Manual Msd

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

honeypot link
Sarampión
Sarampión
Sarampión

El sarampión es una enfermedad muy contagiosa causada por el virus del mismo nombre. Las personas infectadas tienen el virus del sarampión en el moco de la nariz y la garganta. Cuando estornudan o tosen, las gotitas de humedad rocían el aire. El virus de estas gotitas puede permanecer hasta dos horas activo sobre la superficie. El virus se transmite al entrar en contacto con estas gotitas infectadas.

Después de la exposición al virus del sarampión, suele haber un periodo de incubación de 10 a 12 días durante el cual no hay signos de la enfermedad. Durante este tiempo, el virus comienza a multiplicarse e infectar las células de las vías respiratorias, los ojos y los ganglios linfáticos, lo que aumenta la concentración del virus en el torrente sanguíneo.

La primera etapa de la enfermedad comienza con secreción nasal, tos y fiebre leve. A medida que la infección progresa, los ojos de la persona afectada se vuelven rojos y sensibles a la luz.

La segunda etapa del sarampión está marcada por una temperatura elevada, a veces incluso entre 103° F y 105° F (39,4° C y 40,5° C) y la erupción con manchas rojas característica. La erupción comienza generalmente en la cara y luego se extiende al tórax, la espalda, los brazos y las piernas, incluidas las palmas de las manos y las plantas de los pies. Al cabo de unos 5 días, la erupción desaparece en el mismo orden en que apareció. También pueden aparecer en la boca unas pequeñas manchas blancas, llamadas manchas de Koplik.

Una persona con sarampión puede ser contagiosa incluso 4 días antes y después de la aparición de la erupción.

Por lo general, se administra una vacuna triple vírica eficaz contra el sarampión en combinación con las vacunas contra las paperas y la rubéola, o sarampión alemán, menos grave. Esta vacuna contiene formas debilitadas o muertas del virus, que estimulan al sistema inmunológico del cuerpo para reconocer al virus como extraño. Por lo tanto, el sistema inmunitario puede identificar y destruir más fácilmente cualquiera de estos virus que encuentre en el futuro.

En estos temas
Sarampión