Manual Msd

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Introducción a los síntomas de los trastornos digestivos

Por

Norton J. Greenberger

, MD, Brigham and Women's Hospital

Última revisión completa may. 2018
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales

Los trastornos que afectan al aparato digestivo (gastrointestinal) se denominan trastornos digestivos. Algunos trastornos afectan simultáneamente varias partes del aparato digestivo, mientras que otros afectan solo a una parte o un órgano.

Algunos síntomas suelen sugerir un trastorno digestivo, como por ejemplo

Otros síntomas más generales, como el dolor abdominal (véase tambiénDolor abdominal crónico y recurrente), los gases (meteorismo o flatulencia), la inapetencia, el hipo y las náuseas pueden ser tanto síntomas de un trastorno de tipo digestivo como indicadores de trastornos de otro tipo. El dolor en el tórax o en la espalda por lo general sugiere otro tipo de trastorno, pero a veces está causado por un trastorno digestivo.

La palabra indigestión es un término impreciso que se emplea según cada persona para referirse a cosas diferentes. El término cubre una amplia variedad de síntomas, entre los que se incluyen dispepsia, náuseas y vómitos, regurgitación y sensación de tener un nudo en la garganta (sensación de globo).

El funcionamiento intestinal varía considerablemente no solo de una persona a otra, sino también en una misma persona en momentos distintos. Para la mayoría de las personas es más fácil hacer una deposición por la mañana. La necesidad tiende a ser más intensa entre 30 y 60 minutos después del desayuno. El ritmo intestinal puede verse afectado por la edad, la dieta, el estrés, los fármacos, las enfermedades e incluso los patrones sociales y culturales. En la mayoría de las sociedades occidentales, el número habitual de deposiciones varía entre 2 o 3 por semana y 2 o 3 al día. Los cambios observados en la frecuencia, la consistencia y el volumen de las heces, así como la presencia en ellas de sangre, mucosidad, pus o un exceso de materia grasa (aceite o grasa), pueden indicar la existencia de una enfermedad. A veces la persona pierde la capacidad de controlar sus intestinos (ver Incontinencia fecal).

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Introducción a la enfermedad celíaca
Video
Introducción a la enfermedad celíaca
Modelos 3D
Ver todo
Hemorroides
Modelo 3D
Hemorroides

REDES SOCIALES

ARRIBA