ramachandran K, et al: Development and validation of a semiquantitative, multitarget PCR assay for diagnosis of bacterial vaginosis. J Clin Microbiol 50(7):2321–2329, 2012. doi: 10.1128/JCM.00506-12. Epub 2012 Apr 25.

  • 2. Schwebke JR, Gaydos CA, Nyirjesy P, et al: Diagnostic performance of a molecular test versus clinician assessment of vaginitis. J Clin Microbiol 56(6):e00252-18, 2018. doi: 10.1128/JCM.00252-18. Print 2018 Jun.

  • 3. Gaydos CA, Beqaj S, Schwebke JR, et al: Clinical validation of a test for the diagnosis of vaginitis. Obstet Gynecol 130(1):181–189, 2017. doi: 10.1097/AOG.0000000000002090.

  • 4. Coleman JS, Gaydos CA: Molecular diagnosis of bacterial vaginosis: An update. J Clin Microbiol 56(9):e00342–e00318, 2018. doi: 10.1128/JCM.00342-18. Print 2018 Sep.

Tratamiento

  • Metronidazol o clindamicina

Los siguientes tratamientos de la vaginosis bacteriana son igual de eficaces:

  • Metronidazol oral 500 mg 2 veces al día durante 7 días o 2 g en una dosis

  • Metronidazol 0,75% 5 g en gel (un aplicador lleno) por vía intravaginal 1 vez al día durante 7 días

  • Clindamicina en crema vaginal al 2% 1 vez al día durante 7 días

El metronidazol por vía oral 500 mg 2 veces al día por 7 días es el tratamiento de elección para las pacientes que no están embarazadas, pero debido a los posibles efectos sistémicos con los medicamentos orales, se prefieren los regímenes tópicos para pacientes embarazadas. Las mujeres que usan clindamicina crema no pueden usar productos de látex (esto es, condones o diafragmas) para la anticoncepción porque el agente debilita el látex.

Otra opción consiste en 2 g de secnidazol por vía oral una vez en monodosis para tratar la vaginosis bacteriana (1, 2). Debido a que solo se necesita una dosis, el secnidazol puede mejorar el cumplimiento del paciente.

El tratamiento de la pareja sexual asintomática es innecesario.

Para la vaginitis durante el primer trimestre de embarazo, debe usarse un gel vaginal de metronidazol, aunque el tratamiento durante el embarazo no ha mostrado disminuir el riesgo de complicaciones. Para evitar la endometritis, los médicos deben indicar el metronidazol oral profilácticamente antes de un aborto electivo a todas las pacientes o sólo a aquellas que tienen una prueba positiva para vaginosis bacteriana.

Referencias del tratamiento

  • 1. Schwebke JR, Morgan FG Jr, Koltun W, Nyirjesy P: A phase-3, double-blind, placebo-controlled study of the effectiveness and safety of single oral doses of secnidazole 2 g for the treatment of women with bacterial vaginosis. Am J Obstet Gynecol 217(6):678.e1–678.e9, 2017. doi: 10.1016/j.ajog.2017.08.017. Epub 2017 Sep 1.

  • 2. Hillier SL, Nyirjesy P, Waldbaum AS, et al: Secnidazole treatment of bacterial vaginosis: A randomized controlled trial. Obstet Gynecol 130(2):379-386, 2017. doi: 10.1097/AOG.0000000000002135.

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Cómo manejar una inversión uterina
Video
Cómo manejar una inversión uterina
Modelos 3D
Ver todo
Contenidos de la pelvis femenina.
Modelo 3D
Contenidos de la pelvis femenina.

REDES SOCIALES

ARRIBA