Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Dr. Hershman

Charla con el médico sobre los trastornos tiroideos—Comentario

09/02/2017 Jerome M. Hershman, MD, MS, MACP, Distinguished Professor of Medicine Emeritus, UCLA School of Medicine; Director of the Endocrine Clinic, West Los Angeles VA Medical Center

La decisión de estar sano este nuevo año debería ir más allá de bajar de peso y comer mejor. Estar al día con las evaluaciones y exámenes periódicos cumple un rol importante en su salud general. Debido a que enero es el Mes de concientización de la tiroides, es pertinente analizar los problemas de tiroides. Si no está familiarizado con esta glándula con forma de moño ubicada debajo de la nuez de Adán, el inicio de 2017 es el momento ideal para tener una conversación con su médico y obtener más información sobre los exámenes de la tiroides.

Definitivamente vale la pena prestarle atención a la tiroides. Más del 12 % de la población de los EE. UU. desarrollará una afección de la tiroides durante su vida, pero de acuerdo con la Asociación Estadounidense de la Tiroides (American Thyroid Association), hasta un 60 % de las personas con una enfermedad de la tiroides desconocen su afección. Esto se debe probablemente a que los síntomas asociados con los problemas de la tiroides no son específicos, lo que significa que no indican una enfermedad o afección específica. Si bien la fatiga, el aumento de peso y la piel seca podrían ser signos de una glándula tiroides hipoactiva, muchas otras afecciones también presentan estos síntomas. Esto puede dificultar la tarea de los médicos para diagnosticar si usted padece un trastorno tiroideo; a menos que se realice ciertas pruebas.

Dos disfunciones tiroideas comunes

La glándula tiroides es crítica debido a que produce hormonas que controlan el metabolismo del cuerpo. Las hormonas tiroideas (denominadas T3 y T4) inciden sobre numerosas funciones corporales vitales, incluidos la frecuencia cardíaca, el mantenimiento de la piel, el crecimiento, la regulación de la temperatura, la fertilidad y la digestión.

Si su glándula tiroides produce un exceso de estas hormonas esenciales o si no produce la cantidad suficiente, usted puede desarrollar un trastorno grave.

El hipotiroidismo es la actividad insuficiente de la glándula tiroides, lo cual hace más lentas las funciones corporales vitales. Los síntomas comunes de hipotiroidismo incluyen aumento de peso, estreñimiento, sensación de frío, ojos y rostro hinchados, voz ronca y habla lenta, y piel y cabello ásperos y secos. Prácticamente cinco de cada 100 estadounidense mayores de 12 años padecen hipotiroidismo y es mucho más común en mujeres y personas mayores de 60 años.

Una afección menos común es el hipertiroidismo, que se trata de una glándula tiroides excesivamente activa. Los síntomas del hipertiroidismo pueden incluir aumento de la frecuencia cardíaca y la presión arterial, sensación de calor y sudoración, nerviosismo y ansiedad, diarrea, dificultad para dormir y pérdida de peso.

¿Quiénes son susceptibles a padecer problemas de tiroides?

Las mujeres están especialmente expuestas a desarrollar problemas de tiroides. Una de cada ocho mujeres desarrollará una afección de la tiroides durante el transcurso de su vida; esto representa de cinco a ocho veces la tasa de los hombres.

Si hay antecedentes de problemas de tiroides en su familia, puede tener mayor riesgo de desarrollar hipotiroidismo.

¿Quién necesita realizarse análisis de la tiroides?

Ante todo, si está experimentando los síntomas, consulte a su médico. Si los síntomas parecieran ser de un trastorno de la tiroides, el médico probablemente le indicará que se realice análisis de sangre.

Incluso si no está experimentando síntomas, algunos médicos recomiendan a ciertas personas que se realicen exámenes periódicos de hipotiroidismo (los médicos no realizan exámenes de hipertiroidismo debido a que los síntomas generalmente son más evidentes). Los exámenes de hipotiroidismo se realizan a través de un análisis de sangre que mide el nivel de la hormona estimulante de la tiroides (thyroid-stimulating hormone, TSH) en la sangre. La TSH es la hormona que le indica a la tiroides que produzca hormonas tiroideas. Un nivel alto de TSH generalmente significa que la glándula tiroides no está produciendo suficientes hormonas.

Los médicos y grupos de profesionales tienen diferentes recomendaciones sobre quiénes deben realizarse exámenes. Un grupo no considera que los exámenes sean útiles. Otros grupos recomiendan los exámenes, pero difieren en cuanto a quiénes deberían realizárselos. Teniendo esto en cuenta, al compensar la molestia y el costo moderados de un análisis de sangre con el posible beneficio de detectar tempranamente el hipotiroidismo, muchos médicos consideran que es razonable que las siguientes personas consideren realizarse análisis de la glándula tiroides:

  • Mujeres de 35 años o más.
  • Hombres de 65 años o más.
  • Mujeres embarazadas, especialmente las embarazadas que tengan un antecedente familiar de problemas de tiroides, o diabetes tipo 1, o que presenten sobrepeso excesivo, o mayores de 30 años.

Los médicos sí coinciden en que se deben realizar exámenes a todos los bebés recién nacidos para detectar hipotiroidismo congénito.

En conclusión

Si sospecha que está experimentando síntomas relacionados con la glándula tiroides, consulte a su médico de atención primaria de inmediato: la detección es la clave para controlar la afección y encaminarlo hacia un año más sano.

Si no tiene síntomas, en su próximo chequeo considere conversar con su médico acerca de si un examen de la tiroides sería razonable para usted.