Manual Msd

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Tratamiento farmacológico para la insuficiencia cardíaca

Por

Sanjiv J. Shah

, MD, Northwestern University Feinberg School of Medicine

Última revisión completa jul. 2018
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Recursos de temas

El tratamiento farmacológico para la insuficiencia cardíaca consiste en

  • Medicamentos para ayudar a aliviar los síntomas: diuréticos, nitratos o digoxina

  • Medicamentos para ayudar a mejorar la supervivencia: inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA), betabloqueantes, antagonistas de la aldosterona, bloqueantes de los receptores de la angiotensina II (BRA) o inhibidores del receptor de la angiotensina/neprilisina (IRAN)

El tipo de medicamento empleado depende del tipo de insuficiencia cardíaca. En la insuficiencia cardíaca sistólica (Insuficiencia cardíaca con fracción de eyección reducida, ICFEr), todas las clases de medicamentos son eficaces. En la insuficiencia cardíaca diastólica (Insuficiencia cardíaca con fracción de eyección preservada, ICFEp), solo se usan habitualmente los inhibidores de la ECA, los BRA, los antagonistas de la aldosterona y los betabloqueantes.

Es importante que las personas tomen sus medicamentos regularmente y se aseguren de no quedarse sin recetas.

Diuréticos

Los diuréticos se suelen recetar cuando la restricción de sal por sí sola no reduce la retención de líquidos. Estos fármacos ayudan a los riñones a eliminar sal y agua incrementando la producción de orina y disminuyendo así el volumen de líquido en todo el organismo.

Los diuréticos de asa, como furosemida o bumetanida, son los más comúnmente utilizados para la insuficiencia cardíaca. Habitualmente, estos diuréticos se administran por vía oral en tratamientos a largo plazo, pero en caso de emergencia son muy eficaces por vía intravenosa. Los diuréticos de asa son los que se suelen indicar para la insuficiencia cardíaca de moderada a grave.

Los diuréticos tiacídicos, como la hidroclorotiazida, cuyos efectos son más leves y pueden rebajar la tensión arterial, se pueden recetar en especial a las personas que también presentan hipertensión.

Los diuréticos de asa y los diuréticos tiacídicos producen una pérdida de potasio a través de la orina. Por tanto, también se puede administrar un diurético que aumente las concentraciones de potasio en sangre (un diurético ahorrador de potasio) o un complemento de potasio. Para todas las personas con insuficiencia cardíaca, la espironolactona es el diurético ahorrador de potasio preferido y se puede usar a menos que la función renal se reduzca gravemente. Este diurético puede prolongar la vida en personas con insuficiencia cardíaca.

Los diuréticos pueden empeorar la incontinencia urinaria. Sin embargo, habitualmente puede programarse la dosis del diurético de manera que no exista riesgo de incontinencia cuando no hay un cuarto de baño disponible o cuando no se pueda acceder a él.

Inhibidores de la ECA

Los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (IECA) son uno de los pilares del tratamiento de la insuficiencia cardíaca sistólica. Estos fármacos no solo reducen los síntomas y la necesidad de hospitalización sino que también prolongan la vida. Los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (IACE) disminuyen la concentración sanguínea de la hormona angiotensina II y por tanto de la aldosterona que normalmente contribuye a incrementar la tensión arterial (véase figura Regulación de la presión arterial: sistema renina-angiotensina-aldosterona). Como consecuencia de ello, los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (IACE) dilatan las arterias y las venas y ayudan a los riñones a eliminar el exceso de agua, disminuyendo así el trabajo del corazón. Estos fármacos también pueden tener efectos directos beneficiosos sobre el corazón y las paredes de los vasos sanguíneos.

Antagonistas de los receptores de la angiotensina II (ARA-II)

Los antagonistas de los receptores de la angiotensina II (ARA-II) tienen efectos similares a los de los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina. Los BRA se usan en lugar de los inhibidores de la ECA en algunas personas que no pueden tolerar estos últimos debido a la tos, un efecto secundario de los inhibidores de la ECA que es menos probable con los BRA.

Inhibidores de los receptores de angiotensina/neprilisina

Los inhibidores de los receptores de angiotensina/neprilisina son un nuevo fármaco de combinación para el tratamiento de la insuficiencia cardíaca. Están compuestos por un BRA y una nueva clase de medicamentos, los inhibidores de la neprilisina. La neprilisina es una enzima que participa en la descomposición de ciertas sustancias (péptidos) que le indican al cuerpo que excrete sodio. Al inhibir la descomposición de estos péptidos, estos medicamentos disminuyen la presión arterial y aumentan la excreción de sodio, reduciendo la carga de trabajo del corazón. En personas con insuficiencia cardíaca sistólica, estos fármacos prolongan la vida mejor que los inhibidores de la ECA o los BRA solos.

