Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

* Esta es la versión para el público general. *

Afasia

Por Juebin Huang, MD, PhD, The University of Mississippi Medical Center

La afasia es la pérdida parcial o completa de la capacidad de expresar o comprender el lenguaje hablado o escrito. Se debe a una lesión en las áreas del cerebro que controlan el lenguaje.

  • Se tiene dificultad para leer, escribir, hablar, comprender o repetir el lenguaje.

  • Los médicos suelen identificar el problema haciendo preguntas a la persona.

  • Se realizan pruebas de diagnóstico por la imagen, como la tomografía computarizada (TC) o la resonancia magnética nuclear (RMN).

  • La logopedia (terapia del habla) es beneficiosa para muchas personas con afasia.

En la mayoría de las personas, la función del lenguaje es controlada por las siguientes áreas del cerebro:

  • La parte del lóbulo frontal izquierdo llamada área de Broca

  • La parte del lóbulo temporal izquierdo llamada área de Wernicke

  • La parte posterior e inferior del lóbulo parietal (junto al área de Wernicke)

  • Las conexiones entre estas áreas

Cualquier lesión que se produzca en estas áreas interfiere con al menos una función del lenguaje. Normalmente, la escritura y el habla quedan afectadas de manera similar.

La afasia suele ser resultado de trastornos que producen una lesión súbita, como los accidentes cerebrovasculares (ictus), traumatismo craneal, algunos tumores o infecciones cerebrales. En estos trastornos la afasia no empeora. Sin embargo, si es el resultado de un trastorno progresivo (como un tumor que sigue creciendo), la afasia empeora progresivamente.

Las personas con afasia tienen dificultades para expresarse o comprender el lenguaje, pero la naturaleza y el grado de la dificultad son variables, lo que refleja la compleja naturaleza de la función del lenguaje. Existen dos tipos principales:

  • Afasia de Wernicke (receptiva): si se lesiona el área de Wernicke, las personas tienen dificultades para comprender el lenguaje hablado y escrito. Se suele hablar con fluidez y con un ritmo natural, pero las frases resultan confusas, incoherentes, expresadas con series de palabras no relacionadas entre sí (lo que a veces se denomina ensalada de palabras). La persona no es consciente de que lo que dice carece de sentido.

  • Afasia de Broca (expresiva): si el área de Broca está lesionada, las personas suelen entender el significado de las palabras y saben cómo quieren responder. Sin embargo, tienen dificultades para encontrar las palabras que quieren decir. Las palabras les salen lentamente y con mucho esfuerzo, a veces interrumpidas por palabrotas. La mayoría de las personas afectadas también son incapaces de escribir.

La afasia también puede implicar:

  • La pérdida solo de la capacidad de comprender palabras escritas (alexia)

  • La pérdida de la capacidad de recordar o decir los nombres de los objetos (anomia): algunas personas con anomia no consiguen recordar la palabra correcta en absoluto, y otras la tienen en la punta de la lengua pero no consiguen decirla. La mayoría de las personas con afasia tienen anomia. Este tipo de afasia se denomina afasia anómica.

  • La pérdida de la capacidad de repetir palabras, frases u oraciones (afasia de conducción): las personas con afasia de conducción no pueden repetir lo que oyen. A menudo utilizan una palabra equivocada o utilizan combinaciones de palabras que no tienen sentido. Sin embargo, pueden hablar con fluidez.

  • La pérdida de casi toda la capacidad de entender, hablar y escribir el lenguaje (afasia global): la afasia global ocurre cuando están dañados los lóbulos temporal y frontal izquierdos. Las personas afectadas conservan la capacidad de emitir palabrotas porque el lado derecho del cerebro, que tiene más relación con las emociones, está ileso.

La afasia anómica, la afasia de conducción y la afasia global se consideran tipos específicos de afasia. La mayoría de las personas con afasia tienen más de un tipo de ella, pero uno suele ser más grave que los otros. La mayoría de las que tienen afasia expresiva o receptiva tienen ambos tipos en cierto grado. Algunas personas tienen un solo tipo de afasia.

