Manual Msd

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

honeypot link

Daños en el sistema nervioso a causa de la radioterapia

Por

Mark H. Bilsky

, MD, Weill Medical College of Cornell University

Revisado/Modificado may. 2023
VER VERSIÓN PROFESIONAL

La radioterapia es uno de los componentes del tratamiento de los tumores del sistema nervioso. Cuando existen varios tumores o un único tumor sin bordes definidos, la radioterapia se dirige a un área general (como toda la cabeza). Cuando los bordes del tumor son nítidos, el tratamiento se dirige específicamente al tumor.

El hecho de que este daño se produzca y su nivel de gravedad dependen de diversos factores:

  • La cantidad de radiación que se administre a lo largo del tratamiento completo (dosis acumulada)

  • Cuánta radiación se administra en cada dosis

  • La duración del tratamiento

  • La extensión del área de sistema nervioso expuesta a la radiación

  • La susceptibilidad de la persona al daño por radiación (la susceptibilidad depende de la edad, la susceptibilidad genética, el estado general de salud y otros factores)

La administración de radioterapia durante varios días a varias semanas, aumenta su eficacia y reduce el daño al tejido normal.

Los síntomas de daño por radiación pueden ser

  • Agudos: ocurren durante los primeros días

  • Diferidos precoces: se producen en los primeros meses de tratamiento

  • Diferidos tardíos: se producen varios meses o años después del tratamiento

Los síntomas pueden permanecer igual o empeorar y ser temporales o permanentes.

La encefalopatía aguda puede ser resultado de la irradiación del cerebro. En el interior de las células cerebrales se acumula temporalmente líquido, lo que provoca la inflamación del encéfalo (denominada edema cerebral). Los síntomas consisten en dolor de cabeza, náuseas, vómitos, somnolencia y confusión. La encefalopatía aguda generalmente comienza poco después de recibir la primera o segunda dosis de radiación. Los síntomas suelen disminuir a lo largo del tratamiento con radiación. Los corticoesteroides, como la dexametasona, pueden ayudar a prevenir o reducir el edema cerebral.

El daño por radiación diferido precoz puede provocar síntomas similares a los de la encefalopatía aguda. Los síntomas de un daño diferido precoz pueden desarrollarse en los niños cuando se usa la radioterapia de todo el cerebro para tratar la leucemia. Estos síntomas, por lo general, disminuyen por si solos en el transcurso de días o semanas, aunque en ocasiones el proceso es más rápido si se administran conjuntamente corticoesteroides.

Si la radiación se aplica a la columna vertebral en la zona del cuello o en la parte superior de la espalda, puede producirse una mielopatía por radiación diferida precoz. Este trastorno a veces produce una sensación parecida a una descarga eléctrica. La sensación empieza en el cuello o en la espalda, con frecuencia cuando se inclina la nuca hacia delante, y luego desciende rápidamente hacia las piernas (signo de Lhermitte). Por regla general, la mielopatía por radiación diferida precoz remite sin tratamiento.

El daño por radiación diferido tardío produce síntomas meses o años después de la radioterapia. Este tipo de daño puede desarrollarse tanto en niños como en adultos que reciben radioterapia total del cerebro. La causa más frecuente de la administración de radioterapia a niños es el tratamiento de un tipo de tumor cerebral llamado meduloblastoma Meduloblastomas Los distintos tipos de tumores cerebrales (véase también la tabla Algunos tumores que se originan en el cerebro o cerca del mismo) pueden variar en cuanto a sus características, como su ubicación... obtenga más información . En la mayor parte de los tumores, la radioterapia se evita en los niños ya que algunos órganos y tejidos, incluido el cerebro, son más sensibles a la radiación que en los adultos. Por lo tanto, es más probable que se produzca daño debido a la radioterapia. Los síntomas del daño por radiación diferido tardío consisten en demencia de empeoramiento progresivo, pérdida de memoria, dificultad para pensar, cambios de personalidad e inestabilidad al caminar.

La radiación dirigida a tumores cercanos a la columna vertebral puede dañar la propia médula espinal. Cuando sucede esto último, puede aparecer una mielopatía diferida tardía. A menudo, los primeros síntomas de la mielopatía consisten en pérdida progresiva de la sensibilidad, incapacidad para detectar la posición de las manos o los pies y debilidad. Cuando la persona afectada flexiona el cuello, puede sentir una descarga eléctrica o una sensación de hormigueo que baja por la espalda, por ambas piernas, por un brazo o por un lado del cuerpo (una respuesta llamada signo de Lhermitte). Puede aparecer un signo de Lhermitte, que se manifiesta como una sensación de tipo descarga eléctrica que se irradia por la columna vertebral cuando se produce una flexión del cuello.

La mielopatía por radiación de tipo tardío puede ser permanente y suele provocar parálisis.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: VER VERSIÓN PROFESIONAL
VER VERSIÓN PROFESIONAL
quiz link

Test your knowledge

Take a Quiz! 
ANDROID iOS
ANDROID iOS
ANDROID iOS
ARRIBA