Betabloqueantes

Los betabloqueantes se utilizan a menudo junto con los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina para tratar la insuficiencia cardíaca y son otro de los pilares del tratamiento de este trastorno. Al bloquear la acción de la hormona norepinefrina (que aumenta el estrés sobre el corazón), estos fármacos mejoran a largo plazo la funcionalidad cardíaca y la supervivencia, representando un tratamiento esencial para las personas que sufren insuficiencia cardíaca sistólica. Los betabloqueantes pueden reducir inicialmente la potencia de las contracciones cardíacas, por lo que se suelen introducir una vez se ha estabilizado la insuficiencia cardíaca con otros fármacos.

Antagonistas de la aldosterona

Los antagonistas de la aldosterona bloquean directamente los efectos de la aldosterona (a diferencia de los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina, que la bloquean de forma indirecta) y contribuyen a limitar la retención de líquidos. Estos medicamentos mejoran la supervivencia y reducen la hospitalización en personas con insuficiencia cardíaca.

Digoxina

La digoxina, uno de los fármacos más antiguos utilizado para el tratamiento de la insuficiencia cardíaca, aumenta la potencia de cada latido cardíaco y desacelera la frecuencia cardíaca cuando esta es demasiado rápida. La digoxina ayuda a aliviar los síntomas en algunas personas con insuficiencia sistólica pero, a diferencia de otros fármacos para la insuficiencia cardíaca mencionados en este libro, no prolonga la vida.

Vasodilatadores

Los vasodilatadores (fármacos que ensanchan los vasos sanguíneos) no se utilizan con la misma frecuencia que los antagonistas de los receptores de la angiotensina II (ARA-II), que son más efectivos. Sin embargo, las personas que no responden a los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina o a los antagonistas de los receptores de la angiotensina II (ARA-II) que no pueden tomarlos, pueden beneficiarse de los vasodilatadores, como la hidralazina, la isosorbida dinitrato y la nitroglicerina en forma de parches o de aerosol. En algunas personas con síntomas avanzados de la enfermedad, estos medicamentos pueden mejorar la calidad y la cantidad de vida cuando se administran conjuntamente con los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina o los inhibidores de la angiotensina.

Otros medicamentos empleados para la insuficiencia cardíaca

Otros fármacos son eficaces en algunos casos.

Se pueden administrar anticoagulantes, como la warfarina, para evitar la formación de coágulos en las cavidades cardíacas.

Si el ritmo cardíaco es anómalo se pueden administrar fármacos antiarrítmicos (véase tabla Algunos fármacos utilizados para tratar arritmias) may be given.

Se ha ensayado el uso de otros fármacos que aumentan la potencia de bombeo del corazón distintos de la digoxina, pero, hasta el momento, ninguno ha demostrado su eficacia e incluso algunos incrementan el riesgo de muerte.

Ivabradina es un medicamento que disminuye la frecuencia cardíaca. Es útil para reducir las hospitalizaciones por insuficiencia cardíaca en personas con insuficiencia cardíaca sistólica con síntomas entre leves y moderados, cuya frecuencia cardíaca es superior a 70 latidos por minuto y que no pueden tolerar dosis más altas de un betabloqueante.

Tabla
icon

Algunos fármacos utilizados para el tratamiento de la insuficiencia cardíaca

Fármaco*

Comentarios

Antagonistas de la aldosterona

Eplerenona

Espironolactona

Estos fármacos inhiben la acción de la hormona aldosterona, que estimula la retención de sal y de líquido y que puede tener efectos nocivos sobre el corazón.

Ambos son diuréticos ahorradores de potasio y mejoran la supervivencia y reducen la hospitalización.

La eplerenona tiene menor probabilidad de causar respuesta dolorosa al tacto (mastalgia) o agrandamiento de las mamas en hombres (ginecomastia) que la espironolactona.

Anticoagulantes

Apixaban

Dabigatran etexilate

Heparina

Rivaroxaban

Warfarina

Se pueden administrar anticoagulantes para evitar la formación de coágulos en las cavidades cardíacas.

