Manual Msd

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Desgarros del tendón de Aquiles

Por

Danielle Campagne

, MD, University of San Francisco - Fresno

Última revisión completa oct. 2019
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Datos clave
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Recursos de temas

Los desgarros (roturas) del tendón de Aquiles tienen lugar cuando se desgarra el tendón que une los músculos de la pantorrilla con el calcáneo.

  • El tendón de Aquiles sufre un desgarro cuando un movimiento empuja con mucha fuerza los dedos de los pies hacia arriba (hacia la espinilla) o cuando una persona corre o salta con mucha fuerza.

  • La pantorrilla es muy dolorosa y es difícil caminar, sobre todo cuando la rotura es completa.

  • El médico suele diagnosticar los desgarros del tendón de aquiles basándose en los resultados de la exploración clínica.

  • El tratamiento consiste por lo general en la derivación a un traumatólogo y la aplicación de una férula para el tobillo o, para algunos desgarros completos, cirugía.

Los desgarros del tendón de Aquiles son frecuentes. El tendón puede desgarrarse de forma parcial o completa.

Causas

Los desgarros del tendón de Aquiles se producen con mayor frecuencia en los deportistas y en varones sedentarios de mediana edad, especialmente aquellos con mala forma física que comienzan a realizar una intensa actividad o deporte sin adquirir previamente una forma física adecuada. El tendón es más probable que esté completamente roto en los varones de mediana edad que en los deportistas. Estas lesiones pueden ocurrir cuando el sujeto no ha realizado un calentamiento o un estiramiento suficiente antes de realizar una actividad intensa. Típicamente, la lesión se produce mientras el sujeto corre o salta, especialmente si el deporte requiere cambios rápidos de dirección. El tendón se rompe cuando se produce un desplazamiento del dorso del pie hacia la pierna con demasiada fuerza y demasiado lejos.

En raras ocasiones se produce un desgarro del tendón de Aquiles sin causa aparente en personas en tratamiento con unos antibióticos llamados fluoroquinolonas (como la ciprofloxacina) o con corticoesteroides.

Síntomas

Cuando el tendón de Aquiles se desgarra, la persona afectada siente como una patada detrás del tobillo y, algunas veces, escucha un sonido parecido a un "pop". La pantorrilla es muy dolorosa y es difícil caminar, sobre todo cuando la rotura es completa. La pantorrilla puede hincharse y contusionarse.

Diagnóstico

  • Evaluación médica

  • A veces, resonancia magnética o ecografía

Por lo general, los médicos pueden diagnosticar el desgarro del tendón de Aquiles basándose en la exploración física.

Para detectar este desgarro, los médicos hacen lo siguiente:

  • Aprietan la pantorrilla de la pierna lesionada mientras la persona está boca abajo. Si al apretar el tobillo no se flexiona o apenas lo hace, el tendón está completamente desgarrado.

  • Le piden a la persona que se acueste y flexione las rodillas. Por regla general, en esta posición, el tobillo está ligeramente flexionado. Si no se flexiona, el tendón está desgarrado.

  • A continuación el médico palpa suavemente a lo largo del tendón de Aquiles para buscar un hueco mientras la persona está de pie sobre la pierna lesionada (si es posible). Si detecta un hueco es porque hay un desgarro del tendón.

A veces se realiza una resonancia magnética (RM) o una ecografía. Sin embargo, es más probable que un desgarro del tendón de Aquiles se detecte en una exploración física.

Tratamiento

  • Se debe remitir a la persona afectada a un traumatólogo

  • En desgarros parciales y completos, una férula o, posiblemente, un yeso

  • En algunas roturas completas, cirugía

Los sujetos con una rotura del tendón de Aquiles generalmente se remiten a un traumatólogo.

En caso de roturas parciales y completas, se aplica una férula corta para la pierna lesionada en la unidad de emergencias. La férula sostiene el pie de modo que los dedos de los pies estén apuntando hacia abajo (lo que se denomina flexión plantar). Esta posición evita la distensión del tendón de Aquiles y ayuda a curar el desgarro. La férula se lleva durante un breve periodo de tiempo. Luego, un traumatólogo decide si es mejor inmovilizar con una escayola o practicar una intervención quirúrgica para reparar el tendón. Las personas con un desgarro del tendón de Aquiles no deberían apoyarse sobre el tobillo lesionado y deberían utilizar muletas.

Algunos desgarros completos se reparan quirúrgicamente de inmediato.

Los desgarros parciales que continúan causando síntomas durante 3 meses o más pueden necesitar reparación quirúrgica.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Estiramiento del extensor de muñeca
Video
Estiramiento del extensor de muñeca
1. Comience con el codo recto, con la palma de la mano hacia abajo. 2. Con la mano no afectada...
Modelos 3D
Ver todo
Fractura del tobillo
Modelo 3D
Fractura del tobillo

REDES SOCIALES

ARRIBA