Diagnóstico

Por lo general, los médicos pueden identificar la afasia hablando con el paciente y haciéndole pocas preguntas. Sin embargo, necesitan asegurarse de que los problemas aparentes con el lenguaje no están causados por problemas de audición o de visión, o por problemas musculares o nerviosos que afectan al habla o la escritura, incluyendo la disartria. Esta última, la disartria, es un trastorno del habla que afecta a los nervios y a los músculos que controlan la capacidad de hablar (la capacidad de pronunciar físicamente sonidos y palabras). En cambio, la afasia es un trastorno del lenguaje, lo que indica un problema cerebral, y afecta a la comprensión, el pensamiento y la búsqueda de palabras.

Los médicos evalúan si las personas hablan con fluidez, si les resulta difícil empezar a hablar, si tienen dificultad para encontrar palabras o nombrar objetos, y si repiten frases. Los médicos también comprueban lo bien que estas personas entienden lo que se les dice; por ejemplo, si pueden entender y llevar a cabo una orden. Se les pide que escriban y lean en voz alta.

Reconocimiento de una persona con afasia

Qué tipo de afasia es

Qué resulta difícil a la persona

Qué podría preguntarle el médico

Cómo podría responder una persona con afasia*

Afasia de Broca

Las personas afectadas responden a las preguntas de forma vacilante, pero sus respuestas son razonables o lógicas.

«¿Qué es esta imagen?» (un perro ladrando)

Respuesta: «P...p...p...p...rro, eh, no...p-p... maldita sea...m-m-mascota, sí, sí, mascota, mascota, mascota... p—p—... hace ruido».

Afasia de Wernicke

Las preguntas se responden con fluidez, pero las respuestas son incoherentes.

«¿Cómo está hoy?»

«¿Cuándo? Fácil para mi río enrollarse cajas negras cuando vienen.»

Afasia de conducción

No pueden repetir palabras, frases ni oraciones dichas o escritas por otros, y a menudo usan palabras equivocadas, aunque pueden hablar con fluidez.

Repita lo siguiente: «No hay sís, is ni peros al respecto.»

«No nisis ni no pero...»

Anomia

Dificultad para nombrar los objetos.

«¿Qué es esto?» (señalando la solapa de una chaqueta, la correa de un reloj o un bolígrafo)

«Lo que llevas, una cosa para el tiempo, se escribe con él.»

*Los médicos suelen identificar el tipo de afasia basándose en la respuesta de la persona a algunas preguntas. Las respuestas mencionadas son típicas para las personas que tienen un tipo específico de afasia.

Las pruebas estandarizadas de la función mental pueden ser realizadas por un neuropsicólogo o por un logopeda (terapeuta del habla y del lenguaje). Pueden ayudar a los médicos a identificar la afasia que solo causa síntomas leves. Estas pruebas también ayudan a los médicos a planificar el tratamiento y determinar la probabilidad de recuperación.

Se realizan pruebas de diagnóstico por la imagen, como la tomografía computarizada (TC) y la resonancia magnética nuclear (RMN), para averiguar qué tipo de daño cerebral causa la afasia. Si se sospechan otras causas, pueden realizarse otras pruebas.

Tratamiento

El tratamiento de ciertas causas puede ser muy eficaz. Por ejemplo, si un tumor causa inflamación cerebral, los corticoesteroides pueden reducir la tumefacción y mejorar la capacidad de hablar.

Los logopedas pueden ayudar a las personas que desarrollan afasia después de un daño cerebral debido a trastornos que no causan un daño progresivo (ver Afasia). El tratamiento se inicia tan pronto como la persona sea capaz de participar en él, aunque es útil incluso si se inicia mucho más tarde. Normalmente, la mayor parte de la recuperación del lenguaje se produce durante los primeros 3 meses, pero puede continuar durante más de 6 meses.

Si las personas con afasia no recuperan las habilidades lingüísticas básicas, pueden comunicarse utilizando un libro o un dispositivo de comunicación, como un tablero con imágenes o símbolos de las palabras de uso frecuente o de las actividades diarias, o un dispositivo basado en una computadora con un teclado y pantalla de mensajes.

Los miembros de la familia y las demás personas que cuidan a alguien con afasia a veces acaban frustrándose. Es bueno recordar que la afasia es un trastorno físico sobre el cual la persona afectada tiene poco control.

Recursos en este artículo

* Esta es la versión para el público general. *