La heparina se prescribe solo durante un corto periodo de tiempo porque se administra mediante inyección.

Inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (IECA)

Captopril

Enalapril

Lisinopril

Perindopril

Quinapril

Ramipril

Trandolapril

Los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina dilatan los vasos sanguíneos, con lo que disminuye la cantidad de trabajo que el corazón debe realizar.

También pueden tener efectos benéficos directos sobre el corazón.

Estos fármacos son la base del tratamiento de la insuficiencia cardíaca.

Reducen los síntomas y la necesidad de hospitalización y prolongan la vida.

Antagonistas de los receptores de la angiotensina II (ARA-II)

Candesartán

Losartán

Valsartán

Los antagonistas de los receptores de la angiotensina II (ARA-II) tienen efectos similares a los de los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina y pueden ser mejor tolerados.

Pueden administrarse en caso de personas que no pueden tomar dichos inhibidores.

Inhibidor de los receptores de angiotensina/neprilisina

Valsartán más sacubitrilo

El medicamento de combinación se puede administrar a personas con insuficiencia cardíaca sistólica con síntomas leves o moderados. En estas personas, este medicamento combinado prolonga la vida mejor que un inhibidor de la ECA que se administra en solitario.

Los inhibidores de la ECA se deben dejar de tomar al menos 36 horas antes de comenzar a tomar valsartán/sacubitrilo.

Betabloqueantes

Bisoprolol

Carvedilol

Metoprolol

Los betabloqueantes ralentizan la frecuencia cardíaca y bloquean la estimulación excesiva del corazón.

Estos fármacos, por lo general, se utilizan con inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina y proporcionan un beneficio adicional.

Pueden empeorar los síntomas temporalmente, pero mejoran el funcionamiento del corazón a largo plazo.

Glucósido cardíaco

Digoxina

Los glucósidos cardíacos, como la digoxina, aumentan la potencia de cada latido cardíaco y reducen la frecuencia cardíaca en casos de fibrilación auricular.

Diuréticos de asa

Bumetanida

Ácido etacrínico

Furosemida

Torasemida

Estos diuréticos ayudan a los riñones a eliminar sal y agua, con lo que disminuye el volumen de líquidos en el torrente sanguíneo.

Diuréticos ahorradores de potasio

Amilorida

Triamtereno

Dado que estos diuréticos evitan la pérdida de potasio, se pueden añadir a la tiacida o a los diuréticos de asa, los cuales producen pérdida de potasio.

La espironolactona y la eplerenona son diuréticos ahorradores de potasio que al mismo tiempo son inhibidores o antagonistas del receptor de la aldosterona.

Tiazida y diuréticos tiacídicos

Clortalidona

Hidroclorotiazida

Indapamida

Metolazona

Los efectos de estos diuréticos son similares a los producidos por los diuréticos de asa. Los dos tipos de diuréticos son especialmente eficaces cuando se administran simultáneamente.

Opiáceos

Morfina

Se puede administrar morfina para aliviar la ansiedad en una urgencia médica, como un edema pulmonar agudo.

Es necesaria una supervisión cuidadosa.

Otros vasodilatadores

Hidralazina

Dinitrato de isosorbida

Nitroglicerina

Los vasodilatadores dilatan los vasos sanguíneos.

Generalmente se administran a las personas que no pueden tomar inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina o antagonistas de los receptores de la angiotensina II (ARA-II).

La nitroglicerina es especialmente eficaz para las personas con insuficiencia cardíaca y con angina de pecho, así como para las que padecen insuficiencia cardíaca aguda.

La combinación de hidralazina y nitratos ha demostrado ser eficaz, especialmente en personas de ascendencia africana.

Otras

Ivabradina

La ivabradina se puede usar en personas con insuficiencia cardíaca sistólica con síntomas entre leves y moderados y que no pueden tomar una dosis más alta de un betabloqueante.

*Estos medicamentos específicos se han estudiado en concreto para prevenir o tratar la insuficiencia cardíaca.

Los efectos adversos de los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA), los antagonistas de los receptores de la angiotensina II (ARA-II), los diuréticos y los betabloqueantes se enumeran en la tabla (ver Fármacos antihipertensores).

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Introducción al corazón y a los vasos sanguíneos
Video
Introducción al corazón y a los vasos sanguíneos
Modelos 3D
Ver todo
Fibrilación auricular
Modelo 3D
Fibrilación auricular

REDES SOCIALES

ARRIBA