Manual Msd

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Gastrosquisis

Por

William J. Cochran

, MD, Geisinger Clinic

Última modificación del contenido ago. 2019
Información: para pacientes
Recursos de temas

La gastrosquisis es la protrusión de las vísceras abdominales a través de un defecto de la pared abdominal de espesor completo, en general a la derecha de la inserción del cordón umbilical.

La incidencia estimada es de 1 cada 2.500 nacidos vivos (más frecuente que el onfalocele, en el cual las vísceras abdominales sobresalen a través de un defecto en la línea media en la base del ombligo). A diferencia del onfalocele, en la gastrosquisis no hay ninguna membrana que cubra el intestino, que presenta edema y eritema pronunciados y suele estar rodeado de una capa de fibrina. Estos hallazgos indican inflamación de larga evolución secundaria a la exposición directa del intestino al líquido amniótico (es decir, peritonitis química). Los recién nacidos con gastrosquisis tienen baja incidencia de anomalías congénitas asociadas (10%) distintas de la malrotación.

La gastrosquisis puede sospecharse antes del nacimiento por el hallazgo de niveles anormalmente altos de alfa-fetoproteína en las pruebas en sangre sistemáticas y se puede detectar en la ecografía prenatal; cuando se confirma, el parto debe tener lugar en un centro de alta complejidad.

En el momento del parto, deben cubrirse de inmediato las vísceras expuestas con apósitos estériles, húmedos, no adherentes (p. ej., gasa vaselinada que puede cubrirse con un vendaje de plástico) para mantener la esterilidad y prevenir la evaporación. Luego se deben administrar al niño líquidos por vía intravenosa y antibióticos de amplio espectro (p. ej., ampicilina, gentamicina) y se debe colocar una sonda nasogástrica. La cantidad de líquidos necesarios suele ser significativamente mayor que la necesaria para un recién nacido sano normal (1,5 a 2 veces) debido a la pérdida excesiva de líquido desde el intestino expuesto.

Antes de la reparación quirúrgica, se investigan anomalías asociadas en el recién nacido. Cuando es factible, se realiza el cierre primario. Cuando se expone una gran cantidad de intestino, la cavidad abdominal puede ser demasiado pequeña para alojar las vísceras. En este caso, se las cubre con una bolsa o silo de tela de silicona polimérica, que se reduce progresivamente de tamaño a lo largo de varios días a medida que la capacidad abdominal aumenta lentamente, hasta que todas las vísceras estén contenidas en la cavidad abdominal.

A menudo, pasan varias semanas antes de que se recupere la función gastrointestinal y pueda iniciarse la alimentación oral; en ocasiones, los lactantes presentan problemas a largo plazo causados por motilidad intestinal anormal.

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

REDES SOCIALES

ARRIBA